.

LOS TÍTULOS DEL ÚLTIMO CAMPEÓN AMATEUR


En medio de la disputa por la profesionalización del fútbol y la creación de una liga paralela,  Estudiantil  Porteño cerró con dos títulos el ciclo inicial del balompié en Argentina.

Por Mauro Romano

Corría el año 1930 y en Buenos Aires el amateurismo marrón se adueñaba del fútbol.  La profesionalización tomaba cada vez más fuerza y los equipos más poderosos,  económicamente, parecían estar preparados para dar el salto. Fue así que en 1931 la Asociación Amateur Argentina de Fútbol  se  separó en la Liga Argentina (como organización profesional)  y en una asociación paralela: la Asociación Argentina de Fútbol.

Estudiantil Porteño, afiliado a la Asociación Argentina de Futbol desde 1904, no se mantuvo en la liga. El club del oeste participaba en el torneo paralelo,  conformado luego de la profesionalización por clubes con menor poderío económico o con equipos que, simplemente, enfatizaban el espíritu amateur del deporte y buscaban competir de dicha manera.

Jorge Iwanczuk, historiador del futbol argentino, aclara cómo era la situación del club: “Estudiantil Porteño fue siempre, a lo largo de su vida, un equipo de mitad de tabla, aunque logró dos títulos. Uno en 1931 y otro en  1934, en el último campeonato amateur de la Argentina”.  El club logró ubicarse en la tabla general del amateurismo por encima de Gimnasia, Vélez, Lanús, Chicago y Chacarita.

En el campeonato de 1931, mientras que en la Primera División  Boca conseguía su primer  título, Estudiantil Porteño, hacía lo propio en un último partido frente a Almagro.  “En la campaña del ‘31 Estudiantil llegó a los 26pts y 31 goles, mientras que  en la del ‘34 logró 36pts y 52 goles. Ganó el torneo después de un desempate con Banfield”, comentó Iwanczuk.

La Liga Argentina de Fútbol no brindaba jugadores profesionales al seleccionado nacional. Sí lo podían hacer desde la Asociación Argentina. Por ello, además de conseguir dos títulos,  Estudiantil Porteño brindó al Mundial de Italia ‘34, tres de sus jugadores: el defensor Juan Pedevill, y los delanteros Francisco Pérez y Alfredo Devincenzi, en una muestra más de su grandeza futbolística amateur.

Leave a Comment


Your email address will not be published.