Messi y Enzo Fernández para volver a soñar

El equipo de Scaloni ganó ante México y se acomodó en el grupo c.


La Selección Argentina comenzó el Mundial de Qatar con el pie izquierdo y recibió un terrible golpe ante Arabia Saudita y hoy, sin margen de error, revivió con dos golazos en la segunda parte: Lionel Messi, de afuera del área y Enzo Fernández, marcaron la diferencia ante el equipo dirigido por Gerardo Martino. Con este resultado, la Albiceleste suma sus primeros tres puntos y ahora se le vine Polonia.

ARGENTINA-MÉXICO: EL PARTIDO

Cinco fueron los cambios que pensó Lionel Scaloni para intentar devolverle la memoria a la Argentina. Del once que jugó el primer partido salieron aquellos que no rindieron, incluyendo a una pieza clave como Paredes, dejando su lugar para el ingreso de Guido Rodríguez. Sin embargo, ni con unos u otros Argentina pudo estar a la altura.

El encuentro tuvo en la primera mitad pocas oportunidades de gol, con dudas y presiones que marcaban la serie de errores e imprecisiones que definían a nuestra selección. El principal fallador fue De Paul, dejando en evidencia que no llegaba bien al mundial tras una mala primera parte de temporada mala con el Atlético de Madrid. No se asoció, no construyó, ni intimidó al rival. La falta de juego afectó al diez que tuvo que bajar más de lo normal y teniendo que funcionar en lugar de 2 o 3 compañeros. Montiel, impreciso, Lautaro Martínez estático y Di María perdido en la cancha terminaron de definir a un equipo sin juego en los primeros 45 minutos.

México ni siquiera apareció en partido. Sin amenazas ofensivas y jugando casi con el 0 a favor, le dieron el protagonismo a la Selección Argentina. Los cambios cayeron bien; con los ingresos de Enzo Fernández, Julián Álvarez y Nahuel Molina, logrando dejar a Messi con más libertad dentro del campo de juego. Un pase entre líneas de Di María para Messi, al borde del área, y un remate al ras del piso que terminó pegado al poste, inalcanzable para Ochoa ante su estiramiento, para que grite el gol con todas sus fuerzas. Messi estalló, los argentinos presentes se unieron al grito de gol y nuestro país volvió a tener vida en la copa.

Luego salieron Di María, obligando a Argentina a jugar por el centro, y con los ingresos de Cristian Romero y Exequiel Palacios el seleccionado nacional consiguió más espacios libres. Con Messi como líder, Fernández firmó un gol sublime. Un 2 a 0 para descontracturar a jugadores e hinchas, para respirar aliviados, para pensar en la última, en Polonia, y poder lograr la clasificación a los octavos.

Con este resultado el seleccionado europeo es líder con 4 unidades, Argentina y Arabia Saudita con 3, y cierra México con 1 sola unidad. Ahora deberán enfocarse en la última jornada de la fase de grupos, el próximo miércoles 30 a las 16:00, cuando jueguen Argentina-Polonia en el Estadio 974 y Arabia Saudita ante México, en el estadio de Lusail.