Nos dieron vuelta

Cachetazo en el arranque. La Selección Argentina perdió sorpresivamente 2-1 frente a Arabia Saudita en el debut del Mundial de Qatar.


Argentina comenzó el partido ganando desde temprano, como es costumbre en el ciclo de Lionel Scaloni, pero en ocho minutos del segundo tiempo Arabia Saudita logró darlo vuelta y se llevó la victoria en el primer partido del grupo C, quitándole el invicto de 36 partidos al vigente campeón de Sudamérica. El partido se disputó en el Lusail Iconic Stadium. La Scaloneta formó con: Dibu Martínez; Molina, Romero, Otamendi y Tagliafico; De Paul, Paredes y Papu Gomez; Di María, Messi y Lautaro Martínez.

En la primera parte la Albiceleste tomó la iniciativa del partido. En tan solo tres minutos, Lionel Messi remató tras capturar un rebote en el área y generó la primera atajada del arquero Al Owais. Siete minutos más tarde, tras un penal sancionado mediante el VAR por un agarrón hacía Leandro Paredes, fue la Pulga quien abrió el pie y convirtió el primer gol. De esta manera, la Selección se sacó el peso de abrir el partido y se adueñó de la pelota. En tanto, el conjunto árabe se defendió lejos de su arco, con una línea defensiva adelantada y aplicando el achique constantemente. Esto causó que Argentina caiga en offside en siete ocasiones, quedando anulados dos goles de Lautaro Martínez (uno de ellos tan solo por el hombro) y uno de Messi que le hubieran dado una ventaja más amplía.

En el complemento el equipo dirigido por Scaloni salió dormido y lo pagó carísimo. A los tres minutos, Saleh Al-Shehri aprovechó la desconcentración de los centrales argentinos, remató cruzado y marcó el tanto de la igualdad. Solo cinco minutos más tarde, Salem Al Dawsari controló la pelota en el área y tras una serie de rebotes, gambeteó a Rodrigo De Paul y sacó un remate fuerte de izquierda a derecha que dejó sin chances a Emiliano Martínez y le dio la ventaja a Arabia Saudita. Inmediatamente, el entrenador argentino hizo tres cambios para cambiarle la cara a su equipo. Argentina contó con varias oportunidades. Tras un pase al medio de Nicolas Otamendi, el recientemente ingresado Lisandro Martínez recibió solo en el medio del área, remató mordido de derecha y Tagliafico corrigió el disparo, originando una gran reacción del arquero árabe. A los 83 minutos, Angel Di María envió un centro que encontró solo a Messi, quien cabeceó cruzado y causó una nueva atajada de Al Owais, que esfumó las esperanzas para la Scaloneta.

De esta manera, Argentina perdió en el debut mundialista luego de siete ediciones, tras aquella derrota 1-0 frente a Camerún en Italia 1990. A su vez, volvió a conocer la derrota luego de 3 años y 4 meses. La última había sido frente a Brasil en la semifinal de la Copa América en 2019. También fue la primera en mundiales frente a un rival asiático.

Tras la derrota, Lautaro Martínez reconoció: “Perdimos el partido por errores nuestros, más que nada en el segundo tiempo. Hay detalles que marcan la diferencia y debemos corregirlos”. Además, dijo que “en el primer tiempo debimos marcar más de un gol, pero esto es un Mundial”. Finalmente, el Toro confesó: “Duele mucho esta derrota. Teníamos una ilusión muy grande de empezar la Copa del Mundo ganando”.

Una hora más tarde habló el capitán argentino, Lionel Messi, y destacó: “Este grupo se destaca por la unión y la fuerza grupal. Ahora tenemos que demostrar que somos un grupo de verdad. No hay excusas. Tenemos que estar unidos y levantar”. Además, la Pulga analiz: “Nosotros sabíamos que jugaban así, estábamos un poco acelerados y nunca nos terminamos de sentir cómodos. Sabíamos que hacían bien el achique, pero encontrábamos tan fácil esas situaciones que caíamos en el error” Para cerrar, el 10 envió un mensaje de aliento: “Es un golpe muy duro para todos. No lo esperábamos. Que la gente confíe, que este grupo no los va a dejar tirados. Ya hemos jugado partidos así y lo sacamos adelante”.

Dejar comentario

Dejá tu comentario