Túnez también metió un batacazo

Tras la derrota argentina, el martes 22 siguió con otro resultado inesperado en el mundial de Qatar: el elenco africano igualó 0-0 con Dinamarca.


Desde el sorteo, la previa del arranque del mundial para el grupo D estuvo enfocada en quién sería el dominador del grupo: Francia o Dinamarca, y qué equipo sería menos goleado entre Túnez y el ganador del repechaje intercontinental “1” (finalmente, Australia).

Sin embargo, cuando las luces se encendieron en el Estadio Ciudad de la Educación y la pelota comenzó a rodar, los minutos iniciales mostraron un panorama muy distinto. Ali Abdi, y Monstassar Talbi demostraron ser los pilares de Túnez en la defensa. Lo mismo hicieron el centrocampista Aissa Laïdouni y los extremos, Anis Ben Slimane y Youssef Msakni, en la creación y el ataque. Mientras, el público hacía sentir como locales a los africanos.

En ese dominio, Túnez no solo mostró solidez defensiva, sino que exhibió su capacidad de crear peligro en varias ocasiones, principalmente a través de su veloz delantero punta, Issam Jebali. La más clara fue a los 22 minutos, en un tanto que fue invalidado por fuera de juego cuando el delantero encontró el fondo de la red luego de una gran corrida desde la mitad de la cancha. Después de aquella ocasión, el seleccionado europeo se pudo organizar de manera más eficiente y sostuvo una mayor posesión que su rival. Esto no se tradujo en más chances. A lo largo del primer tiempo, Dinamarca buscó imponerse con su ventaja de altura, pero ninguno de los seis córners e incontables centros logró penetrar a la defensa tunecina. Sin embargo, fue Laïdouni en el otro área quien estuvo más cercano a marcar, cuando se encontró con un rebote y por poco no abrió el marcador. De contra, Túnez se mostró lista para dar el batacazo y en el minuto 42 fue nuevamente Jebali quien dio aviso. Luego de ser habilitado de gran manera por Msakni, el 9 intentó picarla por sobre Kasper Schmeichel, quien logró desviar el tiro. Los problemas no cesaron para los daneses, que debieron sustituir a un resentido Thomas Delaney por Mikkel Damsgaard antes del cierre de la primera mitad.

En la apertura del segundo tiempo, Túnez mantuvo la presión y tuvo otra gran oportunidad con la contra protagonizada por Laïdouni y los córners que le siguieron. A los 9 minutos, el gol en offside de Andreas Skov Olsen ilusionó a Dinamarca, que había construido una gran jugada, aislada del transcurso de la etapa. Desde entonces, mostraron el cansancio y, en consecuencia, las falencias en el juego. El conjunto que vistió de blanco regaló varias ocasiones a los europeos. Estos últimos buscaron dominar a través de los cambios que vieron ingresar a Mathias Jensen, Andreas Cornelius y Jesper Lindstrom por el capitán Simon Kjaer, Kasper Dolberg y Skov Olsen respectivamente. La fórmula vio una mejoría y el cambio de esquema pareció generar resultados. En el minuto 22, en la ocasión más clara del encuentro, el arquero Aymen Dahmen salvó el potente remate de Christian Eriksen, quien conducía por el medio del área. En el córner, la chance inmejorable la tuvo Cornelius, quien no pudo concretar con la cabeza, luego de que un primer cabezazo habilitador del central Andreas Christensen dejara mal parado al arquero. A pesar de la sorpresa que generó el director técnico Jalal Qaderi cuando realizó dos cambios ofensivos: Dinamarca no reguló su juego y dominó el último tramo. Sin embargo, en cada ocasión, los centrales y Dahmen supieron responder a lo que vino en su camino.

Con este golpe anímico (positivo para las Águilas de Cartago y negativo para los favoritos), Túnez se medirá ante Australia el sábado a las 07, mientras que, el mismo día a las 13, Dinamarca enfrentará a Francia.

Dejar comentario

Dejá tu comentario