Tras haber amenazado con retirarse de la Selección luego de la derrota en la final de la Copa América Centenario, ante Chile, en julio, Lionel Messi volvió a ser el centro de la atención en la Selección, en su encuentro por las Eliminatorias ante Uruguay. Durante los primeros 45 minutos del partido disputado en Mendoza, Messi sólo pateó tres veces al arco. Un tiro libre que pegó en la barrera y se fue al córner, otro remate en juego desde el punto del penal que se desvió y terminó también en córner y la tercera fue la vencida: un remate bajo que dio en el defensor uruguayo José María Giménez y terminó en gol. Tocó solo 36 pelotas comparadas con las 61 que pasaron por los pies de Javier Mascherano en ese lapso. Dio 17 pases correctos y siete incorrectos, le cometieron cuatro faltas, la mitad de todas las que cometió el conjunto de Tabárez. Perdió seis pelotas y recuperó tres.

mendoza-lionel-messi-fes_484502

Tras la expulsión de Paulo Dybala en el cierre del primer tiempo, Bauza tuvo que reformular el planteo dejando a Leo como única punta alejado del mediocampo argentino. En la segunda parte dispuso sólo de 18 balones, fue constantemente anticipado por los defensores uruguayos sin poder patear al arco ni generar juego asociado. De todas formas, se la rebusco para hacer amonestar a Nicolás Lodeiro, quien luego dejaría la cancha por Cristian Rodríguez. Llegando al final del partido recibió una falta sobre la banda izquierda.
El dato de color del encuentro fue un adolescente que en los últimos minutos del partido ingresó al terreno de juego tirándose a sus pies y buscando un abrazo del capitán argentino, algo que viene sucediendo en varias partes del mundo. Tras el partido, Messi dijo: “Estoy muy contento por el apoyo que recibí de toda la gente después de lo que dije luego de la final con Chile”.

Leave a Comment


Your email address will not be published.