Poder Negro

En los Juegos Olímpicos México 1968, tras la carrera de los 200 metros llanos, Tommie Smith (oro) y John Carlos (bronce) realizaron un histórico saludo desde el podio, como señal de protesta por los derechos civiles negros: alzaron su puño envuelto en un guante negro mientras comenzaba a sonar el himno nacional estadounidense.


Estados Unidos vivía la guerra de Vietnam y además confrontaba una batalla interna. Los derechos civiles era el gran dilema que se estaba dando en las tierras norteamericanas. Sobre el final de la década del 60 nació un movimiento mundial que se denominó Black Power (Poder Negro). ¿El objetivo? Poner en evidencia los dolores de la población negra, que era discriminada en diversas partes del planeta, principalmente en el citado país. Erradicar el racismo de la faz de la Tierra no era tarea fácil. Es más, hubo un intento de boicot para que a no fuera ningún atleta negro a México 1968: no tuvo éxito.

Dos valientes, ganadores del oro y el bronce en la carrera de 200 metros, tomaron los Juegos Olímpicos como la gran oportunidad de protestar por lo sucedido. Los atletas norteamericanos Tommie Smith y John Carlos hicieron historia aquella mañana del 16 de octubre de 1968. Se colocaron en la línea de meta, apoyando sus manos en el suelo y posicionando sus dos pies para su mejor salida en la carrera. Al sonar el disparo, Tommie fue como un rayo que volaba hacía la línea de llegada, John lo seguía de cerca, pero su compatriota ya le había sacado una gran ventaja. En los últimos metros se veía que el oro se lo llevaba Smith con el número 307 y parecía que la medalla de plata se la iba a llevar John Carlos, pero el australiano Peter Norman llegó por atrás e inclinó su torso hacia delante y en el último centímetro dejo al norteamericano en la parte más baja del podio.

Luego de la carrera ocurrió el hecho memorable, una imagen que valió más que mil palabras y que quedó retratada para todos los tiempos. Los afroamericanos Tommie Smith y John Carlos se dirigieron descalzos al podio; el ganador traía un guante negro en su mano derecha y el tercero un guante negro en su mano izquierda. Se colocaron en sus lugares y al momento del himno, agacharon las cabezas, pusieron sus puños en alto en forma de protesta y realizaron el famoso saludo: “Black Power”.

Todo lo que se veía en sus vestimentas tenía un significado. El motivo del descalzado y las medias oscuras, representaba la pobreza de la población negra. Tommie llevaba un pañuelo en el cuello que simbolizaba el orgullo negro y Carlos tenía su camiseta desabrochada para mostrar solidaridad con los obreros estadounidenses. Además se habían colocado las insignias del proyecto olímpico para los derechos humanos. El australiano Peter Norman, que había ganado la medalla de plata, también la tenía en el lado izquierdo de su pecho. Ellos planeaban usar los guantes en el evento, pero como John olvidó los suyos en la villa olímpica, Norman les sugirió que él lleve el guante izquierdo de Smith, por ese motivo este levanto la mano izquierda en lugar de la derecha, difiriendo del saludo tradicional de “Poder Negro”.

Luego de este hecho histórico, el Comité Olímpico Internacional castigó a los deportistas y también los expulsaron de los juegos. Sus vidas no fueron las mismas ya que al regresar a Estados Unidos, ellos y sus serres queridos recibieron amenazas de muerte. Claramente este suceso no fue visto con buenos ojos en el pasado, pero más adelante reconocieron a estos dos grandes atletas por su acto de valentía que tuvieron en los Juegos Olímpicos del 68. En el 2008 fueron premiados con el “Arthur Ashe al Valor”, dentro de la entrega a lo más destacado en deportes en el ESPY, evento organizado por la cadena televisiva ESPN.

Dejar comentario

Dejá tu comentario