Preocupación en Paraguay

Durante el partido con Uruguay, Miguel Almirón tuvo que abandonar el campo de juego en el primer tiempo con lágrimas en los ojos. Su lesión despertó la intranquilidad de los dirigidos por Berizzo de cara a los Cuartos de final de la Copa América.


En la derrota de Paraguay frente al Seleccionado Charrúa por 1-0 correspondiente a la última fecha de la Zona A, el mediocampista y figura de la Selección Guaraní, Miguel Almirón sintió un pinchazo en la parte posterior de su muslo izquierdo al minuto 30 de la primera mitad y debió ser reemplazado dos minutos después. Tras ir en busca de un balón dividido, se produjo la lesión, que lo marginó del partido. Oscar Romero ingresó en su lugar.

El volante de Newcastle se retiró con lágrimas en los ojos y evidentes gestos de dolor, demostrando una clara señal de preocupación pensando en lo que viene. Por la forma en que dejó el césped, todas las alarmas de la Albirroja se encendieron, ya que peligra su participación en el duelo de Cuartos de final el próximo viernes frente a Perú.

Durante sus minutos en cancha, Miggy no estaba mostrando su mejor versión, ya que se trató de un deslucido partido de su equipo, aunque siempre intentó desnivelar con su velocidad y gambeta. El 10 acertó el 84% de sus pases, mientras que completó el único regate que propuso.

En este momento, se cuestiona la decisión del entrenador Eduardo Berizzo, que más allá de haber rotado en ciertas posiciones y con la clasificación asegurada, optó por colocar a Almirón como titular y no darle descanso.