Se abrazó a la clasificación

España goleó a Eslovaquia y logró el pasaje a los octavos de final, instancia en la que se medirá ante Croacia. Es la primera vez en la historia que la Furia logra convertir cinco goles en partido de Eurocopa.

España goleó 5 a 0 a Eslovaquia en Sevilla por el Grupo E de la Eurocopa. Así, quedo segunda detrás de Suecia y se metió en los octavos de final. El próximo rival será Croacia. Por el lado del equipo de Luis Enrique, necesitaba un triunfo para clasificarse; en cambio, al equipo eslovaco le alcanzaba con un empate. Por el triunfo, y gracias a la derrota de Polonia, la jornada fue redonda para España.

Los primeros minutos fueron manejados por la Roja, esta vez de blanco. Salió con una gran actitud. A los 10´ Hromada generó penal a Kuke. Fue Morata quien ejecutó, pero el arquero Dubravka evitó el primer gol. A los 30´ Dubravka, quien venía siendo la figura, tuvo un gran error luego de un zapatazo de Sarabia que pegó en el travesaño y cayó en el área local. El arquero de SVK metió un manotazo e hizo que la pelota ingrese en su propio arco. Antes del cierre de la etapa, tras un centro de Moreno, Laporte de cabeza, convirtió el segundo.

En el comienzo del segundo tiempo, Sarabia hizo el tercer gol del partido. Luego de un gran centro de Jordi Alba, el jugador del PSG recibió y remató al ángulo inferior izquierdo de Dubravka. A los 20´ salió Morata y entró Ferran Torres, quien luego de un minuto estiró la cuenta: pase de Sarabia y remate del ingresado. Se repitió la fórmula. A los 25´ ingresaron Thiago y Torres por Busquets y García. Al igual que Ferrán, al minuto que entró, Torres disparó y Kucka lo desvió, pero igualmente el balón ingresó al arco de Dubrakva. Quinto tanto y goleada histórica para España. Eslovaquia no fue un contrincante difícil para un rival que venía sin poder ganar en esta copa. Con esta goleada, La Roja avanzó a octavos y jugará contra Croacia el lunes 28, en Copenhague.

Reconciliado con la gente, no con el gol

Álvaro Morata sigue en bajo nivel en esta Eurocopa. Erro un penal, no entró en partido, pero se llevó el cariño de la gente. Tuvo un deslucido juego en el encuentro que enfrentó a la selección de España con Eslovaquia. Fue el reencuentro del jugador con el público de La Cartuja, luego de sus explosivas declaraciones en contra de los silbidos recibidos en los partidos previos.

El delantero de la Juventus fue titular y a los 4 minutos tuvo su primer intento hacia el arco de Eslovaquia. Detectó un pase entre líneas y con poco ángulo disparó dentro del área chica, pero el arquero despejó de buena manera. Los primeros minutos del partido encontraron a Morata, y al conjunto español, presionando a la defensa contraria. A los 10 minutos Álvaro se hizo cargo de un penal cobrado vía VAR. Disparó a media altura y el arquero se la desvió. A los 23 minutos, luego de un rebote, la pelota le quedó a sus pies, tiró al arco desde fuera del área y el arquero la envió al córner. Desde entonces el partido fue en baja para el delantero: presionó tímidamente para el error del “1” rival en el primer gol de su equipo, pero se desconectó del juego y estuvo aislado el resto del primer tiempo. 

En el segundo, las cosas no cambiaron para el nacido en Madrid. Con un España ya 2 a 0 el equipo dejó un poco la posesión en los primeros minutos de la segunda parte y Morata estuvo más en la lucha y en la pelea que en el juego. A los 20 fue sustituido por Ferrán Torres, que para mal de Álvaro colocó el 4 a 0 en la primera pelota que tocó. La nota positiva para él fueron los aplausos de los hinchas españoles en el momento de su sustitución, en lo que sería una leve reconciliación, ahora falta que se encuentre con el gol.