TA-TÁN, TA-TÁN… GOLAZO DE WALTER NELSON


El relator de Radio La Red se prepara para narrar una nueva Copa América. En la previa, contó detalles de cómo imagina esta nueva experiencia en Brasil y recordó vivencias laborales en otros acontecimientos similares. “Todo lo que tiene que ver con la camiseta te despierta otras sensaciones”, aseguró.

Por Martín Amsel Loray y Lucas Maidana

Walter Nelson nació en el año 1950 en Montevideo, Uruguay, un mes después del Maracanzo, pero se crió en Argentina. Primero vivió en Piñeyro, partido de Avellaneda, en casa de su abuela. Luego se mudó al barrio de Palermo y después a Agronomía, donde sigue viviendo. Su pasión por los medios de comunicación comenzó desde muy joven cuando trabajaba en la vieja compañía telefónica ENTEL. Él no era sólo un apasionado por el periodismo y el fútbol, su padre le inculcó otra pasión: el boxeo. Con 21 años lo tomaron en Radio del Pueblo, donde poco a poco su experiencia fue creciendo. En 1975 comenzó a trabajar en Radio Rivadavia, en la que hacía columnas deportivas. Poco después debutó como relator en los campeonatos del ascenso, y los sábados por la noche narraba peleas de semi fondo en el mítico Luna Park. El de 1978 fue su primer mundial como relator, en Rivadavia. Desde 1994 a 2017 trabajó en TyC Sports conduciendo Boxeo de Primera, Golpe a Golpe, Abran Cancha y muchas veces relató los partidos de la Selección.

Sus principales referentes en el periodismo fueron Osvaldo Caffarelli (además, padre de su esposa) y Horacio García Blanco. Actualmente transmite fútbol a través de La Red AM 910 y es docente de Radio. En una linda charla con Eter Digital, el creador de varios apodos de futbolistas, como “El Tigre” para Ricardo Gareca, y de muletillas como “¿Lo digo o no lo digo? ¡Partido recontra liquidado!” y “Ta-tán, Ta-tán…” antes de pegar el grito de gol, opinó sobre el equipo de Lionel Scaloni, contó anécdotas de su trabajo y recordó experiencias cubriendo Copas Américas.

-¿Cómo fue la sensación al cubrir su primera Copa América?

-Era algo nuevo para mí. Estaba acostumbrado al fútbol doméstico, pero en el año 1987 me llegó esa oportunidad cuando estaba en Radio Rivadavia. Fue acá en Argentina y salió campeón Uruguay, que le ganó 1 a 0 a Chile en la final. Son cosas nuevas, todo lo que tiene que ver con la camiseta te despierta otras sensaciones, sobre todo para alguien que hacía doce años ya estaba siendo periodista. No quiero decir con esto que es algo parecido al mundial, pero en esa época se le daba muchísima importancia, también. Quizás no había la multiplicidad de medios que hay ahora, entonces todo era mucho más para la radio y menos para televisión, por lo cual había que trabajar el doble para tratar de informar.

foto-2-3-¿Cómo va a ser su cobertura de la Copa de Brasil?

-Todavía no nos sentamos a hablar con la gente de la radio, pero me imagino que será parecido a la Copa América 2016, cuando se realizó en Estados Unidos. La primera fase la hicimos desde acá  y posteriormente viajamos para cuartos de final, semis y la final, si es que Argentina pasa. Uno supone que va a clasificarse. En lo personal, no me gusta relatar desde estudios, por la visión periférica del partido. Por tele no te podés adelantar en el relato. Me gusta el contacto con el público, estar en pupitre más que en cabina. Tal vez porque así arranqué el 78, relatando la Liga de Chacabuco, al aire libre. De todas maneras, la cobertura también se hace con relatores, comentaristas, seguramente irán dos periodistas para hacer campo de juego y para salir permanentemente en las tiras diarias.

-¿Qué anécdotas recuerda de esos viajes?

-Cómo anécdota puedo contar que en la final que Argentina perdió por penales en Nueva Jersey con Chile casi llegamos tarde por el tránsito que había a pesar de haber salido con un tiempo prudencial. Llegamos a diez minutos de empezar la transmisión y la verdad es que nos puso bastante nerviosos porque parecía que no llegaríamos. Entonces, empezamos a salir al aire por teléfono avisando que íbamos a llegar al estadio muy sobre la hora. No del inicio del partido, sino de la transmisión que estaba estipulada para una determinada hora. La cuestión es que el tránsito nos había retrasado bastante. Eso nos puso locos.

-Usted ya cuenta con varios mundiales y copas en el lomo. ¿Qué otros recuerdos tiene?

-Desde el 78 que cubro mundiales y solo falté en el 2002. En el 2014 empecé diciéndole a Enrique: “Macaya, mirá que nos vemos en el último partido en el Maracaná, eh…”. Siempre le decía lo mismo y se dio. Yo soy uruguayo y nacido en el 50. A mi mamá, yo le decía que Argentina haría otro maracanazo. La final es una herida que aún no me cicatrizó.

foto-3-3-¿Cómo ve al equipo de Scaloni?

-Lo de Scaloni es una verdadera incertidumbre. No tiene espalda ni tampoco la experiencia suficiente. Habrá que ver cómo se maneja. También cómo van a responder los nuevos jugadores, porque de los históricos solo van a estar Messi, Di María, Agüero y Otamendi. Se supone que la primera fase la tiene que pasar, pero la verdad que esta selección me trae muchísimas dudas. El trabajo nuestro depende de cómo le va al equipo. Solo le pido trabajo en lo que queda.

-¿Cuál fue la mejor selección que viste en una Copa América?

-Argentina del año 1991. En esa estaban Batistuta, Leo Rodríguez y Caniggia. Esa me parece que fue la mejor que he visto, por lo menos es la que se me viene a la cabeza rápidamente.

-En la actualidad se puede dar un ida y vuelta con el oyente o el hincha. ¿Cómo se maneja en la era de las redes sociales? ¿Las sufre?

-A veces tengo cruces con los que opinan en las redes. Respondo, pero cuando es con educación. Cuando agreden, bloqueo. Cualquier estúpido dice cualquier cosa. A esta altura, con 47 años de carrera, nada de eso me daña.

Leave a Comment


Your email address will not be published.