UN KARMA DE MÁS DE DOS DÉCADAS  


Desde la edición de la Copa América 1993, la Conmebol adoptó la decisión de invitar a países de otras confederaciones a participar en el torneo más importante de Sudamérica. Tras ganar aquel torneo en Ecuador, Argentina no pudo levantar más la copa. 

Por Martín Marzolini (@martinmarzolini)

La Selección es la segunda más ganadora de la Copa América con 14 títulos, mientras que Uruguay lidera la tabla con 15 celebraciones. El último festejo albiceleste se dio en la primera competencia que participaron combinados que no pertenecían a la Conmebol, en Ecuador 1993.

Aquella vez, con Alfio Basile como director técnico, la celeste y blanca se cruzó con México –uno de los dos invitados- en fase de grupos y en la final. El primer duelo fue empate en uno con gol de Oscar Ruggeri y la final fue un 2–1 con festejos del goleador Gabriel Batistuta.

En la Copa América de Uruguay en 1995 comenzó la mala racha de Argentina en cuestión de títulos continentales. En la fase inicial se enfrentó ante Estados Unidos con un doloroso 0–3; si bien se consiguió la clasificación a la siguiente ronda no se llegaría tan lejos debido a la derrota ante Brasil desde los 12 pasos. No hubo rivales “extraños” en Bolivia 1997 (eliminación en cuartos de final ante Perú) y Paraguay 1999 (adiós en cuartos contra Brasil) y no se presentó a Colombia 2001. El Tri mexicano fue sorteado nuevamente en Perú 2004 para ser el rival de la albiceleste en los grupos. Con gol de Morales, los jugadores del Verde se vengaron por la final perdida en el paso. Argentina avanzó con firmeza, pero una vez más su verdugo fue la verdeamarela por penales, tras el 2-2 agónico.

Las ilusiones se renovaron con el retorno del Coco Basile con el buzo de DT para la edición que se disputaría en Venezuela durante el transcurso del 2007. Con un gran plantel lleno de estrellas como Juan Román Riquelme, Sebastián Verón, Lionel Messi, entre tantos, Argentina dejó en el camino a los invitados Estados Unidos (4-1) y México (3–0), pero en la definición en Maracaibo se acabó el sueño con un demoledor 3-0 de Brasil

En 2011, siendo país anfitrión, la Selección no demostró un gran nivel con empates en su grupo ante Bolivia y Colombia. El cruce que finalizó 3–0 versus al invitado Costa Rica fue la llave a la siguiente ronda, donde días más tarde Uruguay marcaría el final del camino por penales en el Cementerio de los Elefantes en Santa Fe.

La Copa América de Chile 2015 y la edición 2016 de la Copa Centenario en los Estados Unidos son las imágenes más cercanas en nuestra memoria de la desazón. En tierras trasandinas, Argentina derrotó en la fase inicial a Jamaica por la mínima con Gonzalo Higuaín como destacado. Los dirigidos por Gerardo Martino se consagraron subcampeones en una nueva oportunidad luego de caer en los doce pasos ante la Roja local tras igualar sin goles.

Con el mismo entrenador, la albiceleste encaró al año siguiente el operativo revancha. Sin embargo, no prosperó. Se pudieron observar partidos con triunfos holgados ante equipos de Concacaf como el 5–0 a Panamá y el 4–0 en semifinales ante los locales. La final volvería a ser frente a Chile, la imagen de la derrota sería la misma y también el rubro de los penales hubo derrota.

En este 2019, a la Argentina le espera el Grupo B junto a las selecciones de Colombia, Paraguay y Qatar (un asiático que hará su primera aparición en el certamen sudamericano). Brasil desde el 14 de junio será el lugar donde renazca una nueva ilusión argentina de alzarse con el trofeo que no toca desde 1993.

Leave a Comment


Your email address will not be published.