“AMO JUGAR PARA MI PAÍS”


Diego Schwartzman habló en exclusiva con ETER Digital. Recordó momentos claves de su carrera, lo que significa representar a la Argentina, cuáles son sus objetivos, sus referentes y mucho más. “Soy una persona a la que le gusta todo lo que sea en equipo”, aseguró el Peque, quien también manifestó que se siente querido y valorado por sus rivales y por el público.

Por Nadine Granata

-Hacé una crónica de tu vida, parándote en los momentos claves para llegar a este momento de tu carrera.

-La verdad que es difícil quedarme solamente con los momentos claves porque son muchos años. La carrera del tenista arranca desde muy chiquito. Tenés que tomar muchas decisiones importantes. La primera es empezar a dejar cosas de lado con tus compañeros de colegio… mínimas. Con doce o trece años, dejar de ir a jugar al fútbol los fines de semana, dejar de hacer otros deportes, empezar a enfocarte un poco más profesionalmente en el tenis y elegir una academia donde entrenar. A los 15 años yo dejé el colegio. Creo que esa fue una decisión muy importante, difícil. También charlada con mi familia, que me apoyó en todo momento. Después lo seguí a distancia por internet. Además, qué entrenador quería tener a mi lado, cómo quería hacer mi carrera, cómo viajar, qué torneos elegir. Creo que el tenis tiene muchos momentos claves todo el tiempo y es difícil elegir uno o algunos porque creo que en cualquier etapa de la carrera, hay decisiones claves que uno tiene que ir tomando. Los resultados se ven con el tiempo.

-¿Qué significa o genera representar al país?

-Para mí representar a la Argentina es lo más lindo que hay. Soy una persona a la que le gusta todo lo que sea colectivo: el reconocimiento colectivo, el disfrutar en equipo, viajar en equipo, divertirse, tener compañeros al lado, jugar y representar a la Argentina. Creo que Argentina es un país que cualquiera que hace deporte o algo en su vida sueña con alguna vez llevar la bandera. Y bueno, en el tenis y en mi caso no es la excepción. Amo jugar para mi país, es de las cosas que más me gusta.

-¿Cuáles son tus objetivos?

-Mi objetivo hoy son seguir intentando crecer. A veces uno no sabe cuándo tocó el techo, cuándo no, y creo que crecer a veces es difícil. Se puede crecer en muchos aspectos, pero es seguir intentando la mejora, seguir rodeándome de gente que creo que me hace mejorar. Escuchar mucho a la gente que tengo al lado y, sobre todo, mantenerse metido en el tenis y mejorar de a pasitos chiquitos. Eso ya es todo un logro, sobre todo por cómo  es hoy el tenis. Así que esos son mis objetivos, y después poder terminar la carrera y decir que hice todo lo posible para ser lo mejor que pude ser.

-¿Tenés algún ídolo o referente?

-La verdad que no tengo ídolos en el tenis. Sí me ayudaron mucho Pico Mónaco, quien es como un hermano para mí, Mariano Zabaleta y mi actual entrenador, Juan Ignacio Chela. Obviamente que cuando crecí estaban Guillermo Coria, David Nalbandian…, pero tengo un poco más de ídolos en el fútbol como Riquelme, Messi y Maradona.

Elegí un partido de tu carrera y un momento que no querés repetir.

-Si tengo que destacar uno, quizá sería mi primer título ATP en Estambul en 2016. Y un momento que no quiero repetir, fue ese mismo año un par de semanas antes en Houston. Sufrí una derrota muy dura contra Baghdatis.

-Si hablamos de torneos, ¿cuál es el que mejores recuerdos te trae?

-Hoy por hoy creo que el US Open. Es de los que mejores recuerdos me trae. Hice dos veces cuartos de final de ese Grand Slam, juegué partidos muy buenos, le gané a algunos top ten y la verdad que me siento como en casa. Siempre que voy ahí juego bien y me siento muy bien. Así que, elijo el Abierto de los Estados Unidos.

¿Te sentís querido en el circuito?

-La verdad que sí. Soy muy buen compañero para mis rivales. Soy bastante respetuoso tanto adentro como afuera de la cancha, en entrenamientos, en el día a día. Intento ser divertido, soy una persona muy sociable, a la que le gusta estar divirtiéndose todos los días. Así que, por ese lado, digo que sí. Creo que la gente que va a verme también se divierte un poco. Le gusta lo que hago adentro de la cancha y creo que sí, que me siento querido y valorado por lo que hago.

¿Qué te gusta hacer fuera del tenis?

-Me gusta estar mucho con mi gente, con mis amigos, familia, tomar mate, ir a ver fútbol, jugar a la Play y disfrutar de estar en casa. Cuando puedo volver, después de la gira de los circuitos, enseguida voy para casa.

¿Pensaste en dejarlo alguna vez?

-Muchas veces te cruzás. Como dije, quizá en otra pregunta, el tenis tiene muchos momentos duros, muy buenos, normales, como todo creo y muchas veces uno se plantea en cualquier cosa que lo haga dejar, o dudar si lo está haciendo bien. Pero nunca tuve una decisión muy fuerte de dejar. Creo que si lo hubiese tenido, no estaría jugando. Soy de esas personas que hacen las cosas y no fue este el caso.

¿Cómo te ves dentro de 10 años?

-Me veo disfrutando de las simples cosas, de estar con mis amigos, mi familia, en mi casa, jugar al fútbol, estudiar algo, intentar hacer lo que me gusta… Voy a intentar toda la vida hacer las cosas que me gustan y disfrutar como hice hasta hoy. Desde las más simples, que son lo que me hacen estar feliz en el día a día.

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.