Canotaje sprint: Brenda Rojas, clasificada a los JJOO de Tokio

La atleta, de 25 años, miembro de la Selección Argentina de canotaje de velocidad, disputará la edición de Tokio 2021 en la categoría de K1 200, luego de ganarle en tres ocasiones a su compatriota y amiga Sabrina Ameghino en Szeged, Hungría.


Previo a su clasificación a TokIo, la piragüista protagonizó una de las hazañas más curiosas dentro de una competición K1: la palista culminó quinta en la final del K1 500, por delante de su compañera Sabrina Ameghino (séptima y 25°), y consiguió una plaza para su segundo torneo olímpico. “Ella es madura y profesional, me felicitó, me dijo que me lo merecía y no hablamos mucho. Hablamos después que terminó la competencia, fue muy cerrado por lo que le gané”, opinó Brenda, luego de su cercano enfrentamiento.

La joven sampedrina, de especialización K2 y K4 500 metros, nació en San Pedro, Buenos Aires, el 15 de Octubre de 1995, y su objetivo principal es ganar un juego olímpico. Luego de sus logros en las Copas Mundiales de Hungría y Rusia, volvió a su segundo hogar: Cooperativa Las Canaletas. Aquí se inició como palista, y regresará en cuanto su calendario lo permita. “Necesitaba volver y relajarme, tener un poco de paz. Sigo entrenando obviamente, pero me relajo en otro sentido, en la cabeza, en estar acá y tranquila”, declaró, en diálogo con La Opinión.

Su pasión por el canotaje inició cuando Giuliano D’ Stefano, su tío, la invitó a su camping junto a su hermana y amigos. Desde ese momento, nunca dejó de remar, ni de soñar: “Me enganchó el río y la paz, era desenchufarse por completo y no dejé de remar nunca más”, argumentóA pesar que las regatas duran entre un minuto y dos, la presión que se ejerce sobre la persona es abismal: meses de esforzarse, con arduos entrenamientos, sumados a los altibajos motivacionales que impactan en ella, nunca dejó de entrenar y superarse.

Brenda Rojas es la primera atleta argentina de canotaje en participar de más de un juego olímpico: su primera actuación fue en Río 2016, y consiguió el puesto 13° en K4 500. A su vez, acumula dos medallas panamericanas: bronces en K4 500 Lima (2019) y Toronto (2015).

A pesar de haber finalizado 7ma en el clasificatorio de Barnaul, sumado a su obtención de la medalla plateada en el Campeonato Mundial K2 500 (una semana después), su plaza asignada (K1 200) para Tokio sigue intacta e inamovible.

Sus pruebas de control en Tokio se darán entre el 25 de julio y el 7 de agosto, a la par de sus compañeros Rubén Rézola y Agustín Vernice, quienes integran la selección masculina.

Dejar comentario

Dejá tu comentario