De Chubut a Tokio

Corría el mes de abril de 1994 y en la ciudad de Esquel, provincia de Chubut, acontecía un hecho que iba a repercutir en el deporte argentino 27 años después. El día 15 de dicho mes nació Sofía Gómez Villafañe.


Sofía, como toda niña del interior llevaba una vida tranquila y en constante contacto con la naturaleza. Esquel, su lugar de infancia, es conocida por ser la parada más austral del tren a vapor de vía estrecha la Trochita, que alguna vez recorrió más de 400 km a través de la Patagonia. A su vez, al oeste de la ciudad, se encuentra el Parque Nacional Los Alerces, que alberga bosques, lagos, cascadas y pudúes poco comunes. Cuando tenía 12 años, la familia de Sofia tuvo que emigrar a Estados Unidos y cambiar los parques Chubutenses por los bosques de Colorado.

Allí en la secundaria, comenzó a andar en bicicleta por la naturaleza que rodeaba a su colegio y a su casa. Lentamente se fue dando cuenta que no solo se trataba de un hobby adolescente, sino que el Mountain Bike podría ser una profesión. Una vez terminada la secundaria, estudió en la Universidad de Colorado a través de una beca, pero la bici, era algo que había llegado para quedarse.

Ya siendo mayor empezó a participar de competencias profesionales y en su cabeza solo cabía una posibilidad. “Siempre quise vestir la camiseta y representar a mi país, aunque haya estado la mayor parte de mi vida en Norteamérica”, expresó Sofia unos años atrás.

Sus deseos se fueron haciendo realidad y su primer gran logro para su país fue la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Dos años después, logró otro hito al haber finalizado 16° en la clasificación mundial en su participación en la Copa del Mundo de Cross country en República Checa, y de esta forma, obtuvo un lugar en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

Sofia Gómez Villafañe es la atleta número 155 que representará al país en la cita olímpica de Japón y la primera representante femenina argentina en su disciplina, desde Atenas 2004. Sin dudas en el próximo mes, en el transcurso de los Juegos Olímpicos, Esquel tendrá otro representante a nivel nacional, además de los parques y la mítica estación del tren de la Patagonia.