Chile sufrió pero venció a Bolivia por la mínima

Foto: Getty

Chile fue superior ante un Bolivia diezmado y con gran despliegue de fútbol venció a Bolivia 1-0 con gol de Ben Brereton. Chile no sacó provecho de todas las oportunidades que creó y terminó sufriendo más de la cuenta sobre el final del partido ante un Bolivia que con mucho empuje inclinó la cancha sobre el área chilena. 

Por Juan Pablo Vilariño y Agustín Gómez

Lo que fue escaso en un equipo, sobró en el otro. El ataque de Chile fue de lo mejor en el partido y hasta el momento, lo mejorcito en el rendimiento de la era Martín Lasarte. Un encuentro que pudo haber terminado con un resultado mucho más abultado de no ser por la gran intervención de Carlos Lampe. Bolivia con algunas bajas y una muy importante, como la de su figura y emblema, Marcelo Moreno Martins, ell capitán, referente y máximo goleador histórico de la selección boliviana. Esto fue un golpe en la delantera muy fuerte del conjunto de Cesar Farías. Todo lo contrario en Chile, que no le faltó nada en ataque y que sumó a alguien que de a poco se va volviendo importante, como Ben Brereton. Quién fue la figura del ataque de la selección trasandina. Un goleador ausente en Bolivia, y uno que se asoma en Chile. 

Durante el partido, se vio que Bolivia sintió la ausencia de Marcelo Martins y nunca pudo asentarse en el encuentro y tampoco suplantarlo en ataque. algo que sí pudo hacer Chile  con su ofensiva, dominar el partido. El equipo del uruguayo Martín Lasarte, jugó un buen cotejo y generó muchas situaciones de gol que no supo aprovechar y tampoco lo dejaron, por la gran vuelta de Lampe, el arquero histórico de la selección boliviana, que volvió tras su recuperación de Coronavirus. La inclusión de Ben Brereton entre los titulares para reemplazar al lesionado Carlos Palacios, le ofreció a Chile una constante referencia y sumar jerarquía en el ataque. También Bolivia permitió que Chile ataque con más de 5 jugadores, con tres puntas y dos laterales que se posicionaron de extremos por ambas bandas, peso absoluto en la última línea. A pesar de que el inglés, se posicionó durante gran parte del partido sobre el lado izquierdo del ataque chileno, se caracterizó por su constante movilidad y sobre todo su llegada al área mostrando que tiene alma de nueve. Mauricio Isla y Eugenio Mena, los laterales-extremos del conjunto chileno, fueron aviones por la banda complementandose en la ofensiva. 

A pesar de las limitaciones del conjunto boliviano, a la hora de atacar lo hizo con mucha gente, pero la paradoja es que dejó muchos espacios en la defensa, que Chile aprovechó muy bien con la velocidad de sus tres delanteros y los lanzamientos de Arturo Vidal y Charles Aranguiz. Pilares fundamentales en el mediocampo de Lasarte.

De uno de esos contraataques nació el único gol de Chile en los primeros 10 minutos. Un despeje largo le cayó a Meneses y este se apoyó en Vidal. Antes de que Arturo reciba, Vargas y Brereton salieron disparados como flechas hacia adelante esperando una habilitación del Rey. Vargas recibió el pase y llegó a puntear la pelota para Brereton que llegaba por el otro lado en soledad y con la tranquilidad que caracteriza a los ingleses definió con mucha sutileza a un palo para festejar su primer gol con la camiseta de Chile y en su primer partido como titular. La selección trasandina tuvo muchas oportunidades parecidas, pateó 11 veces al arco y solo pudo concretar en uno, por lo que le dio a Bolivia la posibilidad de estar al acecho del gol hasta el final del partido, gracias al ex arquero de Boca. La selección boliviana intentó con mucho más empuje que fútbol pero no se encontró con el gol, la ineficacia y falta de efectividad hizo extrañar al gran ausente de la tarde. Sobre el final. Claudio Bravo, no quiso ser menos que Lampe y también se hizo grande abajo de los tres palos tapando dos pelotas muy claras que pudieron significar el empate boliviano y arruinar todo lo construido por el equipo de Lasarte. Ya sobre el final del partido, Chile optó por cuidar el resultado y tratar de liquidar el trámite de contraataque. Bolivia puso toda la carne al asador e hizo sufrir al conjunto trasandino, generando situaciones de gol sobre el final del partido pero que no pudo acertar.

En simples palabras volvió el Chile ofensivo de la generación de Vidal, Aranguiz, Bravo, Gary Medel, Mauricio Isla, Eugenio Mena. La dorada que tantas alegrías le dio al pueblo chileno. Y la llegada de Ben Brereton hace recordar mucho a Humberto Suazo, el referente de área que le faltaba a este equipo. Fue cuestión de tiempo para Chile y poder volver a las bases. Bolivia no pudo hacer otra cosa ante una ausencia muy clave, aunque tuvo sus posibilidades de empate. Ambos equipos compartieron la falta de efectividad de gol, pero se notaron las diferencias en el ataque. 

Dejar comentario

Dejá tu comentario