CIENCIA, POLÍTICA Y RELIGIÓN VERSUS DESPENALIZACIÓN


El debate en el Congreso Nacional por la despenalización del aborto atraviesa transversalmente a todos los sectores de la sociedad. De las sesiones participaron personalidades de la política, de la ciencia y de la religión cristiana. ETERDigital habló con el médico y secretario de Salud del partido de San Miguel, Pablo de La Torre, la diputada nacional por Unidad Ciudadana, Gabriela Estévez, y la pastora evangélica Patricia Ríos.

Por Nicole Mónaco, Andrea Castellano, Eber Torales y Jerónimo Galarza

“La decisión de si decide abortar es de la mujer. El aborto no es una opción porque te va a traer consecuencias de por vida, vas a tener pesadillas”, aseveró a ETERDigital el secretario de Salud sanmiguelense, Pablo De la Torre. Ayer expuso en una de las comisiones del debate público en el Congreso. El funcionario contó su interpretación de la experiencia de una mujer: “Conocí una persona que abortó. Ella quedó embarazada y el novio le pidió abortar. La puse en contacto con un equipo de psicólogos que se encarga de estos temas para sacarle los temores a ser madre. Luego se convenció de tenerlo, pero al final decidió abortar. A los 8 meses quedo embarazada nuevamente y esta vez lo tuvo: el síndrome post-aborto”.

Entre las voces que entienden la urgencia de la legalización, la pastora Patricia Ríos expresó su visión como miembro de la Iglesia Evangélica: “Si nos regimos sobre lo que dice la palabra de Dios, te diría que la postura es en contra. Pero reconozco que hay muchas mujeres que mueren a causa de abortos mal hechos, entonces estoy a favor”. También, indicó: “Lo que noto es la falta de información sobre educación sexual y por eso tratamos de organizar charlas con las chicas para que se saquen dudas. Dado el caso, buscaría la manera de poder ayudarla, pensaría alternativas para que opte por no interrumpir el embarazo”.

Por su parte, la diputada nacional del Frente para la Victoria Gabriela Estévez vinculó su posicionamiento a favor de la despenalización del aborto con la política: “El movimiento feminista siempre fue transversal a la política. Nosotros estamos dando una discusión interna con respecto a los posicionamientos, que también significa una posición política. Cuando hablamos de derechos estamos hablando de políticas públicas y desde dónde nos posicionamos para debatirla”.

También remarcó la importancia del debate interno dentro de los bloques en la Cámara y la inclusión de disciplinas variadas: “Es necesario que participen espacios de la ciencia y la tecnología. Son diferentes ópticas que sirven y enriquecen el debate. Falta una mayor participación de aquellos diputados que todavía no se expresaron porque tienen sus dudas, que son los que necesitamos que más participen porque en base al debate van a elaborar algún criterio de síntesis”.

“ES UNA MEDIDA PARA EVITAR MUCHAS MUERTES”

Patricia tiene 56 años y es pastora de una Iglesia Evangélica en el conurbano bonaerense.

—Como autoridad de una Iglesia Evangélica, ¿tu postura es favor o en contra de la despenalización del aborto?

Si nos regimos sobre lo que dice la palabra de Dios, te diría que la postura es en contra. Pero reconozco que hay muchas mujeres que mueren a causa de abortos mal hechos, entonces estoy a favor.

—Trabajas con niños y adolescentes, ¿alguna vez tuviste que aconsejar a alguien en esta situación?

Hasta el momento no. Lo que noto es la falta de información sobre educación sexual y por eso tratamos de organizar charlas con las chicas para que se saquen dudas. Dado el caso, buscaría la manera de poder ayudarla, pensaría alternativas para que opte por no interrumpir el embarazo.

—Teniendo el dato de algún lugar o alguien que pueda  asesorar a esa chica a interrumpir el embarazo, ¿se lo dirías?

No puedo hacerlo, sería cómplice. Nos tenemos que mover siempre sobre la palabra de Dios. Se defiende al ser humano que hay de por medio.

—En tu entorno,  ¿cómo encaran el debate para exponer su postura?

Buscamos cómo formar el argumento según lo que dice la biblia. Dentro de la iglesia hay profesionales de la salud como por ejemplo obstetras que reciben en su trabajo diariamente casos de  chicas con complicaciones por abortos mal realizados. Somos conscientes de que si el aborto se despenaliza muchas mujeres no morirían en las guardias de los hospitales.

—¿Pero la iglesia no se pronuncia en contra de la despenalización?

Si, pero nos basamos dentro de nuestra comunidad.  Las jóvenes cristianas, por doctrina, llegan vírgenes al matrimonio. No tienen vida sexual hasta que se casan.

—Entonces, hacen una puesta en común.

No estamos en contra de la despenalizaciòn. Pero nos enfocamos en el niño por nacer, al que no se le permite vivir.

—Eso es en comunidad.

Si, luego particularmente cada miembro tiene su postura a favor o en contra del aborto. Pero sobre la despenalización, es una medida necesaria para poder evitar muchas muertes.

Leave a Comment


Your email address will not be published.