CLUB ATLÉTICO TEMPERLEY: EL GUERRERO DEL ASCENSO


El Club Atlético Temperley sufrió muchos cambios en los últimos años, desde una quiebra y la desafiliación hasta el desastre infraestructural, debido a las malas gestiones. Pero hoy se encuentra buscando el cambio. Hernan Lewin es el actual presidente luego de la renuncia de Mauro Morrone por una cámara oculta que lo implicó en asociación con los barrabravas del club.

Por:  Fernando Zárate y Pablo Martín Moreno

Luego de una larga recopilación de datos y búsqueda de voces, el testimonio fue otorgado por el presidente Lewin, que dejó varios tintes y muestras de ganas y confianza: “cuando asumimos la infraestructura era desastrosa, la barrabrava vivía prácticamente en el club y los números estaban en rojo. La teníamos realmente jodida. Los socios fueron los que levantaron al club de la quiebra. Algunos hasta hipotecaron su casa”. Por otra parte, contó la iniciativa de comunicarse con los hinchas “celestes” a través de las redes sociales: “La idea de comunicarme por Facebook fue de mi mujer. Ella me convenció para que yo convoque a la gente directamente para que vieran y estuvieran al tanto del trabajo que le estábamos metiendo al club. Y desde ya que yo estaba desde temprano hasta la tarde noche acá adentro para recibirla, como lo hago y lo seguiré haciendo”.

temperley

El día más oscuro de la rica historia gasolera se produjo el 11 de junio de 1991.  Ese día el juez José Durañona dictaminaba el cese de las actividades del club y la libertad de acción del plantel profesional de futbol. La decisión fue por el monto de $600.000, con esos avales no se hubiese llevado acabo el cierre. Cuatro meses y veintidós días estuvo cerrado el club. El 21 de octubre de 1991 Temperley abría sus puertas. Pero no estaba habilitado para que la pelota vuelva a rodar y las tribunas se vuelvan a llenar de celeste. Para que eso suceda tuvieron que pasar dos años y un descenso a la primera C, pero el 24 de Julio de 1993 todo volvió a la normalidad. El cele impuso un record de recaudación para la categoría con $17. 548 y encima fue victoria 1-0.

El día que todo el pueblo gasolero esperaba llegó cuando fue levantada oficialmente la quiebra. ¿El día? 11 de mayo de 2001 y el club debía 1.070.000 dólares. Diez años pasaron, y ese día, Julio Humberto Grondona se reunió con el, por entonces, intendente de Lomas de Zamora Edgardo Di Dio, el abogado Juan Suñe y el juez de la causa, Francisco Torija Zane y se decidió que, para saldar la deuda, la empresa Bingo del Oeste pagaría un anticipo a Futbolistas Argentinos Agremiados, 250.000 dólares salieron de la venta del defensor Cristian Smigiel a Instituto de Córdoba y otros 250.000 dólares fueron juntados por los socios con fiestas, asados y bingos que se realizaron en el club.

Pero la realidad hoy es otra, a pesar de lo que se vivió en 2011 con Morrone al mando de la entidad, con los barras viviendo en el club y la infraestructura venida a menos. Ahora el club tiene diferentes deportes: Futsal que hoy en día participa en siete categorías diferentes del torneo de A.F.A. El Handball participa con sus equipos masculinos, femeninos, mayores y cadetes. El Hockey femenino también está presente en el club con por arriba de 200 chicas que se dividen en diferentes categorías. Las otras disciplinas, clásicas en un club, son Judo, Tenis, Atletismo, Patín, Taekwondo. Pero la que marco un cambio fue el Roller Derby, un grupo de chicas rudas que usan mini shorts y andan en patines golpeándose, siendo Temperley el primero en tener un equipo oficial de esta disciplina.

Además de lograr introducir estos nuevos deportes y ayudar a cada participante de las mismas, Hernán Lewin, junto a su vicepresidente primero Alberto Lecchi y sus ayudantes, realizaron la campaña “10.000 nuevos socios” que fue superada ampliamente. En 90 días se logró la cantidad de dos mil socios, entre los que saldaron su deuda y los nuevos gracias a los descuentos en los pagos y las facilidades para abonar.

Quien también llegó en un momento duro para la institución fue Gastón Aguirre. El marcador central dejó San Lorenzo de Almagro para sumarse a las filas comandadas por el entonces entrenador Rodolfo Della Pica. Aguirre habló con EterDigital y el defensor enfatizó: “yo volví al club porque soy hincha y porque es el equipo que me dio la posibilidad de llegar a jugar en primera. Yo me crie acá. Si no estaba en mi casa o en la escuela estaba dando vueltas en el club con mis amigos”. Además, hubo otras prioridades que convencieron al jugador: “Debuté acá y me quiero retirar acá. Aparte de mis lesiones, sentí que el club me necesitaba en un momento duro de su historia y no le podía fallar después de todo lo que me dio. Y la verdad que me siento muy contento de tener este presente, en este lugar, porque acá hubo muchísimo esfuerzo para que hoy esto esté así, y los esfuerzos se valoran”.

Leave a Comment


Your email address will not be published.