La tenista Lourdes Carlé combina su presente como tenista con su carrera universitaria en los Estados Unidos. “Es una suerte de plan B, que me sirve para potenciarme”, confiesa.

Por Javier Iaria

Estudiante de la Universidad de Georgia en Estados Unidos, nacida en Daireaux en la provincia de Buenos Aires, vive hace dos meses en el país que hoy es potencia mundial con 18 años de edad. Ella es Lourdes Carlé y sólo sueña con ser jugadora profesional de tenis. Mari, como le dicen en el país donde hoy reside ya que les cuesta decir Lourdes, utiliza el estudio como un plan B, por si no llega a cumplir su sueño y además le sirve para poder entrenarse al máximo. “Es un nivel muy alto el que tienen las chicas acá y me sirve para potenciarme y cumplir mi meta”, confiesa.

Los tiempos que tiene para dedicarle al entrenamiento y al estudio son muy ajustados, pero ella cree que eso también le sirve para estar más enfocada. “No considero que sea difícil dedicarle la vida al tenis, yo lo elegí, mi objetivo es ser profesional”, remarca con una convicción que convence.

A pesar de ser joven, practica este deporte desde hace doce años, cuándo comenzó con sus primeras raquetas y sus primeros golpes. A los doce años de edad ya pudo darse cuenta que era mejor que el resto y decidió ir por ese sueño.

Lourdi, como le dicen en el circuito, lo considera como un trabajo, sin embargo recalca que disfruta mucho a la hora de jugar cada partido y cada torneo. “Creo que eso es lo más importante”, agrega. “Se extraña mucho a la familia y amigos”, revela la joven tenista que tiene a sus padres viviendo en Argentina. Hoy su única compañía es su hermano Pedro, que ya está recibido de Business Management y vive allá. Con él juega partidas de ping pong, las cuales son muy parejas, admite.

Le toca representar a Argentina en los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires, torneo en el cual espera tener una excelente participación, ya que la irán a ver muchos familiares y amigos. “Es lo máximo representar a Argentina, va a ser increíble que sea en mi casa. Es un orgullo”, revela. En su último año como junior, luego de haber ganado dos títulos, uno en San Lorenzo y otro en Brasil, comparte que sus torneos preferidos son Wimbledon, por la calidad del torneo y el U.S Open, porque ama Nueva York.

“Es una leyenda Sabatini, ojalá ganara la mitad de títulos que ganó ella, lograr lo que logró ella, superarla, superarme a mi cada día y dejar lo más alto que pueda al tenis argentino”, opina sobre la ex tenista Argentina, además vuelve a expresar sus metas a futuro, sus sueños.

Lourdes comenzará el año que viene su etapa profesional, algo que tiene muy en claro y no deja de mencionarlo, está enfocada y su meta se repite una y otra vez en su cabeza. Ser profesional, dedicar su vida al tenis.

Logró estar en el top ten junior desde el 2016 dijo presente en la mayoría de los cuadros principales de los Grand Slam y se siente muy esperanzada de ganar al menos una medalla en los próximos Juegos que le toca disputar. “Sería un gran orgullo”, ilusiona. Competirá en single, doble y doble mixto con Sebastián Baez, compañero con el que ganó la medalla plateada el año pasado en los Juegos Sudamericanos de la Juventud en Santiago. En ese torneo también ganó otra medalla plateada en single y medalla dorada en dobles en pareja con Andrea Farulla. Hoy es una de las deportistas con mayores chances de llevarse al menos una medalla y cerrar la temporada y su carrera como junior de la mejor manera.

Leave a Comment


Your email address will not be published.