DE RELATAR A LOS MUÑEQUITOS DE STAR WARS EN CASA, A LAS CAMPAÑAS DE FERRO Y SAN LORENZO POR AM


Maximiliano Berardo habló con ETER Digital sobre sus inicios en el relato radial y su manera de trabajar. Para ser narrador de fútbol hay que “leer mucho y tener estilo propio, no imitar a nadie”, asegura.

Por Miguel Álvarez, Mariano Fontanella, Alejandro Olaechea, Julián Suez y Matías Trabichett

Las tardes con el oído en la radio lo marcaron como él lo hacía, en el piso de su casa, con los muñecos de Star Wars. Manejaba los partidos imponiendo su voz. Luego, comenzó a leer lo que algunos no podían: las jugadas en aquellos picados de sus compañeros en la escuela. Ahí fue donde Maximiliano Berardo, hoy graduado en Ciencias de la Comunicación y en Locución, hizo las “inferiores”. De grande pasó a las cabinas. En la actualidad, relata las campañas de San Lorenzo para “Equipo Desafío” y de Ferro en el ascenso por AM 670.

-¿Cómo nació tu vocación por el relato? ¿Siempre lo tuviste decidido de chico o lo descubriste con el paso del tiempo?

-Desde chico escuchaba los partidos por la radio, pegado a la cama de mis padres. Imaginaba cómo eran los goles de acuerdo a lo que decía el relator. Luego pasé a relatar los encuentros entre equipos que armaba con muñequitos de Star Wars. Después, en el recreo de la primaria, los partidos que jugaban mis compañeros, y ya entrando en la adolescencia había imaginado mi propio equipo periodístico y hasta mi propia radio. 

-Y con la subjetividad, ¿cómo te manejas? ¿De qué manera fuiste separando al hincha del relator?

-Hincha se es siempre, hasta el último día de nuestras vidas, pero una vez que entrás a trabajar, automáticamente hay cosas que vas perdiendo, más lindantes con el fanatismo. Se siente igual que cualquier hincha, pero en un grado mucho menor.

-¿Qué opinión tenés sobre la visión construida que reza: “El periodista partidario es un hincha con micrófono”?

-Esa definición se adjudica a aquellos que opinan, varias veces, con insultos de por medio. Lamentablemente es así, pero ese estilo de la mayoría de los partidarios, se mudó también a algunos colegas de los medios más importantes. Hay que ser siempre periodista, por más que sigas solo a un club y te declares hincha del mismo.

FOTO 02

-¿Qué sentís cuando relatás?

– Lo disfruto, es una hermosa adrenalina, pero a su vez conlleva la responsabilidad de hacer bien tu trabajo, lo que te exige estar concentrado en todos los detalles de una trasmisión. Escucharme es lo primero que hago cuando llego a mi casa. Estoy atento a lo que puedo mejorar y los errores, que son parte de la vida cotidiana en cualquier ámbito. No me tortura haberme equivocado a menos que se trate de algo importante, como fallar en el autor de un gol o relatar tarde una jugada de gol por estar desatento. 

-¿Qué le recomendás a los que se inician en este ambiente del relato y a los que quieren, pero no se animan?

-El periodismo no es para tímidos, más allá de que todos en parte lo somos. Con respecto al relato lo primero que tiene que hacer alguien, que le gustaría formar parte de una trasmisión, es detectar realmente qué es lo que más le gustaría hacer: vestuario, móvil, estudios centrales, comentarista, relator… Si le gusta el relato, tiene que hacer lo que debe hacer cualquier profesional en su rubro: leer mucho y tener estilo propio, no imitar a nadie.

-¿Cuál fue el partido que más disfrutaste al ponerle tu voz y cuál te hubiera gustado relatar?

-En San Lorenzo hubo dos momentos: la noche del Silencio Atroz, el 8M en el Monumental por la Copa Libertadores, aquel 2 a 2 con nueve hombres. También me emocioné cuando narré la salida al campo de juego de San Lorenzo en Marruecos frente al Real Madrid por el Mundial de Clubes, ya que significó hasta ahora, la cobertura más importante de mi carrera. El partido que me hubiera gustado relatar fue Argentina contra Inglaterra en México 86’. Me intriga mucho saber cómo hubiera narrado los dos goles de Maradona en ese partido histórico

-Nombrás partidos de suma importancia, en los que se resalta la emoción. ¿Cuál es tu mayor virtud para transmitir lo que te genera?

Tengo mucho ritmo e intensidad. Trato de tener un grito de gol emocionante y ser muy descriptivo en el momento que los jugadores están festejando. Me gusta interactuar también con los cánticos de la hinchada. Es fundamental tener estilo propio y es por ello que uno va modificando algunas cosas, probando, hasta detectar que a la gente le gusta. No creo que se pueda permanecer inalterable cuando se trata de una tarea creativa como la nuestra, hay que hacer pequeños retoques cada tanto.

Relato

Leave a Comment


Your email address will not be published.