De un club barrial a la Scaloneta

Lionel Scaloni, actual DT del conjunto argentino que supo ganarse el cariño y respeto de la gente, paradójicamente tuvo una corta y desapercibida carrera como director técnico antes de sentarse en el banco albiceleste. Esto generó muchas críticas, hasta el día de hoy, pero lo cierto es que nadie puede reprochar su actuación que ocasionó un cambio rotundamente positivo en el fútbol argentino, de cara a la Copa del Mundo Qatar 2022.


“El joven inexperto”, como alguna vez lo catalogó el periodista y relator Mariano Closs, dejó su huella como futbolista en el Deportivo la Coruña de España. Al retirarse de la actividad se embarcó en el mundo futbolístico desde afuera de la cancha, con pizarra y fibrón en mano. Un apasionado del juego, meticuloso, obsesivo del fútbol, su destino como entrenador parecía estar escrito. Al finalizar el curso y para recibir el título oficial de técnico, por obligación de la Federación Española de Fútbol, Lionel tenía que demostrar lo aprendido en la conducción de cualquier equipo. Fue entonces cuando tomó las riendas del CF Son Caliu, del barrio de Mallorca. Su incursión en las juveniles a modo de prácticas duró solo cinco meses ya que Jorge Sampaoli, DT del Sevilla en ese momento, lo llamó para que integrara su equipo de trabajo como ayudante de campo.

Scaloni con los juveniles del CF Son Caliu

Ya ubicado en un sector donde podría ganar mucha experiencia como lo es la primera división de España y detrás de un hombre consagrado, Scaloni transitó sus primeros meses como integrante de un cuerpo técnico. Pero poco tiempo después de haberse instalado en los alrededores del Sánchez Pizjuán, ocurrió otro giro inesperado: la Selección Argentina. Ante el ofrecimiento de parte de AFA hacia Sampaoli y su aceptación, el oriundo de Pujato también emprendería el desafío que, para su precocidad en la materia, era una prueba deseada por muchos. Finalmente el paso de Sampaoli por el seleccionado fue un fracaso, rodeado de conflictos con jugadores y dirigentes que desembocaron en la eliminación de Rusia 2018 y la renuncia del dt argentino.

Ante los próximos e inmediatos desafíos que disponía la albiceleste, Claudio Tapia, presidente de AFA, le propuso un interinato a Scaloni y este aceptó. Acompañado de Walter Samuel, Pablo Aimar y el Ratón Ayala comenzaron un proceso de renovación en el equipo y, sin imaginarlo, fueron pasando exitosamente varias pruebas que, por los resultados y ante la falta de nombres para sucederlo, lo llevaron a dirigir la Copa América 2019. El tercer puesto obtenido en aquella competencia dejó buenas sensaciones y lo transformó en el técnico oficial de la selección.

Su intensidad estuvo a la altura de las circunstancias, y en su cabeza el objetivo era claro: crear un proyecto como técnico, con la constante búsqueda de la consolidación del equipo, sentido de pertenencia, honestidad, trabajo duro y humildad.

Desde ese entonces todo fue en ascenso para él y la Argentina: comunión con los jugadores y en especial con Lionel Messi, entusiasmo en la gente y, un clima que hace mucho tiempo no se respiraba en el predio de Ezeiza.

La frutilla del postre fue la obtención de un título luego de 28 años de racha negativa ante el mismísimo Brasil en el Maracaná, como lo fue la Copa América 2021 donde nació un mote que al parecer ya es marca registrada: La Scaloneta.

Dejar comentario

Dejá tu comentario