EL COSTO DE UNA MEDALLA


Desde la creación del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD), el Estado es el principal patrocinador del deporte en Argentina, dándole la oportunidad a muchísimos deportistas a poner el foco sólo en entrenar, competir y ganar medallas. Pero ¿cuánto es exactamente lo que se ha invertido en el deporte?

Por Martín Fisdel – @merchf

ENARD - Foto 2

Llegar a competir en un Juego Olímpico requiere un sacrificio enorme de parte de un deportista y todos los que lo rodean, incluyendo entrenadores, sparrings, sponsors y demás. Por suerte, desde 2012 los competidores argentinos saben que pueden contar con el ENARD, que les da un incentivo económico que es de gran ayuda para que solo se preocupen por entrenar y puedan estar en el alto nivel internacional.
Este organismo estatal es muy joven, entrando en vigencia en agosto de 2010, nueve meses después de que el congreso sancionara la ley 26.573 que llevó a la realidad el sueño que tenían algunos dirigentes del Comité Olímpico Argentino y la Secretaría de Deportes. La meta fundamental de esta ley es apoyar a las federaciones deportivas con dinero para competencias, traslado, equipamiento y también con becas para sus deportistas sacando el dinero del 1% de las facturas de teléfonos celulares.
De todas formas antes de la existencia del ENARD, los deportistas recibían apoyo de la Secretaría de Deporte, pero era mucho menor la ayuda a la que reciben ahora y también gran parte del dinero se destinaba al deporte social más que al de alto rendimiento.
Pero opuestamente con lo que se creería, el primer Juego Olímpico del ENARD, Londres 2012, tuvo menos resultados para los argentinos que en Atenas 2004 y Beijing 2008, logrando una medalla dorada, una plateada y dos de bronce frente a dos primeros puestos y cuatro terceros lugares en las anteriores dos citas.
Pablo Fuentes, gerente de marketing y comunicación del ente, explica que “el ENARD tenía un año y medio de vida, y no podes cambiar el deporte en ese tiempo. No vas a cambiar ni una medalla más ni una medalla menos por eso, no tuvo injerencia tampoco en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, donde el ENARD tenía meses de vida; por más plata que pongas no va a hacer al atleta ganador de medallas o perdedor de medallas en un año de inversión, es imposible”.
“Las clasificaciones para Londres habían sido antes – justifica – . Te digo más, Río de Janeiro 2016, con casi seis años del ENARD, no va a ser un JJOO donde veas diferencias por el ENARD, porque los atletas van a ser atletas con su historia deportiva jugada, por buena o por mala que sea. Recién hablamos de Tokio 2020 como una camada de deportistas que nacieron con el soporte del ENARD”.
Un ejemplo concreto es el del lanzador de jabalina Braian Toledo: con 21 años fue descubierto en un Juego Evita, desde ahí fue acompañado por el estado y gracias a ello pudo conseguir resultados que lo llevaron a alcanzar el record nacional, colgarse el oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Singapur en 2010, ganar una medalla de plata en el Mundial juvenil de Barcelona 2012, competir en el juego olímpico de la capital inglesa, y ganar a principios de octubre el Sudamericano Sub-23 de Montevideo con su mejor marca de la temporada.
Esto hubieses sido casi imposible de no contar con el apoyo del estado ya que, como él mismo explica, “la indumentaria ideal para la competición es carísima, y una jabalina puede llegar a costa 1.500 euros. Además algunas veces mi entrenador no puede viajar a las competencias como parte de la delegación, por lo que tengo que costear todos sus gastos por mi cuenta.”
Además, el oriundo de Marcos Paz cuenta cómo son tratados en la delegación en cualquier evento: “El ENARD también se encarga del pasaje y la estadía en las competencias más importantes, por lo que nos alojamos en hoteles de primer nivel y tenemos todas las comodidades. En Uruguay, por ejemplo, éramos 43 deportistas, siete dirigentes, cinco entrenadores y dos médicos. Siempre se puede crecer un poco más y estoy seguro que con los años va a seguir mejorando, pero la verdad que no nos podemos quejar”.
El ENARD también se encarga de los gastos para acondicionar los estadios y las instalaciones para algún torneo internacional organizado en el país (como serán los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018 en Buenos Aires), y las becas para los 1800 deportistas y entrenadores.

Leave a Comment


Your email address will not be published.