EL JUDOCA QUE CUMPLIÓ SU SUEÑO


Buenos Aires 2018 no sólo le dará la chance a Joaquín Burgos de ser el representante nacional en 100 kilos, sino que le permitió cumplir su sueño de conocer a su ídolo, el griego Ilias Iliadis, y hasta disputar un combate con él.

Por Agustín Bartolucci

El neuquino Joaquín Burgos competirá en los Juegos Olímpicos de la Juventud en la división hasta 100 kilos. No se destaca por su gran porte y comenzó a realizar judo en la primaria por un compañero. Su entrenadora se llama Lorena Briceño, una de las pocas neuquinas en participar de los Juegos Olímpicos. Joaquín lo realizaba como un hobbie para compartir momentos con sus amigos; sin embargo, terminó siendo algo más que una actividad. Se convirtió en una pasión. “Le metí muchas ganas y sacrificio en cada clase” expresó Joaquín.

De muy joven llegó su primer llamado a la Selección para competir en los Nacionales. En 2011, el joven neuquino ganó su primer torneo en Córdoba. “Ese día fue inolvidable, no me lo esperaba” comentó. De ahí en más el joven comenzó a escribir su historia, ya que al año siguiente se quedaría con los torneos Nacionales Apertura y Clausura y la citación a los campos nacionales de Infantiles.

“Ganar campeonatos es símbolo de que las cosas se vienen haciendo bien, aun así, siempre hay cosas por mejorar y aprender. Representar a Argentina es una adrenalina única y placer hermoso. Ver que por cada argentino que lucha, corre o juega y se hace reconocido en dejar a la Selección Argentina en lo más alto también es una alegría inmensa” dijo. Pero este joven no sólo se conforma con esto, su máximo objetivo es luchar en un Juego Olímpico de mayores y, obviamente, subir a un podio-

Joaquín sigue mucho en judo a deportistas europeos. Como preparación para Buenos Aires 2018 se fue a entrenar a Túnez, un lugar donde las costumbres son muy distintas. El judoca quedó asombrado por cómo se manejan ahí. “Me tocó ir en época de fiestas. La gente compra animales vivos que los venden en los supermercados para sacrificarlos. Ellos matan a los animales en sus casas y los cocinan afuera para comerlos” dijo el judoca muy asombrado por lo que vivió en su experiencia en Túnez. Pero eso no fue todo.

Luego de sus entrenamientos de mucha intensidad, el joven se llevó una gran sorpresa: conoció a su ídolo Ilias Iliadis, uno de los deportistas griegos más exitosos ya que obtuvo seis medallas de oro (una en Juegos Olímpicos, tres en Mundiales y dos en Europeos). Joaquín no sabía qué decir, no podía creer tenerlo en persona. “No me salían las palabras, es uno de mis grandes ídolos. Lo sigo mucho por redes sociales y no caía el hecho de tenerlo en persona y verlo físicamente”. dijo muy emocionado Y hasta tuvo la posibilidad de luchar ante él. “Fue un gran recuerdo. Si bien en los Juegos Olímpicos de la Juventud buscaré una medalla, haber compartido tatami con Ilias ya me hizo sentir ganador”.

Leave a Comment


Your email address will not be published.