FIJI Y SU ÉXODO DE TALENTOS


La residencia para que un jugador pueda jugar para otra selección se extendió de tres a cinco años.

Por Juan José Petulla y Dery Brian Santa Cruz.

“En Fiji, las opciones son el ejército o el rugby. Si no te gusta pelear, probablemente tu única salida será el rugby”, manifiesta Nicky Little, ex apertura de la selección fijiana, ante la problemática que viene atravesando desde hace tiempo con la emigración de jóvenes promesas con la ilusión de una carrera como jugador profesional y una vida mejor.

Agentes de distintos países de Europa van a las islas a presenciar las competencias escolares de los adolescentes fijianos con el fin de cazar algún talento y asegurarse algún tipo de acuerdo para que el joven isleño abandone sus tierras.

Este despojo de jugadores, no permitió a Fiji crecer como potencia más allá de que lo sea en el 7s.

Las principales potencias cuentan con algunos fijianos dentro de su plantel nacional, Australia tiene a siete, Taqele Nayaravoro (Ala), Henry Speight (wing), Samu Kerevi (centro interno), Tevita Kuridrani (centro externo), Sefa Naivalu (wing), Eto Nabuli (ala) y Marika Koroibete (wing). Inglaterra cuenta con Nathan Hughes (octavo), Semesa Rokodoguni (centro y ala) y Ratu Joe Cokanasiga (wing). Francia tiene a Virimi Vakatawa (ala y centro) y Noa Nakaitaci (ala). Por último, los All Blacks poseen al fijiano Waisake Naholo (centro).

Para combatir este éxodo, la World Rugby, máximo organismo mundial de la pelota ovalada estableció que la residencia de un jugador para poder jugar con su selección nacional a nivel internacional pasará de tres a cinco años de manera consecutiva o diez años discontinuos a partir del 2020 para que no afecte la preparación al Mundial de Japón 2019.

“Formar parte de una selección nacional es una recompensa por haber dedicado su carrera y su vida en el rugby a su nación y estos cambios (de reglamento) vana permitir asegurar que la escena internacional esté llena de jugadores entregados a su nación, a lo que han llegado por esos méritos”, sostuvo Agustín Pichot, vicepresidente de la World Rugby.

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.