JUANA BILOS: “NOS FALTA TENER DIVISIONES INFERIORES”

La jugadora de Gimnasia nos cuenta cómo es la situación actual de la actividad, lo que puede aportar a una sociedad que lo desprestigia y su visión sobre las bases establecidas.

Por Matías Trabichett

Juana Bilos es la definición de una persona comprometida. Nació con una pelota bajo su pie y, desde entonces, tiene tanta precisión para reflexionar sobre el fútbol femenino en nuestra sociedad como para marcar a las jugadoras rivales. Desde chica jugaba picaditos con su tío, con sus amigos en el colegio y en la colonia. La central jugó en Villa San Carlos, UAI Urquiza y Gimnasia de La Plata. También formó parte del Seleccionado Sub-20. Cada mensaje de Bilos es minucioso, como sus cabezazos en el área rival.

-¿Qué consideras que le falta al fútbol femenino para crecer e igualar al masculino?

-Me parece que, como algo principal, es que el fútbol femenino tenga el mismo derecho que el masculino. Es decir que se lo reconozca igual. Ahora cambió muchísimo, pero antes era totalmente discriminado. Después, por ejemplo, el fútbol femenino no tiene inferiores, eso te lo marca un montón. Nos falta tener divisiones inferiores. El masculino desde que son chiquitos pueden jugar al fútbol. Esto cambia un montón, practicarlo desde chico que hacerlo a los 15 años que estás totalmente desarrollada.

-¿Qué cambió en el último año a partir de la profesionalización?

No es una profesionalización cien por ciento, es semiprofesional. Muchas de las chicas más jóvenes se pueden dedicar a esto. Por lo menos, te podés dedicar un poco sin preocuparte del ingreso. El cambio fue el nivel del torneo. Como las chicas se pueden dedicar más al fútbol, entrenan más, hay un mayor nivel. También hay mayor difusión, pasan partidos por la televisión. Eso te permite, no sé si generar un ingreso como el fútbol masculino, pero es un gran paso que transmitan los partidos y vaya la gente a verlo a las canchas.

FOTO 02

-¿Qué reclamos están llevando aún adelante sobre la dirigencia de los clubes y de la AFA en relación al presupuesto?

Por lo menos en Gimnasia de La Plata, mi club, ninguno. La institución, por suerte, nos dio diez contratos y a las que integran el plantel les dan viáticos. Me parece que es una conquista grande que, por ahora, está bien.

-¿Qué puede aportar el fútbol femenino y hoy no se ve reflejado?

-Es inclusión, permite mostrar otra visión a la sociedad. Es romper bases ya establecidas que son necesarias cambiarlas. Es, en general, que las mujeres logren tener su espacio, tener los mismos derechos que los hombres.

-Completá la frase, por favor. El fútbol femenino debería….

-Seguir creciendo, seguir incentivando a las chicas más chicas. Creo que esto es para largo. Debe generar inferiores. Me parece que hay mucho material, pero todavía  no se está explotando como se lo aprovecha en otros países. El camino es ese, que se empiece a jugar de más chicas y que comience a tener la importancia que se merece.

-¿Qué es lo que te genera cuando te das cuenta que la visión errónea de “no podés jugar porque sos una nena” ya no lo sufrirán las chicas que quieran practicar fútbol?

-Sin duda es una frase horrible que pasamos y pasaron muchas chicas. Por suerte eso se está cambiando en distintos ámbitos. Los deportes son mixtos, es decir, que lo pueden practicar hombres y mujeres. Ya no es encasillado solo para un género. No lo van a sufrir más porque esto cambia. Hay que empezar a establecer bases distintas a las que había antes. Obviamente cuesta, pero es de todos. Cada uno tiene que ir cambiando de la manera que puede, no solo en el fútbol, también en la sociedad.

-Mencionás romper barreras. ¿De qué manera te parece que pueda contribuir la sociedad para erradicarlas?

-Principalmente cambiando o, por los menos, haciendo dar cuenta de comentarios como “ah, mirá una chica jugando al fútbol”, como si eso sorprendiese. Me parece algo complicado. Desde mi lugar, me parece algo que no va. Y después paciencia, y mucha. También ir ganando terreno, nada de correr a los hombres. En el sentido de no es que quiero que el fútbol masculino deje de tener la importancia que tiene, sino nosotras llegar a esa importancia. Eso se la damos nosotras y mostrarle al mundo lo que se puede dar. Con los pensamientos erróneos, hay gente que ya los tiene. Son grandes y no van a cambiar. Me parece que inculcándole a la gente joven esos pensamientos, positivos, de inclusión, se va a generar otro clima para el futuro.

Matías Trabichett

Dejar comentario

Dejá tu comentario