LA PELEA POR EL “ORO EN POLVO” NO SE DETIENE


Luego de la reapertura sigue la incertidumbre en el Club Comunicaciones. El Órgano fiduciario que administrará las arcas por tres años más informó que hubo 500 socios nuevos en la primera semana y piensa en pagar la deuda que llevó al club a la quiebra. Sin embargo, la pelea no cesa y ningún sector pierde la esperanza de quedarse con la institución de Agronomía.

Por Nicolás Paul (@nicolasapaul)

La puja por quedarse con el predio deportivo con más hectáreas de la Ciudad de Buenos Aires no termina. A pesar de la extensión hasta 2015 de los plazos de control fiduciario  dispuestos por la Cámara “D” del juzgado siete en lo civil y comercial a cargo del juez Fernando D`Alessandro,  tanto el Gobierno de la Ciudad como la Mutual de Camioneros mantienen expectativas para volver a ofertar por el club. Si bien el objetivo desde la administración es salir de la quiebra, hace 13 años que Comunicaciones está bajo control judicial, y los socios quieren recuperar el club.

Mientras tanto, el Gobierno porteño, a través del Ministerio de Desarrollo Económico, informó que se volverán a analizar nuevas medidas para la adquisición del club si la situación persiste. El gobierno de Mauricio Macri intentó quedarse con cinco hectáreas para la construcción de un estadio techado por el pago de la deuda que “el Cartero” tenía con la ciudad por el incumplimiento del ABL (Alumbrado Barrido y Limpieza).

Miguel Enrique, secretario de la Mutual de Camioneros, le comentó a ETER digital que mantendrán el millón de pesos que están depositados en el Banco Ciudad y que el gremio depositó para la compra del predio y que no se tocarán hasta que concluyan los tres años de extensión del fideicomiso. “No pudimos cerrar la operación por los inadaptados que quieren mantener el kiosquito de Comunicaciones. Nosotros no tenemos la intención de hacer un estadio o una torre lujosa; queremos mantener el sentido social del club con los beneficios que tiene Camioneros para todos. La plata la vamos a dejar en el banco y devengará intereses. Cuando los tres años terminen, ofertaremos otra vez”, sentenció Enrique y concluyó: “Lo que hizo el juez nos pareció una tomadura de pelo”, en relación con el dictamen de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo comercial que frenó la venta al sindicato que comanda Hugo Moyano aprobada por el Juez D´Alessandro. La medida considera que la transacción no era la mejor salida para una institución sin fines de lucro. El proyecto de la Mutual contemplaba 11 millones para saldar el pasivo de ese momento y 41 millones para obras como la construcción de una escuela para discapacitados. La pelea por el club quedó en suspenso y podría terminar si la quiebra se levanta. Sin embargo, si la situación irregular persiste, la pelea puede retomarse luego de estos tres años.

Comu1

“Vamos a sorprender con lo que va a pasar en el club. Tenemos fe que la quiebra se va a levantar antes de tiempo”, le dijo Aníbal Ibarra, legislador porteño por el Frente Progresista Popular, quien impulsó varios proyectos para que la entidad volviera a ser una institución civil. Jorge Rapaport, nueva cabeza del Órgano, es especialista en gestión deportiva y es un hombre de confianza del ex Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Además de haber trabajado para el Gobierno porteño en el área de deportes, fue Coordinador de Uniendo Buenos Aires que formó el equipo Buenos Aires Unidos, último campeón de la Liga Argentina de Vóley. Rapaport piensa en devolver la administración a los socios al finalizar la intervención: “Con los ingresos que tenemos podemos mirar hacia adelante. Está todo con cierto orden. Hoy tenemos el club con las puertas abiertas. Entran los que tienen que entrar. Hay una mirada general de toda la gente para ir hacia adelante”. El juez que dictaminó la extensión del fideicomiso, reemplazó a Eduardo Finoccietto, anterior titular, pero con la continuidad de gestión según la Ley de quiebra de Instituciones Deportivas. Rapaport se refirió a la labor del D´Alessandro: “Estoy satisfecho con su participación. Tengo muy buena comunicación con él en todo sentido. Nos escucha y está trabajando para el club. Esta es la lógica del Órgano y de la Ley que nos permite administrar”.

Según el Ministerio de Desarrollo Económico, la ciudad condonó la deuda del ABL por cuatro millones y medio de pesos sólo en el caso que se mantengan las actividades como organización civil sin fines de lucro (sin la intervención de Camioneros). Esto lo establece el Artículo 2 de la Ley 23.514 de “Contribuciones Barrido y Limpieza”. Sin embargo, la Ciudad reclamó el pago de otros dos millones generados luego de la sanción de la Ley 3.279 que perdonó la deuda. Los clubes están exentos del pago de ABL, pero la omisión del Gobierno porteño y la falta de una presentación formal para evitar el cobro del impuesto generaron una nueva mora. Para contrarrestar esto, Ibarra, junto con otros legisladores, presentó en mayo un proyecto a la Legislatura porteña para que se sancione una nueva ley que condone el nuevo monto adeudado. Según el Ministerio de Desarrollo Económico a través de Nicolás Monti, prensa del área de deportes, la Ciudad impulsó todas las decisiones para favorecer a los vecinos. Sin embargo, recién este año, el Gobierno de Macri abonó los 600 mil pesos por una deuda que tenían con Comunicaciones por el uso de las piletas en la temporada de colonias 2012. La ayuda del gobierno porteño fue escasa pero ésta puede ser esencial para mejorar la situación económica de Comunicaciones para el futuro. “La ciudad, desde los legisladores, acompañó para devolver el club a los socios. El ejecutivo no vio con mala cara la entrega de la institución de Moyano porque tenían negocios en conjunto y tomó las cosas con desgano para resolver este tema. Formalmente hizo lo que tenía que hacer pero no con el ímpetu que hubiésemos querido”, dijo Ibarra y agregó: “Hay perspectivas positivas, caminos abiertos. La situación no es perfecta, pero se está analizando la realidad y se vislumbra un buen futuro. Para que Comunicaciones vuelva a los socios hay que saldar la deuda. Esta es la ecuación que cumplir”.

comu2

La situación económica sigue siendo grave: la deuda es de ocho millones de pesos según datos del Órgano fiduciario. Las expectativas del nuevo fideicomiso son buenas y el club tiene todas las herramientas e ingresos para poder saldar el pasivo y terminar con la quiebra. En la primera semana, luego de la reapertura, se sumaron 500 nuevos socios según números oficiales. A pesar del pasivo, los sueldos de los empleados del club están al día y ésto se pudo confirmar con el Sindicato de Empleados de Entidades Civiles y los mismos empleados del lugar.

Todavía, dentro del club se respira la enemistad entre la administración que ordena la Ley de Quiebras de Entidades Deportivas y los socios que quieren recuperar su club. Roberto Ruiz, socio y miembro de la Subcomisión del hincha dudó de la eficacia de la gestión: “El juez se ha olvidado del club, de la gente; es inoperante. No tiene lo que hay que tener para frenar esta situación. El club es rentable y se roban todo. No queremos tres años más de fideicomiso porque van a preparar todo para darle el club a Moyano”. Las culpas cruzadas por la situación colocan el foco en un pasado que ya expiró. “Comu es de la gente”, dicen los grafitis de los carteles que dan a Avenida San Martin. Todavía las cuentas están pendientes y el futuro, incierto. La pelea por el “oro en polvo” no para.

Leave a Comment


Your email address will not be published.