LA PRIMERA FINAL: EL CULPABLE DE TODO


Guillermo Vilas debutó en la Copa Davis con tan solo 17 años. Fue en 1970 frente a Chile, serie que se perdió por 3-2 en el Buenos Aires Lawn Tennis Club (BALTC). El porteño de nacimiento y marplatense por adopción debutó venciendo a Patricio Cornejo en el primero de sus 45 victorias en singles (tuvo 12 más en dobles) y luego cayó Jaime Fillol, una de sus escasas diez derrotas (además perdió 14 en dobles).
El inventor de la Gran Willy consiguió su primera victoria relevante en 1977 – año en el que ganó Roland Garros y el US Open y fue considerado por los expertos como el mejor del planeta tras quedarse con 16 de 31 torneos disputados- cuando junto con Ricardo Cano y Elio Alvarez pudieron superar por primera vez a Chile por 4-1 en la definición Sudamericana. Luego, con el dictador Jorge Rafael Videla sentado en el palco oficial del BALTC, condujo a la Argentina a una victoria en la Final Americana ante Estados Unidos, por 3-2. En la Semifinal Mundial, en el mismo escenario, no pudieron con los australianos Phil Dent y John Alexander, que se impusieron por 3-2 para conseguir el ticket a la final en la que vencerían a Italia.

Vilas y Clerc, cerca de coronarse pese a que no se hablaban.

Vilas y Clerc, cerca de coronarse pese a que no se hablaban.

En 1980, ya secundado por José Luis Clerc, llegó a la misma instancia semifinal luego de haber dejado en el camino a Estados Unidos en el BALTC con un joven John McEnroe, Brian Gottfried y Peter Fleming. Pero los conflictos internos estallaron en los vestuarios del estadio de los Bosques de Palermo y fueron incapaces de doblegar a una Checoslovaquia en la que brillaba Iván Lendl, secundado por Tomas Smid y Pavel Slozil, quienes se llevaron un impensado 3-2 para alcanzar la definición en la que superaron a los italianos.
En 1981 se cambió el formato y Argentina, con dos top ten como Willy y Batata Clerc, ingresó al Grupo Mundial. En la ronda inicial superaron por 3-2 a Alemania en Munich; en cuartos de final despacharon por idéntico score a Rumania en Timisoara, mientras que en la semifinal jugada en el BALTC rompieron el hechizo y barrieron por 5-0 a Gran Bretaña. En la final, celebrada en una rápida carpeta montada en el Riverfront Coliseum de Cincinnati, esperaban los locales, con McEnroe afirmado como Nº 1 del planeta en singles y dobles con Fleming. El viernes 11 de diciembre, Super Mac le ganó en tres sets el partido inicial a Vilas, Clerc superó en sets corridos al fortísimo sacador Roscoe Tanner. El sábado, en el dobles y casi sin hablarse entre sí por diferencias personales, Willy sacó para ganar estando 7-6 en el quinto set, pero McEnroe-Fleming lo dieron vuelta y se impusieron por 11-9 en el parcial decisivo. El resultado y se llevaron el quinto set 11-9. El domingo 13 McEnroe le ganó en cinco episodios a Clerc y la serie terminó 3 a 1 para los dueños de casa.
El último gran golpe fue en 1983. En la primera ronda, de locales, se tomaron revancha de EE.UU. por 3-2. Tras un contundente 5-0 ante Italia, en Roma, en las semifinales no pudieron con la Suecia de Mats Wilander, Anders Jarryd y Stefan Simonsson que se impuso por 4-1, camino al segundo título de su historia. En la edición posterior, Vilas jugó su última serie de Copa Davis en la ronda inicial ante Alemania, en Stuttgart: festejó en el singles ante Hans-Dieter Beutel y en el dobles, con Clerc, contra Beutel y Andreas Maurer, antes de despedirse con una derrota ante Michael Westphal para cerrar una serie que se ganó por 4-1. En el cruce de semi (que se perdería por 5-0 ante EE.UU. en Atlanta) ya no estaría la vincha más famosa de nuestro deporte.

Leave a Comment


Your email address will not be published.