LOS INICIOS: GANZÁBAL: “NO HE VISTO A UN MEJOR JUGADOR QUE DEL POTRO”



-¿Cuándo fue su primer partido por la Davis?
-Mi primer partido fue en 1967 y mi último fue en 1976; fue casi una década. Nosotros jugábamos muchos partidos en Zona Sudamericana que eran diferente a lo que es ahora. Tiene mucho menos merito lo nuestro.

-¿Qué le faltaba a la Argentina en esa época?
-Nuestro rival más duro era Chile. Creo que mientras yo jugué no le ganamos nunca. Es más, en 1973 teníamos que ganarle sin problemas porque éramos locales y Guillermo (Vilas) ya estaba entre mejores del mundo. Se dio una cosa increíble porque el primer día Guillermo le ganó a Jaime Fillol, yo perdí con Patricio Cornejo (me jorobaba muchísimo su juego, era un jugador 100% copero). Ganaron en dobles Cano y Vilas y estábamos 2-1. Guillermo, increíblemente, perdió con Cornejo en el quinto y yo perdí por primera vez en mi vida con Fillol también en cinco en un partido que se suspendió falta de luz y terminó el lunes.

Julián Ganzabal, el Nº 1 nacional antes de la aparición de Vilas.

Julián Ganzabal, el Nº 1 nacional antes de la aparición de Vilas.

-¿Cómo era ser tenista en la época previa a Vilas?
-Cuando tenía 18 años estaba estudiando la carrera de ingeniería civil en la UBA y pude hacer las dos cosas. Si me hubiera dedicado de lleno al tenis podría haber llegado a quedar entre los mejores 20 o 25 del ranking; así llegué a estar entre los 60. Recién empecé a jugar internacionalmente a los 25 años cuando me recibí y ahí me entrene más o menos duro. Jugué cuatro veces Wimbledon y cuatro Roland Garros.
¿Cuál es el partido que recordás?
-El triunfo personal que recuerdo como una gran hazaña fue ganarle en Gstaad 1969 al australiano Fred Stolle, Nº 3 del mundo, campeón del US Open y Roland Garros y finalista de Wimbledon. Pero el momento que más me quedó grabado fue cuando ganamos la Copa Mitre por equipos en Guayaquil en 1972. Nos tocó una zona durísima: la primera rueda fue con Brasil, Chile y la final con Colombia. Nuestro equipo era Guillermo Vilas, Ricardo Cano, Héctor Romani y yo. Hacían 35º todos los días, una humedad terrible y jugábamos al mejor de cinco sets. En nueve días, Guillermo jugó nueve partidos y yo, seis. En la final contra los colombianos estábamos 2-2 y me tocó definir contra Iván Molina; estaba cansadísimo, perdiendo 6-2 6-1 4-1 y 40-15. No sé de dónde saque fuerzas y le gané 7-5 el tercero, 6-3 el cuarto y en el quinto iba 5-3 arriba cuando se me acalambró la mano derecha. Terminé ganando 7-5 y estuve como dos horas tirado en una camilla que no me podía ni mover de los calambres que tenía.
-¿Cómo ves a la Argentina en esta final de la Davis?
-No he visto en la historia del tenis a un mejor jugador que Del Potro cuando está al 100%. Cuando está a su máximo nivel es lo más grandioso que ha dado el tenis. Todo depende de él en la final; lamentablemente tiene que jugar los tres puntos. Creo que lo bueno es que no se lo van a mandar a Karlovic en el primero porque lo van a cuidar para el dobles y el último día.

Leave a Comment


Your email address will not be published.