LEANDRO CAHN: “LAS NUEVAS GENERACIONES NO VIERON MORIR A SUS FAMILIARES Y AMIGOS A CAUSA DEL VIH”


El director ejecutivo de Fundación Huésped reflexionó sobre los avances científicos, las nuevas formas de prevención y el estigma que sigue en pie.

Por Tomás Villafañe

Leandro Cahn es el director es ejecutivo de Fundación Huésped. En esta entrevista analiza los desafíos y avances científicos y sociales con respecto al VIH. En particular de  los nuevos tratamientos y formas de prevención.

—Por la crisis hay una caída en todo el país de la venta de preservativos. ¿Esto implica un mayor riesgo de multiplicación de enfermedades de transmisión sexual?

Aunque la cantidad de preservativos utilizados es un indicador importante no es el único y dentro de eso la cantidad de ventas es un indicador fuerte, pero tampoco es el único. Desde hace muchos años hay políticas de promoción y distribución de preservativos gratuita. De todas formas hace varios años se ve una caída en el uso del preservativo a nivel mundial por diversas causas. Una es las buenas noticias que tenemos en relación al VIH y la posibilidad de las personas con el virus a tener una buena calidad de vida con los medicamentos. También hay una pérdida de miedo por parte de las nuevas generaciones que no vieron morir a sus amigos y familiares por la epidemia.

En ese sentido existe la Profilaxis pre Exposición (PrEP) como herramienta de prevención. Si buscas en organismos oficiales se ve muy poca información al respecto. ¿Por qué te parece que pasa esto?

El tema PrEP es muy complejo porque no está como política pública y tiene todavía algunas resistencias. Creo que no están justificadas porque las ciudades del mundo que implementaron programas amplios de PrEP vieron caer dramáticamente la cantidad de nuevas infecciones. Algunas personas creen que como hay PrEP, van a dejar de utilizarse preservativos. Nosotros lo vemos al revés. Esa gente ya no está usando preservativos. Argentina tiene desde hace muchos años 6000 a 6500 nuevos casos de VIH diagnosticados cada año, entonces esa gente ya está infectándose. Además la PrEP es una estrategia de prevención porque Indetectable=Intransmisible (I=I)

—¿Qué significa I=I?

Significa que una persona que vive con VIH y tiene carga viral indetectable o sea, que la cantidad en virus en sangre es tan poca que los análisis no lo detectan y no le transmite el virus a un tercero. Evidentemente no se hacen los testeos a todos los que hay que testear y no están tratando a los que tienen que tratar no hay supervisión de cuando la carga viral es indetectable.

De I=I también se habla bastante poco. Hay un desconocimiento generalizado. ¿Por qué se da esto?

En general el VIH es un tema olvidado en la agenda. Hay poca estrategia comunicacional de parte del estado. Hace varios años la sociedad tiene un conocimiento estancado del VIH. Hay poca noción de que el cuidado es de a dos y se le pone toda la responsabilidad a la persona VIH positiva. La manera de dar a conocer todo esto es seguir explicando, seguir hablando de la evidencia científica y seguir buscando. Vos cuando escuchas hablar a las personas con VIH hablando de lo que significa el i=i para ellos es una baja del estigma gigante. Los saca de un lugar donde, queriendo o no, terminaban poniéndose. El lugar de potenciales difusores de la peor epidemia del siglo XX.

—El año que viene van a empezar a ser una opción los tratamientos inyectables en vez de las pastillas. Eso mejora la calidad de vida de las personas con VIH?

Sin duda va a ser un cambio en las reglas del juego. Imaginate darte una inyección cada uno o dos meses en vez de tener que tomar pastillas todos los días. También mejora las condiciones de los que tienen dificultad para el acceso a la salud ya que entre el 60% y el 70% de las personas con VIH no tienen cobertura médica. Se pueden hacer campañas para dar las inyecciones en vez de que la persona se tenga que acercar al hospital.

La ONUSIDA tiene como objetivo a nivel mundial que todos los países tengan algo conocido como “90-90-90” para el 2020. ¿En qué consiste?

“90-90-90” establece en primer lugar que el 90% de las personas con VIH lo sepan. Que de ese número el 90% este en tratamiento y el tercer número es que el 90% que estén en tratamiento tengan carga viral indetectable

¿Cómo está Argentina con respecto a este objetivo?

Con respecto al primer 90 el último dato que cantó el ministerio es 81%. El segundo es más fácil de medir porque tenés los datos de la dispensa de medicamentos. Ese número ronda el 80%. El tercer 90 es el que está más complicado, ahora no tenemos reactivos para ver la carga viral así que no podemos saber.

Lo que sí sabemos es que se siguen infectando y muriendo la misma cantidad de personas que hace 10 años. Eso es una mala noticia.

—¿Por qué dudas de los datos del ministerio?

No porque el ministerio no dé los datos bien. Sino porque se nutre de las jurisdicciones provinciales, entonces hay ahí un problema de registro metodológico del sistema federal de salud.

Yo veo que hay muchos avances científicos pero a la vez del lado social se queda un poco atrás.

La ciencia va más adelante que la sociedad sin dudas.

¿Cómo te parece que se revierte eso?

Yo creo que se ha mejorado. El estigma no es igual que hace unos años y nosotros desde Huésped insistimos con información basada en evidencia científica. En ese sentido, las redes sociales bien utilizadas son una herramienta interesante de contacto directo. Seguir pensando estrategias innovadoras para seguir llegando con el mensaje es un desafío sin dudas, pero no perdemos la esperanza.

En este momento hay un florecimiento de sectores conservadores que justamente están en contra de todo lo que venimos hablando. ¿Esto afecta el laburo de FH?

Más allá de los trolls que son marginales, hay un grupo minoritario que está en contra del sistema de Derechos Humanos.  A nosotros el año pasado nos pintaron la fachada. Eso no estuvo bueno. Nosotros trabajamos e impulsamos el debate con evidencia científica.

Los acusan de promover el aborto y “la ideología de género”. ¿cómo se toman eso?

Si no fuera trágico seria chistoso. Hay una cuestión ahí de como encausar el debate. Nadie promueve el aborto. Nadie tiene programas que se metan en la cama de la gente. Entonces  pasa lo mismo con el tema de las orientaciones sexuales las identidades de género. Nadie promueve nada. Sí en todo caso promovemos una sociedad que valore la diversidad y que entienda que hay orientaciones sexuales e identidades de género diversas.

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.