LO IMPORTANTE ES REPRESENTAR


Lucas Legnani tenía cinco años cuando fue por primera vez al bowling Snack de Martínez con su tía María. Estaba de compras por la zona cuando un extraño se acercó atraído por la belleza de la mujer, la invitó a tomar algo y le dijo al niño si quería jugar. Para quedar bien, le regaló una bola de boliche y la hicieron perforar a la medida del pequeño (las bolas nuevas no vienen con orificios).

Desde el primer lanzamiento Lucas quedó enamorado del bowling. “Generalmente en esto se entra por familia. Tenés a alguien que juega y te lleva. Yo no. Con mis padres tuvimos que buscar quien me entrene y encontramos a Pedro Merani, que no fue él quien quiso levantarse a mi tía, aquel hombre también se llamaba Pedro, pero son dos personas distintas, tuve problemas ya por ese error que anda dando vueltas”, aclaró Legnani.

lucaslegnani_1

Merani entrenó a Lucas hasta los 23 años. En 1993 Legnani ya era jugador del seleccionado argentino y eso lo alentó mucho a seguir ya que los logros importantes vendrían casi diez años después. “Todo empezó a dar frutos en el Sudamericano de Montevideo 2003, cuando me di cuenta de que eran verdad todos los elogios y lo que decían de mí”, confesó el Messi del bowling. Luego vendrían los campeonatos regionales, nacionales e internacionales. En 2007 ganó el bronce de los Juegos Panamericanos en una espectacular partida contra el norteamericano Rhino Page. En 2009 venció en la final al inglés Dominic Barrett y se coronó en el VII Catalonya Open – Trofeu Galasa en Barcelona, con un premio de más de diez mil euros.

Es considerado el mejor jugador argentino de bowling de todos los tiempos. Obtuvo 17 medallas doradas y 3 plateadas entre 2003 y 2007 en diferentes torneos regionales, nacionales e internacionales. Es el único argentino en haber jugado en el Tour de Profesionales de Estados Unidos (PBA Tour), la liga más competitiva del mundo. Ha ejecutado ocho juegos perfectos (doce strikes seguidos), uno de ellos en el PBA Tour 2007.
(VIDEO https://www.youtube.com/watch?v=AvUFi2ZkRrk Juego perfecto en la Copa del Mundo de Sudáfrica 12/04/2011)

En 2013 se consagró en el Masters Iberoamericano que se celebró en Buenos Aires. Actualmente participa ocasionalmente del Tour Europeo, el PBA Tour, enseña y perfora bolas de boliche en el Centro Galicia de Buenos Aires, Borges al 100, Olivos. “Si no sos de los 10 o 15 mejores del mundo no vale la pena vivir en el exterior. Lo que no quita que a veces viaje a intentar ganar algún torneo”. También asesora a la Selección Nacional en la que está hace años prácticamente sin sombra. “Es triste darme cuenta de eso, saber que no hay muchos más jugadores de nivel en Argentina y es algo por lo que me gustaría que se trabaje a futuro, para poder generar mayor cantidad de jugadores de élite”.

Una casualidad, un levante o un destino fijado. Compitió desde muy chico en un deporte que es amateur en Argentina y es difícil llegar muy lejos. Sabía que afuera había potencias mundiales, con diferencias abismales en tecnología y entrenamiento. Pero tanto ahora como siempre supo que “es igual para cualquier deportista, que toquen el himno cuando uno tiene una medalla en el podio. Es una de las cosas más lindas que te puede pasar en la vida.

Representar a Argentina es importantísimo. Lo importante es representar”, subrayó Legnani y agregó que lamenta el momento actual de la Asociación Argentina de Bowling y las batallas de las que se explaya en su carta abierta publicada en facebook/Intervención AAB que no les permiten representarla tanto como querrían. (carta completa https://www.facebook.com/intervencionaab/posts/1085853794868501)

“Las cosas que digo son hechos, no son refutables, ellos lo saben, los demás lo sabemos, pero pareciera que hemos llegado a lo mismo que ha llegado nuestro país, las cosas suceden delante de nuestros ojos y oídos y nadie se pone a fondo para tratar de solucionarlo”.

“Aun no puedo comprender como el Enard que tanto nos ha ayudado desde un rincón ajeno a nuestros problemas, aun sigue aportando y desperdiciando el dinero de todos los Argentinos en este proyecto que ya no tiene razón de ser o sentido alguno. No tenemos torneos, no tenemos jugadores, no tenemos juveniles, no tenemos metas, no tenemos nada”.

“Personalmente, siento que aun tengo mucho por hacer y mis metas deportivas incluyen representar a mi país, no lo dudo, pero lamentablemente, ya esta decidido que nunca más los representaré a ellos cueste lo que cueste. Si cuestionan mi patriotismo, remóntense a nuestra selección de basket que se plantó ante una directiva igualmente nefasta y dijo que hasta que no sean removidos, no iban a volver a jugar”, extractos textuales del texto de Legnani publicado en junio de este año.

Leave a Comment


Your email address will not be published.