LOLI MOLINA: “MI EVOLUCIÓN COMO CREADORA VA DE LA MANO CON MI EVOLUCIÓN COMO PERSONA”


La cantante, recientemente nominada a los Premios Gardel, nos cuenta sobre su último disco, el rol de las mujeres en la música y cómo vive su presente musical.

Por Lucía PM

¿Cómo estás viviendo la cuarentena? A muchos les sirvió como momento para la introspección y el redescubrirse.

Estoy bien, tranquila. Al comienzo fue muy duro porque este año tenía muchísimo trabajo programado, grandes oportunidades en puerta de mucho crecimiento profesional y se vieron truncadas por esta situación. Más allá de eso, luego de hacer mi duelo y reagrupar fuerzas me puse a pensar en otras cosas para hacer, diseñar un curso online que ya lo tomaron como 300 alumnes, empezamos una huerta que ya está gigante y dando frutos en la casa, estuve leyendo mucho, escribiendo canciones nuevas, pasando tiempo con mi perro. Y sí, la introspección está siempre presente en mi vida y aprecio mucho poder pasar estos meses de tranquilidad sin tanto contacto con el mundo exterior y su velocidad. 

Hace pocos meses salió tu cuarto disco “Lo Azul Sobre Mi”. Hablaste de que conceptualmente hace referencia a la muerte. ¿Por qué decidiste abordar esta temática tan particular desde tu música?

Básicamente durante todo el periodo de componer y pensar ese disco viví varios procesos de muerte simbólica muy fuertes, algunas cuestiones físicas que me asustaron bastante y también me llevaron a reflexionar acerca de lo frágil que es la salud y la vida. Hablar de “la muerte “, creo que es reducir un poco algo mucho más grande y misterioso, al menos como yo lo veo en realidad nada muere, sino que solo cambia de estado… sucede en la naturaleza, somos parte de un ciclo que comienza y termina muchas veces y hay mucha belleza en eso, es muy poético y un poco el disco intenta mostrar eso, poner eso sobre la mesa. Y cuando hablamos de muerte, hablamos de vida, porque no habría una sin la otra entonces, el disco también celebra la vida, los pulsos que nos mueven hacia adelante, que nos hacen sentir cosas. 

Naciste en Buenos Aires pero en 2014 te mudaste a México, ¿qué sentís que aportó a tu música y a tu persona un cambio tan grande?

Me mudé a México en 2016. Venir acá me permitió, por un lado, descansar un poco de un ritmo muy álgido en que venía y frenar un poco, repensar algunas cosas. Por otro lado, tomé esta oportunidad de desprenderme de todas mis cosas y de despedirme de mi ciudad y la cercanía de mis afectos y familia por un tiempo como una posibilidad para practicar la des-identificación y realmente intentar llegar a un lugar esencial interior. Me planteé seriamente dejar de hacer música, emprender en otro rubro, irme a viajar por el mundo para nunca volver, atender un kiosquito en la playa. Necesitaba sacarme algunas capas de cosas pesadas de encima y entender quién soy más allá de lo que hago o lo que estudié. Creo que en ese sentido esta cultura es super toxica, fijate como la segunda pregunta que hacemos en general al conocer a alguien nuevo es “ ¿y vos que haces, a que te dedicas?“  Y me parece un poco triste, porque no creo que somos lo que hacemos… somos mucho más. Y un poco venir acá me permitió explorar eso, y desarrollé una faceta en relación al arte visual que estaba apagada, mucho proceso interno, música nueva, etc. Por otro lado México es tierra de muchísimas tradiciones de curación y exploración de la consciencia y pude conectar con gente y experiencias muy valiosas y que considero han sido trascendentales para mi crecimiento como ser humana.  

¿Cómo es el proceso creativo a la hora de crear una nueva canción? ¿Te sirve más estar en un estado de ánimo feliz o nostálgico? ¿O es indistinto, y es más bien un hábito en tu vida diaria?

Mis procesos creativos nunca se detienen, en cualquier momento o circunstancia estoy trabajando en alguna idea, retocando algún poema o canción en la mente, absorbiendo información. No creo mucho en el acto creativo como una especie de momento sacro en que todo es como uno quiere o planea, sino más bien intento estar lúcida y tratando de observar y oír con predisposición poética y confío en mis procesos de síntesis, aunque pase meses sin escribir o estudiar la guitarra hay cosas que se están gestando siempre… y a esta altura ya sé que es así entonces confío. Cualquier estado de ánimo o circunstancia es válido para crear. 

Tus primeros dos discos fueron realizados con una productora multinacional como es Sony Music ¿Hoy en día preferís el camino autogestivo e independiente? ¿Por qué? 

Independiente siempre, porque soy dueña de mis cosas, de mi camino y de mis decisiones. Es duro sí, porque a veces la ausencia de una estructura o de financiación lo vuelve todo un poco cuesta arriba pero no cambiaría por nada esto que tengo ahora. 

Tu música fue cambiando con los años, y siento que lograste encontrar un sonido muy único. ¿Estás a gusto con esos cambios que tuviste en estos años? ¿Qué te gustaría experimentar musicalmente en un futuro?

Estoy muy contenta con mi evolución como creadora, va de la mano con mi evolución como persona. Siento que durante mucho tiempo por cuestiones emocionales y de mi historia de vida que ha sido bastante dura algunos aspectos de mi estuvieron velados y no tenían voz. Me fui abriendo y me fui parando firme a la vez que me animé a escribir acerca de otras cosas. 

Estoy preparando música nueva, otro encare más eléctrico, un poco psicodélico. estoy contenta, siento que voy profundizando y me voy soltando y cada vez me hallo más y me siento más representada por lo que hago. 

¿Notás un cambio en los últimos años en el rol que las mujeres ocupamos en la música, no sólo cómo artistas sino también como productoras y técnicas de grabación?

¡Sí, por supuesto! somos más, estamos más visibles. Hace unos años Linda Briceño, una productora y música venezolana, ganó un Grammy como mejor productora y eso es tremendo. Este año tenemos a Lucy Patané nominada por sus producciones en los Gardel y es un paso enorme. Me siento hermana de mis colegas en la música, sigue siendo duro…pero vamos avanzando. 

Das workshops donde ayudas a las personas a experimentar con la canción. ¿Cómo vivís el proceso de ayudar a otros a formarse en la música?  

Es hermoso y me lo tomo como una misión muy seria. No es joda lo que está pasando con la industria de la música y con esta suerte de “mismidad” que hay, y este terror que tiene mucha gente de no encajar y por lo mismo sacrifican su creatividad y mensaje personal para gustar o entrar en una playlist. Entonces yo insisto mucho en que cada quien tiene que emprender una búsqueda de su propia voz, y honrarla, hacerse cargo. Es complejo y lleva mucha energía y valentía, pero es lo que más me importa que suceda. Así que en mis talleres no soy tanto una persona que comparte información técnica, aunque esto si es parte por supuesto, sino más bien me gusta ser la que está empujando y ayudando a que alguien emprenda un camino de búsqueda interior que finalmente decante en una obra poética, artística valiosa y personal. 

También te expresas a través de las artes plásticas con tus collages ¿En qué momento de tu vida surgió la práctica de ese arte y qué es lo que más te gusta de ese proceso creativo?

Fue hace poco, unos años,  y de hecho todavía tengo una cuenta pendiente con el arte visual, mi sueño es pintar cuadros enormes, como un realismo mágico visual. No he tenido todavía chance de realmente sumergirme con toda, o de tener recursos y tiempo para estudiar con maestros a full y ponerme a practicar todo lo que debería. Siento que es algo que indudablemente vendrá en el futuro y me emociona. Soy una persona muy autoexigente y si no voy a hacer algo muy bien o pudiendo entregarme con totalidad me cuesta hacer las cosas a medias y termino no haciéndolo. quizás a través de este anhelo que tengo de desplegar una faceta visual completa pueda trabajar esta autoexigencia e ir abriendo, viendo esa parte oscura de mí que a veces me amordaza más de lo que me ayuda.. el collage me abrió muchas puertas y es hermoso lo que sucedió: expuse, he hecho tapas de libros y discos de amigos y encontré un espacio de expresión nuevo que me es muy gratificante. 

Sos activista por diversas causas sociales. ¿Crees que hoy en día las redes sociales son una herramienta importante a la hora de difundir esos mensajes

Totalmente, deberíamos usarlas mucho más para eso que para publicar selfies y poner hashtags o vender cosas. Asumo que toda mi comunicación sucede en las redes y que tengo que vender tickets, discos y promocionar mi trabajo…pero no podría jamás desaprovechar la oportunidad de hablarle a miles de personas acerca de temas que necesitan visibilidad y son urgentes, seria criminal. Así que ahí estoy, intentando colaborar lo más que puedo con ong’s ambientales, con causas sociales…

¿Te gusta leer? ¿Un libro que recomiendes?

¡Me encanta leer! uuff qué difícil elegir uno, diré varios. “Las aventuras de China Iron”, de Gabriela Cabezón Cámara; “Ishmael”, de Daniel Quinn; “La invención de Morel”, de Bioy Casares y ahora estoy justo terminando “Viaje a Ixtlan” de Castañeda y me gusta mucho…. 

—Por último… Una pregunta distinta: Si pudieras viajar en el tiempo y decirle algo a la Loli de hace 10 años… ¿Qué le dirías? 

Salí corriendo de ese ámbito nefasto de trabajo, no firmes esos contratos, no te relaciones con esa gente. Andá a viajar un poco, estudiá mucho, separate antes. 

Leave a Comment


Your email address will not be published.