Messi: el líder que necesita Argentina

La selección venció a Ecuador y selló su clasificación a semifinales, Lionel Messi se convirtió en la figura.


En el arranque del partido, Messi se ubicó sobre la banda derecha, generando un triángulo con Nahuel Molina y Rodrigo De Paul, el juego se apoyaba mucho en ese sector pero no podían concretar las jugadas. Ecuador marcó postura y se hizo fuerte defensivamente, el encuentro bajó el ritmo, Argentina esperaba en bloque medio y ocasionalmente salía a presionar. En uno de esos pressings la “Pulga” quedó muy adelantado, y en su regreso se encontró con la pelota producto de un mal pase atrás de Carlos Gruezo, Lionel definió pero el balón se estrelló en el poste.  

A los 40 minutos de la primera mitad, el “10” filtró un pase a Nicolás González que fue interceptado por el arquero ecuatoriano, la pelota le quedó a Messi y con mucha inteligencia le entregó el Balón a De Paul quien puso el primer gol en la contienda. De esta forma el máximo goleador en la historia de la selección había llegado a tres goles y la misma cantidad de asistencias en el torneo. 

A punto de finalizar la primera mitad, Messi provocó una falta clave, Pervis Estupiñan fue amonestado y la ejecución de ese tiro libre terminó con una doble ocasión de González donde el portero Hernán Galíndez reaccionó de manera acertada en dos tiempos.  

El inicio del segundo tiempo fue dominado por el equipo que dirige tácticamente Gustavo Alfaro. Una Argentina desconcertada, sin juego asociado, ni entendimiento a la hora de presionar y con un grave desorden defensivo. La fatiga también se hizo presente, Messi dosificó energías, quizás presintiendo lo que se avecinaba. El ingreso de Guido Rodríguez y Ángel Di María nutrieron a la Selección con buen pie para jugar y piernas frescas para ejecutar otra estrategia. 

La “Albiceleste” adelantó líneas, optó por presionar los inicios de Ecuador, cortó los circuitos de juego del rival, jugada tras jugada lograba más confianza y se manifestó con el gol de Lautaro Martínez, donde Di María presionó alto, robó la pelota, Messi tomo posesión y asistió al delantero del Inter de Milán. La fórmula se repitió, esta vez con el “Fideo” que recibió una infracción luego de una larga corrida, donde Lionel efectuó el tiro libre y lo transformó en el tercer gol. El rosarino se erigió como la figura del compromiso, dejando un saldo de un gol y dos asistencias para completar los cuatro goles y cinco asistencias en la competición.

 El rival será Colombia en semifinales.