¿Meta o verso?

El Metaverso es la apuesta de Mark Zuckerberg por las nuevas tecnologías, un mundo virtual con el que podremos interactuar en tiempo real y donde los llamados NFT (Token no fungible) serán moneda corriente. Qué son, qué hay detrás y, sobre todo, cómo entenderlo, en esta nota de ETERDigital.


“Meta” es el nuevo nombre de Facebook, la empresa de Mark Zuckerberg homónima de su red social. Es una abreviación de la palabra Metaverso, concepto que describe una experiencia inmersiva y multisensorial en el uso aplicado de diversos dispositivos y desarrollos tecnológicos en internet.

Con esta nueva propuesta tecnológica, la pregunta que surgió entre los usuarios fue: ¿cuál es el objetivo de Facebook con este nuevo avance?

“Básicamente el metaverso de Zuckerberg busca adaptar nuestra vida cotidiana y todo lo que ella abarca en aspectos como la educación, el trabajo y los ámbitos sociales a un ambiente tecnológico”, explicó Neyen Ergas, programador java junior, a Eter Digital. 

Además señaló que los metaversos no son una innovación, sino que éstos ya existen. “En principio parece algo muy avanzado para las tecnologías actuales, pero hay juegos como VR Chat, en los que vos, por medio de gafas de realidad virtual, podés meterte en una sala virtual que simula ser la cima de la Torre Eiffel, y si bien el sistema no es perfecto, es lo más cercano que tenemos al día de hoy”.

La característica principal del metaverso planteado por Zuckerberg es su economía fuertemente enfocada a los NFT (Token no Fungible, por sus siglas en inglés), que podrán ser terrenos y muebles, para construir un hogar dentro de la simulación, o prendas de ropa para personalizar el aspecto tu avatar virtual. Éstos serían adquiridos con criptomonedas. 

Ahora bien, ¿qué son exactamente los NFT y cómo es su intercambio?

NFT y su relación con las criptomonedas

Joaquin Bicais, dibujante y especialista en Criptoarte, aclaró que los NFT son “Tokens”, es decir, unidades de valor: ”Representan un recibo o un cheque, algo que puede ser comprobado en una base de datos, conocido como blockchain”. El  blockchain se refiere a las redes que validan una transacción en criptomonedas, para después unirlas a su “cadena de bloques”, en la cual los usuarios pueden verificar cualquier transacción realizada con esa moneda virtual: cada una tiene su red propia.

También manifestó: “No son sustituibles por un equivalente. Algo fungible es el dinero en efectivo: si yo te doy un billete de $100 pesos, vos me podés dar cinco de $20 y ninguno de los dos gana o pierde; ahora bien, podemos intercambiar nuestros autos, y ahi ya es otra cosa”, ejemplificó el dibujante. “Por eso decimos que no es intercambiable, y vos al poseer una NFT sos el único dueño de la misma”.

Tras el anuncio de Meta sobre su nuevo proyecto, a través de YouTube, muchas criptomonedas enfocadas en las NFT y el metaverso aumentaron su valor: el Ethereum y Vetchain subieron un 49%, el Tezos un 44% y el Bitcoin un 54%.

Algunas de ellas también están relacionadas a los juegos Play-to-earn, otro nuevo concepto más ligado a los videojuegos, en los que el usuario juega y puede ser recompensado con criptodivisas de dos formas. Por un lado, de manera directa, a quien luego se le deposita un valor concreto de la moneda con la que opera el videojuego. O bien, por otro, de manera indirecta, obteniendo un objeto o personaje que dentro del juego tiene un valor y puede ser vendido entre los jugadores de la comunidad. Estos intercambios, utilizando criptomonedas, se dan a diario, pero no todos saben cómo se llevan a cabo y cómo se legitiman.

Criptomonedas y su intercambio

Cuando realizamos una transacción a través de criptomonedas, la red de datos de la misma debe autenticar la transferencia. De esta manera, además del comprador y el vendedor, interfieren terceros que cumplen el rol de validadores.

Estas legitimaciones pueden darse de dos maneras: “La primera es conocida cómo Proof of work. Cuando se realiza una transacción se buscan varias computadoras o ‘mineros’, que son los que se ocupan de autenticar el intercambio”, explicó Franco Disabato, diseñador web Full Stack especialista en criptodivisas.

Para entender mejor este proceso de “minería” eligió detallar el proceso en el caso de Ethereum, una de las monedas más importantes: “Se realizan 20 validaciones principales, que recompensan al usuario del equipo que las haya realizado. El primero en realizar la validación será el que mayor recompensa se lleve y así iría disminuyendo el pago hasta terminar”. Es decir que, ante la compra, estos agentes terceros se ocupan de verificar que todos los datos de la misma sean correctos, y los suben a su correspondiente red Blockchain.

Sobre el segundo tipo de validación, llamado “Proof of Stacking”, lo definió como “un proceso similar al de hacer una transferencia bancaria”. En este caso ya no habla de “mineros”, sino de una entidad terciaria a la transferencia, que tiene un gran capital de la criptomoneda en cuestión: ésta “funciona cómo un banco” y cómo único validador de dicha transferencia.

Este proceso sostienen que beneficia al medio ambiente al reducir el consumo energético: “Se pasa de validar a través de más de 20 computadoras mineras esparcidas por el mundo, a validar por medio de una sola entidad. Y no dejarían de ser entidades descentralizadas ya que ellas mismas competirán entre sí”.

Aún quedan muchos detalles por revelar, y la propia empresa aseguró que podrían pasar diez o quince años antes de que se terminen de desarrollar los productos interactivos, con los que la compañía planea introducirnos a su metaverso.

El juego, de todos modos, ya comenzó.

Dejar comentario

Dejá tu comentario