“MI OBJETIVO ES CRECER COMO JUGADOR, SIEMPRE”


Santiago Basile tiene 26 años y es uno de los mejores jugadores de futsal del país. Capitán de la Selección Argentina, salió campeón con Boca Juniors en todos los torneos disputados en 2013, y ganó el premio a mejor jugador del año. Sin  embargo, a principios del 2014 decidió volver a Kimberley, el club donde explotó como jugador.

Por: Diego Martín Coppari (@diegom_coppari)

Se abre la puerta y aparecen en escena tres amigos de Santiago Basile.  Hay varias cartas repartidas en la mesa, pero la ronda de Truco queda pausada porque el capitán de futsal de la Selección Argentina tiene compromisos que atender.

Sus amigos, entre los que se encuentra Lucas Martínez Riveras (compañero suyo en Kimberley que también representa al país en la disciplina), se reirán por lo bajo cuando Basile les explique la situación. “Tienen suerte porque les gano siempre, no me pueden parar”.

Basile sudamericano 2013 (1)

–         ¿Cómo es un día normal de un jugador de futsal?

–         En mi caso varía porque hay días que me toca entrenar con la selección a la mañana en Ezeiza. En esos casos, el desayuno es liviano. Después, a la tarde, dirijo algunos días a las inferiores en Kimberley. Además, tres veces por semana entreno a la noche en el club. Si no tengo selección voy al gimnasio y entreno la parte física.

Los distintos entrenadores que lo dirigieron coincidirán en que Santiago Basile es un luchador. Es su cualidad más grande, aun con la técnica que tiene. Para Cesar González –el hombre que lo descubrió– se resume todo en una frase: “Es un deportista de alto rendimiento, un súper-deportista. El siente que nunca tiene que bajar los brazos y siempre tiene que competir contra el mismo como para no tener un techo”.

–         ¿Cómo fueron tus inicios en futsal?

–         Arranqué en el 2000 (a los 12 años, nació el 25 de julio de 1988), por un intercolegial en Allboys de Saavedra. Buscaban jugadores y Condo González se interesó por como jugaba. Así empecé, en ese club, con él y con mi hermano dirigiendo.

basile en kimberley en sus comienzos (1)

 –         ¿Cuándo llegaste a jugar en Kimberley?

–         En 2007, con parte de lo que era Allboys de Saavedra. Fue una situación atípica, nos habían sacado de AFA por incidentes en un partido y estábamos sin club. Íbamos a tomar otros rumbos cuando, a dos semanas de que empiece el torneo, surgió la posibilidad de Kimberley.

En Kimberley los resultados llegaron rápido. Ascenso en 2008 y la histórica participación en la Copa Libertadores en 2011. Luego, Santiago emigró al Palma Futsal de España, la liga más competitiva del mundo. Sin embargo, la historia terminó mal: A su vuelta de la Copa América jugada en Argentina, Santiago fue demorado en el Aeropuerto de Barajas debido a problemas con su visado profesional. Finalmente lo deportaron y, de vuelta en Argentina, Boca le abrió la puerta.

Kimberley copa libertadores 2011

–         ¿Qué pensaste cuando te vinieron a buscar de Boca?

–         Fue un desafío muy fuerte. Venía de jugar en la selección,  en España, y sentía que tenía que seguir demostrando. Boca había armado un plantel de muy buenos jugadores para tratar de competirle los campeonatos a Pinocho (NdR: el equipo más ganador del futsal). Por suerte fui y se nos dieron las cosas de la mejor manera. `

Como jugador xeneize, Santiago ganó el Apertura 2012 y ambos torneos en 2013. Además, se consagró campeón del Torneo Nacional de Futsal los dos años, y la Copa Álvaro Castro. En ese contexto, Santiago fue premiado como el jugador más importante del equipo. Había cumplido con su meta, rendir entre los mejores. Entonces, buscó nuevos rumbos para seguir superándose. Como volver a su casa.

Basile -con gorro- en la bombonera con todas las copas ganadas (1)

–         ¿Por qué Kimberley?

–         Fue parte del crecimiento. En su momento aposté por ir a jugar al exterior. Cuando volví surgió lo de Boca y no podía dejarlo pasar, pero el cariño por el club siempre estuvo y cuando tuve la posibilidad de volver, con el plus de tener de nuevo a mi hermano como técnico, no lo dudé y tomé la decisión de jugar acá.

–         Es probable que te lo hayan preguntado muchas veces, pero en este caso se renueva: ¿Cómo es tener a tu hermano como técnico?

–         Es raro pero lindo. A lo largo de los años, siempre, en el momento en que somos entrenador y jugador nos manejamos con respetos, para que no se confundan las cosas y eso genere divisiones. Son situaciones distintas que compartimos, y las tomamos como tales.

 –         ¿Cuáles son los objetivos tuyos como jugador esta temporada?

–         Siempre seguir creciendo, todavía soy chico para lo que es esta disciplina. Después, me gustaría salir campeón con Kimberley, y jugar la mayor cantidad de torneos que se pueda con la selección. Por supuesto que, si a futuro tengo la posibilidad de jugar un Mundial, bienvenido sea.

El ascenso en la carrera futbolística de Santiago está ligado al crecimiento de Kimberley como institución. En 2009, Basile formó parte de la terna “Futsal” en los Premios Olimpia, entregados por el Círculo de Periodistas Deportivos en diciembre de cada año. El premio le fue esquivo, pero repitió la nominación en 2010, 2011 y 2012. En 2013 finalmente lo ganó, dentro de un Boca campeón de todo.

 A su vez, también recibió el Premio Pasión Futsal 2013 al Mejor Jugador del Año. “No sé si fui el mejor. Por ahí te reconocen más por estar en el club indicado, en el momento indicado. Tuve buenos años pero al no conseguir títulos te lo reconocen menos”.

–         ¿Podés describirte como jugador?

–         Me considero un jugador inteligente, pensante, con buen pase y buen remate. Por otra parte, trato siempre de aportarle a mis compañeros lo que aprendo en la selección.

 –         En distintas entrevistas con jugadores y técnicos que te tuvieron, suelen decir que sos el jugador clave para tener en esas situaciones límite de las que hablás. ¿Por qué crees que dicen eso?

–         Comparándome con los demás, creo que en los momentos límite del partido quizá tengo esa chispa de estar pensando únicamente en eso, nunca irme de ahí, y tener la cabeza fría para definir esos momentos que son difíciles.

Desde 2007, Kimberley dejó los torneos de fútbol infantil y solo compite en futsal. En la búsqueda de convertirse en un ícono del deporte, el club de Villa Devoto convoca a ex jugadores de la Primera División a hacerse cargo de las categorías menores. A eso se dedica Santiago desde su retorno al club.

–         ¿Cuál es el objetivo que tiene el club para con los chicos? ¿Buscan, a futuro, ser un semillero de futsal?

–         El club busca que jugadores que participaron en Primera dirijan luego a los más chicos, que los tienen de ejemplo, para mostrarles el camino. Si no es el futsal, será en cancha de once, o bien para ellos mismos, pero la intención es darles las mejores herramientas para que ellos crezcan como personas, como jugadores, y para que a futuro puedan conseguir grandes cosas.

El pasado domingo 7 de septiembre, la Selección Argentina de futsal cayó 4-1 ante Brasil en un choque que marcó el récord de asistencia a un partido de Futsal, con 55.000 personas, en el estadio mundialista Mané Garrincha de Brasilia. Santiago Basile fue el capitán del equipo argentino y, con el partido 3-1 en desventaja, entró en la posición de arquero-jugador. Lo eligen desde las selecciones infantiles para tomar la posición en esos momento porque es muy frio en los momentos de stress del deporte. “Es un muy buen pasador. Ve, y tiene, mucha lectura del juego”, agrega Christian Meloni, su entrenador en Boca Juniors y en los sub-20. En la disciplina de futsal, tiene un nombre ganado a partir del éxito y del talento, tanto en lo técnico como en lo mental.

 

–         ¿Pensaste alguna vez en jugar en fútbol once?

–         De chico hacía las dos cosas, pero con el tiempo debía dedicarle más tiempo al futsal y le di todas mis energías a esto. Lo tomé con mayor seriedad y dejé de lado el resto.

–         ¿Cuándo elegiste el futsal como carrera, pensaste que ibas a llegar tan lejos?

–         No, la verdad que no. Cuando arrancamos con el futsal, no sabíamos ni qué era la disciplina. Es algo muy nuevo, aun hasta el día de hoy, que mucha gente no conoce. Con el tiempo el futsal ha crecido, a pesar de seguir siendo amateur en muchos clubes. Al principio no se veía plata, hoy en día tengo la suerte de poder vivir de esto. El futsal está evolucionando y, por suerte, mi carrera está evolucionando con él.

Basile premiación por Sudamericano 2013

 

 

 

 

Leave a Comment


Your email address will not be published.