Independiente venía de quedar afuera de la Copa Argentina frente a Defensa y Justicia en el debut oficial de Gabriel Milito como Director Técnico. Fue un mal arranque y el equipo no mostró diferencias respecto a las falencias en el juego de la época de Mauricio Pellegrino. Por eso, Milito necesitaba ganar, necesitaba ilusionar.

Foto: Raúl Ferrari

Foto: Raúl Ferrari

A pesar de su poca experiencia al frente de un plantel, el ex “Mariscal” cosechó una buena efectividad en su paso por Estudiantes de La Plata: jugó 30 y ganó 16. El juego asociado, la presión alta, generar opciones de pase y recuperar rápido la pelota es el estilo que Milito parece buscar de acuerdo a lo visto en esta instancia de la Copa Sudamericana, tal vez aprendiendo las lecciones de Pep Guardiola. Se nota una intención pero todavía no lo plasmó en la cancha más allá del resultado positivo. Aún no encuentra respuesta en la mitad del campo. Allí están los principales problemas para el técnico ya que no hay un jugador claro y preciso que distribuya para llegar a la ataque.
Pero Milito es hincha del Rojo, lo lleva adentro y sabe del “paladar negro”. Y eso es lo que busca recuperar el ex jugador del Barca. Y quiere aprovechar su paso por la reserva del club. Para ello subió a Primera a varios jugadores, para devolverle la identidad que perdió en los últimos años. Si bien fue un partido parejo para ambos equipos, los de Milito supieron aprovechar los errores del Granate y sacar una buena ventaja para definirlo de local.
Agustina Zoff

Leave a Comment


Your email address will not be published.