“MIS AMIGOS SOÑABAN CON GAMBETEAR COMO DIEGO; YO, CON GRITAR GOLES COMO VÍCTOR HUGO”


Leo Gentili nació el 21 de julio de 1972 en Salto, provincia de Buenos Aires, pero se crió en Parque Chacabuco. Es relator de fútbol y ejerce el periodismo hace más de 25 años. Su pasión es la radio, pero también narra partidos por TV.

Por Alan Pereyra, Tomás Pérez, Tomás Pernice y Gabriel Federico

Es relator de Radio La Red y TNT Sports. También es conductor de El Alargue del Fin de Semana en la misma emisora de AM. Tuvo sus comienzos transmitiendo las campañas de Excursionistas. Pasó por Radio Colonia, ESPN Radio y Radio Rivadavia. Leonardo Gentili es un real apasionado por la radio. Caracterizado por utilizar múltiples referencias literarias en sus relatos, define a las transmisiones de un partido de fútbol como una orquesta y él es uno de los “grandes directores” de hoy en día. Sus compañeros lo llaman “El poeta del gol”.

– Estás muy identificado con la radio, pero ¿cómo llegaste al relato?

– De chiquito, cuando en el barrio me juntaba con mis amigos a jugar a la pelota, ellos soñaban con hacer goles como Ricardo Gareca, atajar como el Loco Gatti o como el Pato Fillol, gambetear como Diego Maradona, meter pases como Ricardo Bochini y, mientras ellos fantaseaban con eso, yo soñaba con gritar goles como Víctor Hugo Morales. Desde chico siempre me apasionó el fútbol, pero yo canalizaba toda la pasión a través de lo que escuchaba en el radio, de los relatores, los comentarios, de las transmisiones largas de aquel momento. Y desde chico tuve la vocación por el periodismo en general y por el relato en particular.

– ¿Cuáles son tus sensaciones al momento de relatar?

– Cuando uno relata se transforma en los ojos de los que no ven. Como dice Walter Saavedra: “Cuando relatamos, leemos en voz alta lo que los jugadores escriben con los pies”. Eso es maravilloso. Uno en algún momento está del lado del oyente. Es hermoso transmitir todo aquello que ves y generar tantas emociones: alegrías o broncas, a través de un relato. Después, cada relator elegirá las maneras, las palabras, los tonos con los cuales puede llegarle al hincha.

– En la actualidad, ¿a quién destacás como el mejor relator?

– En la actualidad, y el de todos los tiempos, es Víctor Hugo Morales. Sin dudas es el mejor relator de radio en habla hispana de todos los tiempos. Aunque resulte paradójico, es el más grande porque no solo se limitó a ser relator, sino que también es un periodista en el amplio sentido de la palabra. Tiene convicciones, compromisos y todo eso se trasluce cuando se lo escucha o se lo observa.

VIDEO 1

– ¿Cuál considerás que es tu mayor cualidad en el relato?

– Yo dejo la vida cada vez que relato. Creo que eso es lo mejor que uno puede tener en cualquier ámbito y en cualquier cosa que emprenda: dejar lo mejor de uno. Después puede salir bien, mal o más o menos. No dejar nada librado al azar, preparar las transmisiones y hasta la improvisación hay que preparar cuando uno relata un partido de fútbol. Y tener la tranquilidad, cuando llegás a tu casa, de que dejaste todo e hiciste todo lo necesario para que la transmisión saliera bien. Por supuesto que cuando no sale como uno pretende, uno se va un poco contrariado, con fastidio, pero ese enojo se ve atenuado cuando uno sabe que dejó todo para que las cosas salgan bien.

– ¿Cuán importante es tener una buena química con el comentarista con el que trabajás?

– Es parte de la estructura de una transmisión. El complemento no tiene que ver tanto con una cuestión personal, va más por una cuestión periodística. A mí no me ocurrió, pero hubo casos de periodistas famosos que no se hablaban y que al aire salían maravillosamente. La transmisión de un partido de fútbol es como una orquesta: se puede tener al mejor violonchelista, pero si el violinista desafina, la orquesta no va a sonar como tendría que ser. Y en una transmisión radial sucede lo mismo. Cuando cada cual hace lo que tiene que hacer y en su debida manera, el resultado es el disfrute del oyente.

– ¿Cuál fue el partido que más te gusto relatar a lo largo de tu trayectoria?

– Los partidos que definen cosas y los clásicos. A mí me tocó relatar la final entre Boca y River en Mendoza por la Supercopa Argentina, en marzo de 2018. Me ha tocado relatar partidos de la Selección Argentina. Yo tengo tanta pasión por lo que hago que relato con muchas ganas siempre, más allá del partido que me toque. Por supuesto que hay partidos que tienen mayor trascendencia, pero no necesariamente me motivan esos partidos. Tal vez hay encuentros de menor relevancia en los cuales he estado inspirado y me han salido buenos relatos, que me generaron una satisfacción de haber hecho ese día lo que a mí me gusta en la manera en la cual siento hacerlo. A veces en partidos muy importantes te preparás, como siempre, y las cosas no salen tan bien. A mí siempre me gusta mirar para atrás y recordar cómo costó todo, las adversidades, los obstáculos que hubo que superar para llegar a ocupar cierto lugar en el periodismo y entonces es gratificante cuando uno se siente reconocido por la trascendencia de los partidos que hay que relatar.

A la hora de relatar ya sea para radio o televisión, ¿cuáles son las diferencias y cuál disfrutas más?

– La diferencia es que, en la tele, las imágenes hablan por sí solas. En la radio, vos tenés que apoyarte en el poder descriptivo para hacerle ver al tipo que está escuchando un partido que no ve. Mi lugar en el mundo es la radio. Para mí, el verdadero relato es el de la radio. El relato pasional, el que contagie emociones, el que te hace ver lo que no estás mirando.

– ¿Cuál dirías que es tu mayor logro en la profesión y qué objetivo te queda por cumplir?

– Mi mayor logro es hacer lo que me gusta de la misma manera de la cual yo siento hacerlo. Ese es mi mayor logro. Y me gustaría relatar a la Selección en un Mundial. Esa sería una cuenta pendiente.

– ¿Algún consejo que le darías a una persona que esté dando sus primeros pasos en radio?

– Que lea todo el tiempo, se informe, se cultive, se prepare, que haga de su formación una bandera para poder levantarla en esta profesión. Siempre la lectura te va a incorporar vocabulario, conocimiento, formación. Y eso queda en el preconsciente y, que algún momento, te va a servir para poder volcarlo en lo que hacés. Ya sea una editorial, conducir un programa, relatar un partido, comentarlo, escribir en un diario o hablar en la tele.

SU PASO POR LA DOCENCIA

“Enseño hace muchos años, aproximadamente diez. Surgió porque a medida que vas creciendo en el medio y te vas haciendo reconocido, incluso con los colegas, van surgiendo posibilidades. A mí me plantearon dar clases y me preparé para eso. La verdad que me gustó. Me gusta transmitir experiencias, compartirlas. Es una manera de aprender también. Uno enseña y aprende. Creo que ese es el complemento ideal en un aula. Que el profesor pueda tanto enseñar y transmitir, como recoger y aprender de sus alumnos. De eso se trata. Ese intercambio me parece muy interesante y muy enriquecedor”.

FALTA PRESENCIA FEMENINA

“Creo que no se animan mucho, al menos lo digo por la experiencia personal del punto del relato. Entre treinta alumnos promedio hay una chica, quizás dos. De esas chicas no siempre se animan a relatar. He tenido algunas que se animaron. Una es la voz del estadio de Huracán, Laura Corriale. Fue alumna de Eter. Relató el Mundial 2018. Yo creo que se puede ser bueno o malo, buena o mala relatando o comentando un partido de fútbol y tiene que ver con la preparación, la formación. El día que se animen las chicas, seguramente, habrá más chicas relatoras y que lo harán muy bien. Creo que el periodismo deportivo es un terreno fértil en el cual la mujer, como en el resto de la sociedad, se está abriendo más”.

Leave a Comment


Your email address will not be published.