POR QUÉ AUMENTARON LAS INFECCIONES DE VIH EN JÓVENES DE 30 AÑOS


Según varios especialistas, a pesar de la difusión y distribución de métodos anticonceptivos, los adultos jóvenes los utilizan menos y están propagando la enfermedad. ¿En qué porcentaje aumentaron los contagios?

Por Rocío D. Viñes (@roo.vines) y Hannah De Menses (@hannahmrazek)

“Cuando el test me dio positivo, el primer sentimiento que tuve fue el temor a la muerte o pensar que eso iba a ser algo imposible de evitar, y la segunda reacción fue la búsqueda inmediata de información”, dijo Mariana Iacono, trabajadora social, referente nacional de la Comunidad Internacional de Mujeres viviendo con VIH SIDA (ICW) y fundadora de la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos y Jóvenes Positivos LAC (J+LAC).

Desde que se dio a conocer el HIV como enfermedad infecciosa de transmisión sexual (ITS), ha sido un tema controversial en la sociedad. Luciana Spadaccini, médica infectóloga de Fundación Huésped, habló de los índices de ITS en nuestro país. Según los datos del ex Ministerio de Salud, en el 2017 vivían en la Argentina 129 mil personas con VIH, de las cuales el 80 por ciento conocía su situación y, de ellas, el 83 por ciento estaba en tratamiento antirretroviral. Este último  consiste en la utilización de medicamentos para evitar la reproducción del virus. Por año se diagnostican en Argentina 5.800 casos de VIH. Cuando se analizan esos nuevos casos se revelan algunas tendencias significativas:

  • Se registró un descenso en la cantidad de diagnósticos en mujeres y un aumento en los diagnósticos en varones jóvenes.
  • El 98% de las personas se infectan a través de relaciones sexuales en las que no utilizan preservativo: entre los varones, la mitad se infectan durante relaciones sexuales con mujeres y la otra mitad durante prácticas sexuales con otros varones.
  • La edad promedio de diagnóstico de los hombres es menor que la de las mujeres.

Matías Muñoz, abogado y presidente de la Asociación Ciclo Positivo, un espacio no gubernamental de personas con VIH y están comprometidas con su tratamiento y prevención, dijo: “Aún con esta información, tampoco se hace nada por parte del Estado en materia de campañas especiales o medidas de reducción de riesgos y daños específicas”.

Para Mariana Iacono, aumentó el índice de infecciones de transmisión sexual por la falta de uso del preservativo: “Al ver que existe un tratamiento, ver otras realidades y no hablar de lo que antes se decía que era la muerte, la gente se relaja. Eso lo dijeron en varias investigaciones y en encuestas que se le han hecho a los adolescentes y jóvenes”. Según las estadísticas actuales, la media de edad de diagnóstico de VIH es de 32 años para los hombres y 33 años para las mujeres. En Argentina, la tasa de sífilis reportada en varones y mujeres se ha triplicado pasando de 11,7 a 35,2 por 100 mil habitantes.

“Las razones que explicarían este hecho incluyen cambios en las conductas sexuales, el uso de drogas de diseño y, sobre todo, la reducción de las medidas de protección en las relaciones sexuales”, dijo la infectóloga de Fundación Huésped Spadaccini.

Por otro lado, el infectólogo Diego Caiafa, que trabaja hace 21 años en Helios Salud, centro especializado en VIH, hace énfasis en que la mayor dificultad es el estigma social, pues la vida con el virus se simplifica con la toma del antiretroviral. “Le podés asegurar al paciente, casi con seguridad, que va a poder tener una vida normal y sin problemas si toman la medicación”, dijo el médico.

El consumo de la medicación, a veces tiene complicaciones. El infectólogo Caiafa cuenta que a los pacientes les cuesta seguir el tratamiento antirretroviral por una cuestión de prejuicio social. Esto los lleva a rechazar la medicación por miedo a lo que va a decir su círculo de amigos o familiares. “Todavía hay mucho estigma social más allá de que ha mejorado la situación”, afirmó el infectólogo.

Las personas que son recientemente diagnosticadas reciben un acompañamiento a través de grupos u organizaciones que no vienen por parte del Estado sino que trabajan de manera independiente, como es el caso de Matías Muñoz y Mariana Iacono. Muñoz, como se dijo, es presidente de la Asociación Ciclo Positivo. Este espacio surgió de una necesidad de construir un espacio que renueve los esfuerzos para la  promoción de la salud. Él explicó: “Esta asociación surgió hace dos años y  nuestro trabajo es incidir en todos los poderes públicos para poder cambiar realidades. Entendiendo al Estado como garante y responsable del cumplimiento de los derechos humanos”

Consultamos a algunos usuarios de Instagram

Exactamente 187 personas mayores de 18 y menores de 30 años contestaron una serie de preguntas enfocadas en la información y el conocimiento de las infecciones de transmisión sexual. Este fue el resultado:

  • Al momento de tener relaciones, el 8 por ciento no usa métodos anticonceptivos.
  • El 36 por ciento hace excepciones de su uso.
  • La educación sexual en los colegios no fue efectiva para un 63 por ciento de los participantes.
  • En el hogar, el 43 por ciento no hablan de los métodos de prevención, protección y qué puede pasar si no se usan.
  • El 44 por ciento conoce a alguien que tiene una enfermedad de transmisión sexual. El 73 por ciento son menores de 30 años.

Esta breve muestra expone que existe una falta de información, a pesar de las nuevas tecnologías. Y es el Estado quien tiene la mayor responsabilidad. Iacono habla con respecto a la comunicación sobre las infecciones de transmisiones sexual en nuestro país: “Faltan un montón de campañas. Hay información en internet pero no todo el mundo accede para buscar información sobre ITS, falta la  implementación de la ESI (Educación Sexual Integral), entonces seguimos estando en deuda”.

Por ahora, las organizaciones no gubernamentales son quienes se hacen cargo de las carencias del Estado, brindando información y difundiendo en redes sociales. Luciana Spadaccini explica: “Es importante el trabajo interdisciplinario donde se fortalezcan los sistemas de información, se facilite el acceso al sistema de salud y se avance en la implementación de algunas normas nacionales vigentes, tales como la Educación Sexual Integral y las leyes que promueven la equidad de género y combaten la discriminación”.

Las infecciones de transmisión sexual son multifacéticas, y conlleva cambios sociales importantes. El presidente de la Asociación Ciclo Positivo, Muñoz, resaltó que “la visión de la sexualidad como fin reproductivo y esa mirada alejada del sexo como placer deja afuera una gran cantidad de variables que hacen a la promoción de la salud y a la prevención de ITS. Hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre, educar para cuidarnos, para cuidar a otros, pero también educarnos para pasarla bien”.

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.