“Que de la mano, de Leo Messi, todos la vuelta vamos a dar”

Con la Pulga a la cabeza, el plantel argentino celebró la Copa de Campeones Conmebol-UEFA 2022 en el Estadio Wembley. El diez fue clave para el triunfo sobre Italia.


Leo Messi fue fundamental en la victoria contra los italianos. A los 5 minutos ya lo tuvieron que cortar con falta. El marcador se abrió gracias a una jugada de él, en la que pudo sacarse al defensor de encima y luego le dijo a Lautaro “tomá y hacelo”, para que el “Toro” solo tuviera que empujarla.

Estaba imparable. Nicolo Barella era su marca personal y lo tenía que agarrar para frenarlo: Giorgio Chiellini le daba en los tobillos para bajarlo y Leonardo Bonucci le pagaba de arriba. A pesar de todo eso, el mejor del mundo se las ingeniaba para pasar y generar juego. Metió una gambeta en el segundo tiempo que produjo el delirio de la gente y después recibió un topetazo que hizo saltar a todo el equipo en su defensa.

A su compañero de equipo, Gianluigi Donnarumma, lo hizo transpirar. En el primer tiempo tuvo una chance con derecha y un córner que intentó hacerlo olímpico. En el segundo, tuvo otra más con su pierna no hábil y dos con su zurda mágica: la que recuperó en defensa y se corrió toda la cancha definiendo al primer palo y la que buscó desde afuera del área a colocar para que vuele Luigi. También tuvo dos tiros libres, el de la primera mitad que pegó en la barrera y el de la segunda mitad que salió por arriba del travesaño.

Hay un motivo por el cual no estuvo eficaz. Cuando finalizó el encuentro, comentó: “Me cambiaron la pelota, ayer se lo decía a los pibes. Esta es más pesada, ya habíamos entrenado con la anterior que era más liviana y yo ya le había agarrado la mano”.

Sus ganas de hacer un gol se notaron hasta el último minuto cuando gambeteó a dos jugadores, intentando encontrar el espacio para definir, pero no pudo con el último y en el rebote, aprovechó Dybala para cruzarla al segundo palo y concretar el 3 a 0.

El árbitro dio el pitazo final y como en Brasil, tras conquistar la Copa América, todo el plantel fue a festejar con el 10. En esta ocasión, el argentino no convirtió ningún gol, pero fue fundamental para la victoria y por eso el equipo se lo reconoció levantándolo por los aires mientras cantaban, “que de la mano, de Leo Messi, todos la vuelta vamos a dar”.