Sangre argentina en el medio oriente

Arabia Saudita es uno de los rivales de Argentina en el próximo Mundial de Qatar 2022, y por eso es importante analizar su historia futbolística y su crecimiento gracias al sello argentino en su liga. En consecuencia, se repasarán los técnicos argentinos que ejercieron en dicho país, ya sea en su selección o en la primera división de su liga.


El país de Medio Oriente tiene un gran poder económico gracias a que es el mayor exportador de petróleo del mundo y está entre los tres mayores productores del “oro negro”. Además, se ubica entre las 20 economías más fuertes, tiene la quinta reserva de gas natural más grande del planeta y como si fuera poco, es uno de los 20 países con mayor PBI.

En 2018, Turki Al-Sheik, empresario de 40 años que forma parte del Ministerio de Deportes de Arabia Saudita, anticipó el predominio saudita declarando que el objetivo era tener una de las ligas más importantes del mundo en 2020. Y si bien el nivel futbolístico está muy por debajo al de las ligas top mundiales, en Asía creció a pasos agigantados y está dominando sin problemas todo ese terreno.

Por su parte, Mohammed bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudita, desembolsó 340 millones de dólares para saldar las deudas de los clubes en la liga y sigue muy enfocado en que el deporte crezca a futuro.

Es tanto el dinero que hay en Arabia Saudita, que hicieron acuerdos con la liga italiana y la española para que las supercopas de ambas naciones se disputen, aunque sea por un tiempo, en sus tierras. Por eso, por más que la selección de los Halcones Verdes no sea una potencia futbolística en la actualidad, mejora día tras día gracias a la gran planificación e inversión que van llevando a cabo.

El crecimiento futbolístico saudita es evidente y continuo. Eso se debe a que los clubes árabes se enfocan en contratar técnicos o jugadores de otras nacionalidades, en especial sudamericanas, para adquirir ese conocimiento que escasea en su tierra. Y es tanto el enfoque que hacen para avanzar en este deporte, que solo han tenido cuatro seleccionadores sauditas a lo largo de toda la historia.

Aunque no son muchos los técnicos argentinos que estuvieron al mando de los Hijos del Desierto, los cuatro que ejercieron tienen un reconocimiento importante en el mundo futbolero. El primero fue Jorge Solari en 1994 y estuvo al mando de los Verdes en su primera participación mundial. Además, consiguió el pasaje a segunda ronda, logro que no se pudo repetir hasta el momento.

El segundo fue Gabriel Calderón, que tomó las riendas en 2004 y tan solo estuvo un año a cargo del equipo. Luego, el ex jugador de Racing Club continuó su carrera en tierras asiáticas y dirigió la selección de Omán, de Baréin y varios equipos de la liga saudita.

Ya el tercero se hizo esperar y recién en 2017 tuvo su presentación. Fue Edgardo Bauza, pero solo estuvo dos meses y fue despedido. El último, y quizás de los más recordados, fue Juan Antonio Pizzi, quien suplantó al Patón y dirigió la Copa del Mundo en Rusia 2018. Aunque quedó eliminado en la primera fase, logró una victoria frente a Egipto por 2 a 1 y dejó una buena imagen en el torneo.

Por otro lado, también están los técnicos argentinos que han dirigido, o dirigen en la actualidad, en la liga local de Arabia Saudita, y que moldearon una base de jugadores que hoy en día forman parte de la delegación citada para Qatar 2022. Algunos ejemplos son Ramón Díaz en Al-Ittihad y Al-Hilal, Miguel Ángel Russo en Al-Nassr, Pablo Guede en Al-Ahli, Jorge Almirón en Al-Shabab y Gustavo Quinteros Al-Nassr, entre los más reconocidos.

Además del aporte de los directores técnicos, es importante la contribución de varios jugadores conocidos en el fútbol, de distintas nacionalidades, que han pasado por la Liga Profesional Saudí y que dejaron una huella. Por ejemplo, Ramiro Funes Mori, Matheus Pereira, Sebastián Giovincio y el Pity Martínez, entre los más destacados. Para dar una idea de la importancia que le están dando los sauditas a la caprichosa, hay que tener en cuenta que superaron a la liga china en cuanto a importación de figuras de renombre, que si bien hacen escala en tales competencias para retirarse y poder agrandar su fortuna, le dan un salto de calidad al fútbol local.

De esta manera, la selección argentina tiene que estudiar muy de cerca el modelo de juego saudita, ya que ellos conocen bien la táctica sudamericana.