SOLO CRISTIANO PUDO CON UNA ESPAÑA A PRUEBA DE TODO


El crack del Real Madrid marcó un triplete que le permitió a Portugal empatarle 3 a 3 al equipo de Fernando Hierro, que tenía el partido controlado. CR7 convirtió de penal, con un remate desde afuera del área, ayudado por el arquero David de Gea, y de tiro libre.

Por Ignacio Lucero

La selección española demostró en la última semana su peor cara: echó al técnico a horas del debut. Ante Portugal puso su mejor cara, aunque el partido le exigió distintas versiones. Ene l inicio, Nacho le cometió un penal insólito a Cristiano Ronaldo, su compañero en el Real Madrid. El astro portugués venía por la banda izquierda y al entrar al área buscó el choque con el lateral español. En 180 segundos mundialistas, la Roja ya perdía 1 a 0, sumado a los problemas que arrastraba en los últimos días.
Sin embargo, a partir de ese momento, España mostró su mejor cara. Como si jugara en piloto automático, le generó grandes dolores de cabeza a toda la defensa lusa. Diego Costa convirtió el empate luego de sacarse de encima (con falta) a Pepe y definir al palo derecho de Rui Patricio. Y es que no importa quién está sentado en el banco, porque este equipo se conoce desde hace años, logró títulos y, sobre todo, su juego brillante es uno de los mejores del mundo. Por eso a nadie puede sorprenderle que en la estadística haya tenido más posesión, tiros al arco y menos faltas cometidas que su rival.
La efectividad de Cristiano Ronaldo hizo que el resultado se pusiera a favor de Portugal, lo que aparecer a España en toda su dimensión, sin evidenciar los impactos y hasta el error de su arquero en el 2 a 1 parcial a favor de Portugal. En el segundo tiempo, 12 minutos bastaron para que la Roja remontara el marcador. Después del empate de Costa, Nacho se reivindicó del penal cometido con un golazo de volea desde afuera del área, que sirvió para poner el 3 a 2. El dominio de los dirigidos por Fernando Hierro era total.
Pero para el final, el lado furioso (al cabo, una patada) le jugaría en contra a la Selección española. La falta contra Ronaldo cerca del área a tres minutos del final, que él mismo cambió por gol, selló el 3 a 3. Y así, el equipo que echó a su técnico, con su juego intacto y repleto de figuras quedó furioso por el inmerecido empate.

Leave a Comment


Your email address will not be published.