La talentosa base bonaerense Florencia Chagas aspira a una medalla en Buenos Aires 2018 y a triunfar en la máxima liga profesional del básquet en los Estados Unidos.

Por Juan Manuel Ferreyra

Hoy reside en el Noreste italiano. Vive otras costumbres y se adapta a otra comunidad defendiendo los colores del Beretta Famila Schio, club en el que milita actualmente desde hace un año. Con el corazón puesto en el Club Recreativo Los Indios, pero con su cabeza plenamente enfocada hacia el otro lado del mundo: Estados Unidos. Una trinidad. Argentina, Italia y Norteamérica. Florencia Chagas forma parte de un proceso. Un proyecto que con el correr de los años dará muchas alegrías a sus allegados, pero por sobre todo al básquet nacional que tan malacostumbrados nos tiene a hacernos felices en los últimos años.

Florencia Chagas es una de las cuatro representantes que tendrá el básquet femenino en estos próximos Juegos Olímpicos de la Juventud a celebrarse en Buenos Aires. Junto a: Victoria Gauna, Sol Castro y Sofía Acevedo intentarán sumar logros al medallero olímpico argentino que mucho promete. Pero, por supuesto las adolescentes estarán bajo la supervisión técnica de una gran profesional del deporte como lo es Laura Cors, exjugadora y entrenadora del club Lanús desde hace 20 años.

“Flor es una de las mejores jugadoras que me ha tocado dirigir. Tiene la suerte de estar en un club italiano como Famila Schio donde trabajan constantemente con todas las categorías formativas. El equipo tiene competencia a nivel local e internacional por lo que le da mucha importancia a la dedicación de su plantel. Las cuidan muy bien. Me alegro mucho por ella que ya se encuentre jugando en Europa siendo tan jovencita. Además, que es una liga muy competitiva”, destaca orgullosa su entrenadora local.

Aguerrida. Impone su estilo de juego dentro de la cancha. Base clásica, pero con sangre charrúa; quizás de allí hereda su estilo en el terreno de juego. Hija del ex jugador, Oscar ” Chagas, recordado por el apodo de Uruguayo e histórico emblema de Argentino de Castelar, Defensores de Moreno entre otros equipos. El talento se lleva en la sangre y en estos casos se comparte. “Me emociona ver todo lo que está haciendo mi hija. Es increíble. Tan joven y tan talentosa. Va a llegar lejos y eso me llena de orgullo. Yo trato de aconsejarla, ahora nos vemos muy poco obviamente, pero los momentos que compartimos juntos trato de transmitirle mis experiencias, conocimientos y demás. Ojo, hay veces que me dice cosas que me dejan más que sorprendido. A veces el alumno supera al maestro, creo”, sentencia riéndose.

Los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 será una gran oportunidad para Chagas y la delegación argentina que comandará Laura Cors. No solo tendrán a favor la localía y el aliento característico que los argentinos pueden llegar a brindar en cualquier competición, sino que el equipo tendrá entre ceja y ceja la búsqueda de revancha de aquel sudamericano sub 16 que no se pudo conquistar en junio de 2017. Pero aquel tercer puesto no solo significó una medalla de bronce, sino que fue una excelente vidriera para que miembros del comité ejecutivo de la WNBA (la liga femenina de la NBA) y del programa “Básquetbol Sin Fronteras América”, pusieran sus ojos sobre su dorsal número 14. “Fue nombrada como la mejor jugadora del programa (MVP). Se supera día tras día, competencia tras competencia. Este es el mejor ejemplo”, declara su padre.

El torneo consistió en seleccionar a las mejores jugadoras menores de 17 de los distintos elencos nacionales menores con el objetivo de reclutarlas en un futuro en la WNBA; por el eso el tercer puesto obtenido por la selección sirvió de gran ayuda a Florencia. Chagas es una de las jugadoras que hacen ilusionar a los apasionados por el básquet. Espíritu de competencia y de trabajo en equipo, porque justamente de eso se trata: el esfuerzo grupal en busca de un mismo objetivo. Dentro de pocos días veremos a esta joven base en el Parque Urbano de Puerto Madero. ¿En unos años? El proyecto tiene apuntado sus cañones hacia Estados Unidos. El deseo de Flor y del básquet argentino: ser la primera mujer argentina en disputar la liga femenina más importante del mundo.

Leave a Comment


Your email address will not be published.