12 MIL EMPLEOS NO RECICLABLES


La Cámara Argentina de la Industria Plástica (CAIP) denuncia que de regir una ley que prohíba el uso de bolsas “estilo camiseta”, la cantidad de despidos alcanzaría un elevado número en la industria del polietileno. La observación surge a partir de que Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público en la Ciudad de Buenos Aires, enviara un proyecto a la Legislatura que pondría fin a éstas a partir de enero de 2017.

bolsas-plasticas-de-asas-20-kg-tipo-camiseta-somos-fabrica-d_nq_np_858901-mlv20424518407_092015-f

“El 70 por ciento de las bolsas entregadas en el supermercado tiene una vida útil de aproximadamente 15 minutos, después tarda unos 150 años en degradarse. La verdad es que el daño que le hacemos al medio ambiente es muy grande”, argumentó semanas atrás Macchiavelli al noticiero de América. Por otro lado, al ministro se le dio el espacio para que exprese su postura frente a este asunto, pero no presentó una respuesta al caso.
Ecoplas, entidad técnica profesional y especializada en plásticos desde hace más de 20 años, incluyendo su reciclado, sostiene que se recicla una cantidad importante de bolsas y otros materiales de plástico que alcanzan las 40.000 toneladas anuales.
Cabe recordar que la materia prima con que se fabrican las bolsas que se entregan en los supermercados es el polietileno.
Además se utiliza para otros usos plásticos como en la fabricación de caños corrugados eléctricos o de riego, piezas de grifería y algunos electrodomésticos. Por esa razón, una decisión positiva de la Legislatura ante el proyecto enviado por Macchiavelli pondría en peligro muchos puestos de trabajo directa o indirectamente en el rubro del polietileno al reducir la capacidad de producción de las empresas encargadas de hacerlas. “Las bolsas son totalmente reciclables. Siendo un producto termoplástico, puede fundirse por el calor y volver a moldearse repetidas veces”, expresa Ecoplas en un video que se puede ver desde su sitio web.
El proyecto enviado por Macchiavelli a la Legislatura intenta poner fin a la entrega de bolsas “estilo camiseta” en los supermercados, hipermercados y autoservicios. Y determina una multa bastante significativa a quienes incumplan esta ley. Además propone distribuir más de un millón de bolsas ecológicas en zonas de mucho consumo, las cuales serían reutilizables. La ley es sumamente positiva en términos ecológicos, aunque Ecoplas retruca y argumenta lo siguiente: “La eliminación de las bolsas plásticas afectaría a los ciudadanos al no poder tener más bolsas de residuos, creando un perjuicio económico, obligándolos a comprar bolsas más caras. A su vez, no podrían separar sus residuos para que sean reciclados, lo que afectaría sustancialmente la separación en origen de reciclables que se viene realizando con éxito en la Ciudad de Buenos Aires”.
Este proyecto de ley no emite ninguna protección o solución a los trabajadores de polietileno. Cuando hablamos de polietileno no solamente se habla de quienes fabrican las bolsas, sino también de quienes se encargan de reciclarlas mediante un trabajo remunerado y a quienes conocemos como “recicladores urbanos”. La Ciudad de Buenos Aires cuenta con varios centros de reciclado como el de Núñez y Caballito, entre otros. Dando por entendido que cortar algo de raíz no sería la solución, Ecoplas desde su espacio educa y concientiza sobre el trato de reciclados plásticos a los trabajadores urbanos. Concientizar a la sociedad a un uso sustentable, prolijo y comprometido con el medio ambiente desde la lógica podría ser la mejor alternativa.
Hernán Freire, quien preside Ecoplast, sostiene que esta ley es una clase de “falacia”, ya que “no están educando a la gente para tratar bien el medio ambiente, sino cortan lo que ellos consideran el problema de raíz, sin pensar en los trabajadores”. Además sostiene: “Solamente mi empresa recicla por año 250 toneladas de polietileno, lo que se debe a un compromiso de la mayoría de quienes producen polietileno”.

bolsas-camisetas-impresas-x100u-40x50x15-d_nq_np_684501-mla20337608374_072015-f

De lo que la sociedad tampoco se encuentra informada, ya que los medios masivos solo muestran una sola mirada del asunto, es que trabajar con material reciclado es más barato debido a que ahorra hasta un 80 por ciento de energía producirlo que la materia virgen, también reserva recursos y reduce el envío de gases al medio ambiente. Con una buena separación del material, los productos fabricados con polietileno son totalmente reciclables entre ellos ya que sus particulares son similares.
En su sitio web oficial, Ecoplas denuncia posibles despidos: “Esta medida unilateral del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires implicará el inmediato cierre de un tramado industrial del sector plástico fundamentalmente pyme, con la consecuente pérdida de mano de obra. En este sentido, más de 500 empresas radicadas en la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores y los 12.000 trabajadores que directa o indirectamente allí se emplean, verán afectado y vulnerado su derecho a trabajar”.
La Cámara Argentina de la Industria Plástica presentó un amparo ante la posibilidad de que se sancione esta ley. Malvar es el estudio de abogados que los representará con dicha apelación presentada hacia el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Hasta la fecha la causa se encuentra en la justicia esperando una resolución.

Leave a Comment


Your email address will not be published.