A PESAR DE TODO

María Becerra es una cantante argentina que atravesó una infancia muy dura, con mucha reclusión. Sin embargo,  salió adelante y le mostró al mundo lo que más le gustaba hacer: cantar. Y en 2020 se consolidó como artista internacional. 

Por Melanie Prokopiec

Los videos musicales de María Becerra este año superaron las 55 millones de visitas. Dice que es una persona súper segura, llena de amor propio y que tiene mucha confianza en lo que hace. Sin embargo, no siempre fue así. Cuando era chica, María sufría golpes y agresiones en el colegio. Llegaba con moretones a su casa, pero no se animaba a contar lo que sucedía. “¿No te replanteaste que venís con ropa corta o ajustada?”, le había dicho la psicopedagoga el día que pidió ayuda. Por eso, temía que su mamá creyera que era su culpa y decía que se golpeaba haciendo gimnasia porque los varones eran muy brutos. En realidad cinco chicos le pegaban y una vez la habían llevado a un baño para abusar sexualmente de ella. Así se convirtió en una persona que llegaba al colegio, se sentaba en la esquina y no quería hablar con nadie. Expuesta a los malos tratos se volvió muy para adentro. Le costó mucho empezar a desenvolverse. 

María Becerra comenzó a plasmar inconscientemente su dolor en palabras. Escribía cuentos y canciones bastante tristes sobre chicos que les pegaban a las mujeres. Pero lo que realmente la convirtió en otra persona y le permitió sanar, fue grabar videos para YouTube. Entre las canciones y el amor de aquellos que la seguían, fue derribando esa coraza que se había creado y empezó a soñar. La artista de 20 años, desde los 7 que fue a clases canto y de comedia musical. Ya en la escuela primaria le pedía su madre que la llevara a participar de castings de actuación. Su extrema timidez le jugaba en contra a la hora de mostrar su talento. “Quería exponer todo el tiempo lo que hacía, mostrárselo al mundo. Por eso creé mi canal de YouTube, por mi timidez no tenía que estar en frente de nadie, pero la gente me veía”, explicó la artista oriunda de Quilmes en la entrevista publicada por Filo News el 18 de junio. 

Fanática de El Rubius e inspirada por lo que él hacía, a los 15 años hizo un monólogo, una especie de parodia que duraba 5 minutos. María se lo mostró a su mejor amiga y ella la convenció de que lo subiera a Facebook. En horas, el video tuvo 1 millón de vistas, se hizo viral y le empezaron a llegar miles de mensajes. Eso la impulsó a crear su propio canal de Youtube donde subía todo tipo de contenidos: hablaba, contaba anécdotas, enseñaba a bailar, cantaba, etc. Pronto hacer videos pasó a ser un trabajo. Por ello, la cantante a los 17 años decidió dejar sus estudios y así describió la reacción de sus padres, en el reportaje mencionado: “Hacer videos está muy infravalorado. No la sufrí tanto con mis viejos, son esa clase de padres que si te ven feliz haciendo algo piensan que es por ahí. A mi papá, que es un poco más estricto, de estudiar y trabajar de una carrera, le costó más. Mi mamá fue más del palo artístico, quiso ser bailarina, le encanta lo teatral, el canto. Ella le dio el empujoncito a él”. 

Si bien estudió teatro y comedia musical, lo que le apasionaba era cantar. Por el lado de la actuación surgieron los videos, porque los guionaba, grababa y editaba ella. A la par subió videos de covers, pero lo que más le gustaba a la gente era la actuación. Un día dejó de hacerlo porque la edición llevaba mucho tiempo y quería dedicarse plenamente a la música. En septiembre de 2019 sacó su EP, 222. La temática de sus canciones es la tensión sexual y la química que puede vibrar entre dos personas. “Me gusta mucho cuando veo a la gente mirándose o que te das cuenta que se están chamuyando. Me ceba hablar de la atracción”, le contó Becerra a Julio Leiva de Filo News. Está abierta a sumar canciones de otros, pero con dos reglas: no le gustan los temas que cosifican a la mujer y quiere participar del proceso creativo para sentirlos propios. Sus géneros preferidos son el reggaetón, el trap y el rap de la vieja escuela. Siempre le gustó escucharlos y se siente cómoda con ellos.

La excepción de la temática de sus canciones es “High”, que habla de una relación tóxica. Estaba llorando cuando la escribió. Otra vez canalizó sus emociones a través de la música. Precisamente, la dicotomía entre el reconocimiento y la soledad, ya que al lograr independizarse económicamente de su familia, a los 19 años dejó su casa de Quilmes para vivir sola en Capital. La artista necesitaba el abrazo de su mamá, ya que fue difícil pasar de estar cerca de una familia numerosa a quedarse en soledad. Dicha canción, lanzada el 27 de noviembre, fue la que tuvo mayor cantidad de visitas y significó un  quiebre para empezar a creer en ella misma. Además, consiguió hacer un remix de “High” con dos artistas que admira: Tini Stoessel y Lola Índigo. “Me esforcé mucho, creo que las oportunidades que tuve las merezco. Me pone feliz que me tengan en cuenta. Cuando salió “High” Lola  me dijo ´por favor si pensás hacerle un remix teneme en cuenta´. Y con Tini ya nos veníamos hablando y felicitando por los temas”, reveló Becerra en el video de #GeneraciónPerdida por Vorterix

Se nota que la artista se toma muy en serio la música. No hace falta que afirme que siente lo que canta porque se nota en su voz y en lo que ocurre dentro del estudio: suele marearse y sentirse agotada cuando termina de cantar. Antes de lanzar una canción les pide sinceridad a sus seres queridos, que le digan qué no les gusta, porque considera que son necesarias las críticas. Como siempre tuvo problemas de atención, para que no le perjudique en su carrera, toma clases de coaching. En Vorterix contó: “El coach me enseña cómo prepararme ante ciertas preguntas y no perderme. La primera semana de entrevistas él estaba chequeando cada respuesta y después tenía una llamada con él y me decía cómo estuve”. Esos esfuerzos también los hace porque considera que tuvo oportunidades en los momentos justos que mucha gente con talento no tuvo. Y a pesar de las dificultades que aún enfrenta de su infancia, reflexionó sobre la relación del bullying con su carrera, en la entrevista publicada por CNN el 17 septiembre: “Quizás si hubiera sido la más popular del colegio, extrovertida, nunca hubiera hecho videos y sólo hubiese ido a castings. Creo que formó mi personalidad y la manera en la que hacía las cosas”.