ALGO HUELE MAL EN JOSÉ LEÓN SUÁREZ


Cinco camiones de basura con los motores encendidos aguardan sobre la avenida Crámer, en Colegiales, para acceder a la estación de transferencia de basura que la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE) tiene en uno de los barrios más caros de la Ciudad de Buenos Aires. La larga espera de los trabajadores del predio para acceder es apenas un reflejo de la saturación del sistema de residuos que atraviesa el Área Metropolitana, cuyo epicentro se encuentra en el Complejo Ambiental Norte III ubicado en la localidad de José León Suárez.
La Ciudad de Buenos Aires y 32 municipios de la provincia envían diariamente 13.500 toneladas de basura que generan unas 11 millones de habitantes al complejo de tratamiento de residuos de la CEAMSE. La obra de ampliación de la planta de tratamiento de basura anunciada por el Gobierno para los próximos dos años es un desafío a contrarreloj para evitar una situación de colapso que parece inevitable

ceamse-complejo-iii

A partir de la cesión de 161 hectáreas del predio de Campo de Mayo, otorgadas por el Gobierno nacional al CEAMSE -ante la preocupación de algunos funcionarios y la queja de los vecinos por la situación medioambiental y la contaminación de la zona-, la capacidad del complejo se ampliará, según datos aportados por Alicia Álvarez, jefa del Departamento Centro de Documentación del CEAMSE, en 1.100 toneladas diarias en 2018 y otras 1.100 toneladas en 2019. Para 2020, cuando la basura que genere el conurbano bonaerense y la Ciudad de Buenos Aires alcance 19.866 toneladas diarias, el complejo ambiental Norte III tendrá capacidad para 15.700 toneladas, 4.166 toneladas menos de las necesarias.
Fuentes oficiales de CEAMSE aseguran que la planta cuenta con un plan de gestión de residuos que modifica el paradigma del enterramiento. “La basura que hoy va a disposición final, va de otro modo: se usa para tapar el relleno sanitario y no se consume más suelo, con lo cual el plan de CEAMSE lo que hace es mantener constante la disposición final de residuos”, explican y aseguran que el plan de acá a 2030 “tiende a tratar de enterrar cada vez menos residuos y procesar más, para controlar los niveles de basura”. La apuesta oficial es la incorporación de mayor tecnología, trabajar más de forma intensiva que extensiva: procesar la mayor cantidad de basura en la menor cantidad de metros cuadrados.
La novedad del anuncio del Gobierno nacional de una obra de ampliación, prometida desde 2002 cuando se llevaron las primeras 4000 toneladas de basura a Campo de Mayo, genera escepticismo entre las organizaciones ambientales. En diálogo con ETER Digital, representantes de la ONG Greenpeace aseguran no tener una posición institucional tomada respecto al proyecto. Por su parte, desde la Fundación Metropolitana no quieren pronunciarse sobre el tema, aunque aclaran que “CEAMSE está realizando un plan estratégico en el que planea incluir varias plantas de tratamiento para reciclar más residuos y otros rellenos sanitarios para que Norte III no reciba tantos residuos, lo que evitaría el colapso del complejo y del sistema”.

ceamse-complejo-iii-5

Especialistas en gestión de residuos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) -que prefirieron mantener reservada su identidad- sostienen que, si bien el CEAMSE cuenta tecnología de punta en la región, con grupos de planeamiento con profesionales muy formados, “la necesidad de ampliar el Norte III se da porque no se ha trabajado en años”. Y agregan: “Lo que pasa es, de alguna manera, la contracara de la bonanza económica: hay más consumo, hay más descarte y se genera mucha más basura”. Los expertos del INTI aseguran que la proporción de basura orgánica (que es aquella que se deposita íntegramente en el relleno sanitario) ha crecido debido al aumento del consumo en sectores populares registrado en los últimos años. Por ejemplo, los neumáticos de los autos son de los residuos más difíciles de procesar. “Para los descartables que sean sólo neumáticos hay una sola planta en Norte III que puede absorber poco de la proporción total. El resto hay que ubicarlo en otro lugar”, advierten.

ceamse-complejo-iii-4

“Lo que está faltando es una política de educación para la gente. Debemos ir hacia consumos más razonables”, reconocen en el INTI. Consultados sobre las políticas públicas aplicadas en el Área Metropolitana de Buenos Aires afirman: “Ni los grandes municipios, ni la Ciudad de Buenos Aires, han cumplido con las metas ambientales que se propusieron. No se redujo la suficiente la cantidad de residuos”.
Desde que el proyecto de ampliación fue anunciado por el Gobierno, vecinos de los alrededores del complejo Norte III presentaron reclamos y se opusieron a la implementación del mismo. Desde mayo, la Multisectorial contra la ampliación de la CEAMSE, conformada por vecinos, junto a organizaciones sociales y políticas, busca impedir el avance del proyecto que, como explican en un documento titulado “El mal olor es contaminación”, “de llevarse a cabo, San Miguel pasará a convertirse en el mayor basurero de América Latina”. Entre las exigencias planteadas por este grupo de activistas están el cese de la ampliación del complejo Norte III, la creación de un Observatorio Ambiental y la generación de puestos de trabajo a través del armado de cooperativas de promotores y promotoras ambientales.

Leave a Comment


Your email address will not be published.