BELÉN ARCE TERCEROS: “LAS MUJERES YA SOMOS PODEROSAS, NOS QUEDA ACEPTARLO”


Belén Arce Terceros, la embajadora argentina de Chicas Poderosas, habla de la relación existente entre el feminismo y los medios del presente y del futuro.

Por Camila Brizuela

Belén Arce Terceros recuerda que ya en 2007, cuando trabajaba en el periódico Buenos Aires Herald y se trataba el tema de los asesinatos de mujeres, siempre se los titulaba como “crimen pasional”, tanto en ese medio como en muchos otros. Hoy en día en Argentina, con toda la lucha del feminismo y con la fuerza del colectivo “Ni una Menos”, se logra hablar de femicidio cuando se hace referencia a este tipo de delito. De esta forma y en plena lucha se van abriendo nuevos caminos hacia un tema antes relegado. Aparecen entonces nuevos espacios y debates en diferentes ámbitos que focalizan la atención en los medios para visibilizarlo. Es por eso que la comunidad global de Chicas Poderosas encuentra en esos espacios la manera de llevar adelante la premisa de que el futuro de los medios es femenino, mientras que el presente es feminista.

“El nombre del proyecto pretende desterrar el término empoderar, las mujeres ya somos poderosas, sólo queda aceptarlo”, explica Arce, la embajadora argentina de Chicas. La comunidad presente en 18 países intenta que cada vez más mujeres ocupen lugares de decisión en la industria de los medios. “Principalmente, para promover su liderazgo”, aclara.

“Nosotras lo que queremos es elevar a las jóvenes, que estén mejor capacitadas y puedan ser líderes, terminar de una vez con la desigualdad que hay”, comenta y agrega: “la idea es dar capacitaciones y abrir puertas para que tengan también otras experiencias profesionales”. Desde Chicas Poderosas están trabajando para encontrar la forma de ser líder siendo colaborativa y abierta sin necesariamente reproducir otros estilos más patriarcales.

—“El futuro de los medios es femenino”, afirman, ¿Por qué lo creen así y no lo plantean en presente?

—Hoy por hoy esa no es la realidad. Hay un estudio de FOPEA (Foro de Periodismo Argentino) que demuestra que la mayoría de las personas que lideran medios, son hombres. Creo que el presente es feminista en el sentido de que estamos planteando el problema y luchando por más igualdad y esperamos que el futuro sea femenino para que podamos probar otra cosa y ver si funciona mejor. En Chicas Poderosas igual no se excluye a hombres, de hecho, desde la formación ya hubo muchos varones involucrados, somos abiertas.

¿De qué manera integran a las mujeres?

—Hay una iniciativa de la comunidad global que se llama New Ventures Lab, es una aceleradora para medios independientes latinoamericanos dirigidos por chicas. Puede haber equipos mixtos pero la líder de ese proyecto tiene que ser una mujer. Se les brindan herramientas para poder realizarlo y sobre todo, para que puedan ser sustentables económicamente. Este es también un tema difícil para nosotras en el periodismo, el problema de generar dinero, de crear modelos de financiamiento de negocios. Son 20 semanas virtuales con tres de capacitación presencial en las que se les da herramientas específicas para que puedan liderar su medio y crecer. Años anteriores se hicieron fellowships dirigido a integrantes de la comunidad para ir a hacer pasantías, trainings e instancias de trabajo en diferentes países. Yo creo que igual todo lo que hace Chicas las integra.

¿Cuáles creés que son las mayores limitaciones que tienen hoy en día para impulsar el liderazgo de las mujeres en los medios?

—Por un lado, históricamente y en todos los ámbitos, las mujeres fueron relegadas y el sistema siempre fue patriarcal. Uno tiende a asociar a un hombre como líder y no a una mujer. Es muy fuerte porque si desde los medios mismos se crean estos estereotipos, influye de alguna forma. También hay una cuestión que intentamos trabajar en Chicas Poderosas de que las compañeras puedan reconocer el poder propio, siento que nosotras siempre creemos que tenemos que estar más preparadas. Esto está probado, si las mujeres no cumplen con la mayoría de los requisitos de trabajo no se postulan y los varones lo hacen aunque cumplan la mitad. Y es terrible, pero es así.

“El sentimiento de sororidad es muy grande, me da gran ilusión ver que muchas jóvenes y adolescentes tienen bastante consciencia de lo que es el patriarcado y de todo lo que abarca el feminismo; son más libres”, dice Arce y suma: “la sociedad entera avanzó mucho, el hecho de que haya medios específicamente feministas o que en Clarín tengan editora de género, demuestra grandes logros”.

Belén mira el celular, casi las 19, se tiene que ir a un evento de mujeres. Recién llegada de una serie de proyectos dictados en Portugal, se pone al día con las reuniones de la comunidad de acá. Su vida está empapada de cursos.

Antes de irse, Arce deja en claro lo mucho que creció el proyecto en los últimos años. “Logramos generar un espacio muy lindo y que hace falta para las mujeres de los medios, más allá de que hay mucho feminismo en todas partes, es necesario el punto concreto de vinculación con chicas que trabajan para la comunicación”, concluye orgullosa, feliz y convencida de que el futuro de los medios va a ser femenino.

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.