CÓMO HACER LA PREVIA


La noche porteña es famosa en todo el mundo por ser la más variada y explosiva de latinoamérica. Lo que llama más la atención son los horarios. Las listas de descuento para ingresar a los boliches son hasta las dos, y los que saben de la noche entienden que la hora ideal para entrar a bailar son las tres de la mañana. El origen del ingreso tan tarde es lejano y difuso, sin embargo hubo que pensar cómo mantenerse despierto hasta la hora ideal, qué hacer o cómo ir entrando en sintonía fiestera hasta el momento indicado.

Por Flor Cortés | @florcortesopina

[800] 12029851_1162342303793595_5886520257671524232_o (Copiar)

Las previas nacen como una necesidad, en ese momento se escucha música fuerte, se toma alcohol en grandes cantidades y se potencian las expectativas de la noche grupalmente. La borrachera pareciera necesaria a la hora salir, los tragos dentro de la fiesta son muy caros y así la mejor de las opciones cae de madura, juntarse antes para jalarse bien jalado y entrar puesto.
Las previas pueden ser en casas pero también están quienes prefieren hacerla en bares. Elegir dónde hacerlo es muy simple: el bar con más cola es el más adecuado. Estar rodeado de gente excitada pereciera ser la única manera de hacer la previa, agitarla y estar divertido. Todo lo contenido y correcto del comportamiento de una semana se va al caño encuadrado en unas pocas horas de sábado. Como si el marco del fin de semana por la noche brindara un velo permitido. Es el momento para salir con poca ropa, para embriagarse, para besar sin preguntar, para manosearse y para coger en el mejor de los casos. Muchos otros esperan ese momento de desinhibición colectiva para buscar un amor, para tratar de encontrar a esa persona que la dinámica laboral prohíbe que encontremos. Como si fuesen las antiguas ménades de los ritos extáticos, en los que los participantes se emborrachaban hasta no poder reflexionar y salían a correr embriagados de vino y música. En aquellas ceremonias todo estaba permitido y la modernidad se encargó de transformarlo dentro de los regímenes sociales. En lugar de correr bailamos y los tragos reemplazaron al vino, sólo en algunos casos.

[800] 12022544_1162342530460239_4639917889791149210_o (Copiar)

Parece que lo único importante es estar a tono, pero es fundamental no pasarse, porque podría sufrirse el resto de la noche. Uno debe aprender a estar justo como para tomar un trago adentro y que sea suficiente para el resto de la salida. Nadie desea una previa sin culminación, aunque a veces sucede que la mayoría de los juntados se escabia de más y nadie tiene la voluntad de terminar la noche. Esa sería la peor de las situaciones en la que la previa degluta la joda para aplastar a los agitados bolicheros.
Así que hay que tener cuidado con la previa, tenerla, gozarla pero no abusar de ella, ya que en muchos casos puede capturar la noche para sí y enviar a dormir a todos los agitadores.

Leave a Comment


Your email address will not be published.