¿EL FIN DE LA GRIETA?


Para la gente, la grieta seguirá y hasta amenaza con profundizarse.

Los resultados claramente dejaron una polarización y, de igual manera, esto parece reflejarse en la opinión de la gente, según un relevamiento efectuado por Éter. El 67 por ciento de los encuestados opinó que la grieta crecerá, y casi en su totalidad -el 95 por ciento de las personas- señalan a Mauricio Macri y Alberto Fernández como encargados de acentuarla. Es más, para la mayoría, el presidente electo fue quien más contribuyó a extenderla en la campaña.

Los vecinos de Villa Crespo le encuentran a la ‘grieta’ diferentes significados, pero con una lógica de trasfondo que se encauza en la misma dirección. La mayoría concuerda con que es un “discurso de odio” y que se trata de una “división” a lo “Boca-River”. Algunos, con mayor facilidad de palabras, afirmaron que es “una grieta de pensamientos y estratos”, que es la “falta de consenso porque es el no escuchar al otro”. Un encuestado pareció destacarse por su capacidad de síntesis: “Es un ring, porque solo suben dos”. Así dejó en manifiesto, consciente o no, la polarización de las elecciones que acercan al sistema electoral argentino a un bipartidismo.

Esto se evidencia en la sensación transmitida por los entrevistados, para quienes la grieta está lejos de debilitarse. Sólo el 10 por ciento piensa que va a desaparecer.

Por otra parte, muchos manifestaron que es un fenómeno que surgió con la necesidad de confrontación del kirchnerismo, lo que explicaría por qué la mayoría cree que, con el resultado de las elecciones, la división no va a cerrarse.

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.