ENTRE LA COMPRENSIÓN Y EL ENOJO


A los pies del monumento al Cid Campeador, un propietario de taxi le ruega a su colega que sea respetuoso con los peatones y automovilistas que no estaban de acuerdo con la manifestación. Un coro de bocinazos, el griterío de los taxistas y una lluvia incesante componían un escenario turbulento para la mañana del viernes porteño. La proclama de “¡Fuera Uber!” se hacía sentir en el barrio de Caballito, corazón de la ciudad de Buenos Aires.

Por Matías Rodríguez Fernández

Foto: Gustavo Amarelle

Foto: Gustavo Amarelle

“¡Vayan a laburar, manga de sinvergüenzas!”, el conductor de una camioneta les gritó enojado a un grupo de choferes mientras buscaba retomar por la avenida San Martín. A partir de las bocinas era posible percibir el ánimo de los ciudadanos. Mientras algunos tocaban de manera intermitente y por la ventana extendían el brazo en señal de apoyo a los taxistas, los conductores particulares más encolerizados hacían sonar sus autos por largo rato y ensayaban algún insulto para los choferes de los más de 50 taxis estacionados entre las avenidas San Martín, Honorio Pueyrredón y Gaona.
Incrédula, una señora que arrastraba un carro de compras por la vereda miraba el ejército negro y amarillo formado debajo del caballo del Cid Campeador. Consultada por ETER Digital sobre el desembarco en la Argentina de la empresa de transporte privado norteamericana, dijo: “Yo tomo y voy a seguir tomando taxis”. Detrás, una joven que caminaba apurada soltó con algo de resignación: “Siempre la ligamos nosotros, siempre”.
Bajo una intensa lluvia, por el único carril que quedó habilitado de la avenida San Martín, algunos autos que pasaban eligieron parar para llevarse de regalo carteles y panfletos que repartían los gremios de taxistas presentes. Grandes calcos negros y amarillos con la inscripción “¡Fuera Uber!”, “Uber No” y panfletos informativos volaban por el aire. Los manifestantes premiaban con un nutrido aplauso a los conductores que se solidarizaron.
En las redes sociales, los usuarios expresaron su parecer ante el desembarco de Uber en la Ciudad y los cortes programados por taxistas. “Donde está la estatua del Cid Campeador están todos los taxistas con lo de Uber y no dejan circular ni a una ambulancia”, manifestó una usuaria de Twitter, mientras que otro dijo: “Estoy a favor de la generación de empleo que implica #UberARG, pero debe atenerse a los requisitos legales. Apoyo el reclamo de los taxistas”.
Minutos después de las doce del mediodía, la desconcentración de los taxis se dio gradualmente. Tanto en Caballito, como en el resto de la Capital Federal, el tránsito retomó su curso normal.

What others say about : ENTRE LA COMPRENSIÓN Y EL ENOJO..


Leave a Comment


Your email address will not be published.