LA CÁMPORA DIJO PRESENTE


A 40 años del último golpe militar en Argentina la organización se movilizó masivamente.

Por Bruno Alberotanza, Johanna Sierra y Damian Stazzone

Foto: Micaela Grattone

Foto: Micaela Grattone

Si bien en los últimos días La Cámpora manejó la posibilidad de concentrarse en la ex Esma y no donde convocan cada 24 de marzo los organismos de Derechos Vamos, finalmente la agrupación que lidera Máximo Kirchner se juntó en Avenida de Mayo y 9 de Julio para ir, como siempre, de allí hacia el frente de la Casa Rosada.
Axel Kicillof, Eduardo ‘Wado’ de Pedro, Martín Sabattella, Andrés ‘Cuervo’ Larroque, Mariano Recalde y Florencia Kirchner, fueron algunos de los representantes mas visibles del kirchneirsmo que marcharon junto a los jóvenes que solían copar el patio de las palmeras de la Casa de Gobierno, cada vez que Cristina los convocaba para hablarles, en un gesto que se convirtió en toda una tradición militante.
Minutos antes de las 11 del jueves santo, La Cámpora comenzó a formar sus filas cerca del obelisco. Se hicieron visibles remeras y carteles con las consignas “memoria, verdad y justicia”, “El peronismo será kirchnerista o no será” y “Macri go home”. Los militantes empezaron a entrelazar los brazos a lo largo de tres cuadras y dieron comienzo a su marcha. Lejos quedaron de las primeras líneas de Abuelas de Plaza de Mayo y las organizaciones de Derechos Humanos, pero el fervor y los cantitos como “Abran paso, llegó la JP” y “Macri sos cagón” mostraron a la agrupación entre la más multitudinaria de todas.

Foto: Micaela Grattone

Foto: Micaela Grattone

Pasadas las 15, mezclado entre los miles de jóvenes, el ex ministro de Economía expresó sus sensaciones: “Esta multitud demuestra que la consigna de memoria, verdad y justicia no son solamente una política de Estado de los últimos 12 años, sino también acciones que nuestro pueblo ha emprendido antes y que va a seguir emprendiendo”. Además, destacó la importancia que tiene la juventud para mantener vivo el espíritu combativo y dejó en claro que el kirchnerismo, según su parecer, “indudablemente va a volver a gobernar el país”.
De a poco la movilización avanzó en medio del ruido de los bombos y las canciones en contra de Macri y Obama. Esforzándose por hacerse escuchar, el diputado ‘Wado’ de Pedro hizo referencia a las políticas de estado del oficialismo: “La decisión del gobierno actual de no acompañar el acto me genera lo mismo que sienten quienes se están quedando sin trabajo, los comerciantes que tienen que bajar las persianas, las industrias que tienen que cerrar por la invasión de los productos importados. El cambio que vino no era lo que decían en campaña de unir y mantener las cosas que estaban bien sino que es volver a un Estado chico, a una masa de desocupados para que los empresarios tengan más posibilidad de conseguir gente a menor costo. Vinieron a gobernar para ellos, para los sectores ricos que son los que hoy están manejando el país”. Por otro lado, contó que el 24 de marzo de 1996, cuando se cumplieron 20 años del golpe, la marcha explotó de gente y a partir de ahí hubo un acompañamiento permanente para con los organismos. “Hoy veo que además de que se reivindicaron las consignas de juicio, castigo y memoria, también se avanzó mucho con los derechos humanos en sentido amplio”, afirmó.
Unos metros atrás de La Cámpora, pero con una convocatoria bastante menor, marchó el Partido Justicialista (PJ). Separados de los jóvenes K, confluían allí muchos dirigentes que cumplieron roles relevantes durante los gobiernos de Cristina Kirchner. Uno de los que habló muy emocionado fue Julián Domínguez: “Nosotros estamos acá con la sangre y el dolor de los desaparecidos, de los presos, de los perseguidos y para que nunca más en la Argentina vuelva a justificarse la aberración y la violación a los derechos humanos. Creo que es una forma de honrar nuestra historia, a los luchadores héroes que dieron la vida para que tengamos una sociedad más justa”, aseguró.
A pesar de que la convocatoria comenzó temprano, recién cuando el acto estaba terminando pudieron entrar a Plaza de Mayo. La consigna principal fue “Sin derechos no hay democracia”, pero durante varios momentos pudo escucharse otro grito: “Vamos a volver”.

Leave a Comment


Your email address will not be published.