UNA MULTITUD LAS ABRAZA


Bajo la consigna “40 años de lucha, memoria y militancia. Sin Derechos no hay Democracia”, las organizaciones de Derechos Humanos convocaron nuevamente este 24 de marzo a miles de personas en la Plaza de mayo.

Por Hugo Cardozo y Micaela Arbio

Foto: Micaela Grattone

Foto: Micaela Grattone

Esta vez el reclamo apuntó contra las políticas del nuevo gobierno y el repudio a la presencia del presidente estadounidense al mismo tiempo que se cumple otro aniversario del último golpe de estado en el país.
Como aquellos jueves del 1976, cuando la ronda aparecía frente a la Casa Rosada, los pañuelos blancos volvieron a su lugar de origen. Otra vez el pueblo decidió acompañar el sentimiento de lucha y marchar por la resistencia. Pasado el mediodía la primera organización en abrir su bandera y formar fila fue la de H.I.J.O.S, mientras los sindicatos y los partidos políticos organizaron su gente sobre Av. De Mayo y 9 de julio. “Yo perdí a mi papá y no lo recuperé nunca más, solo a partir de 2011 pude recuperar sus restos, con el gobierno de Cristina”, comenta Verónica Torres, hija de Dardo Cesar Torres, trabajador de la química Mebomar, desaparecido en la última dictadura militar. “Esta marcha es la más importante de todas”, destaca Verónica.
A diferencia de otros años, las últimas en llegar fueron Las Abuelas de Plaza de Mayo que al colocarse frente a la bandera de los desaparecidos comenzaron la caminata junto a un cordón de militantes que las rodeaba. Cuarenta minutos después de las dos, el grupo de percusión, La Chilinga, al ritmo del tambor, abrió el paso de la marcha. Detrás Familiares, Madres línea fundadora, Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y las distintas organizaciones que acompañaron el camino. Hebe de Bonafini, escoltada por Aníbal Fernandez y Guillermo Moreno, arrancó su recorrido más tarde, cerca de las 15 horas arriba de un camión.

Foto: Micaela Grattone

Foto: Micaela Grattone

Marcando la diferencia con el gobierno kirchnerista, el oficialismo no estuvo presente. Esta situación se hizo notar, con los distintos cantos anti macristas que surgían desde el público. Gran parte del discurso de los familiares estuvo dedicado a las políticas de los primeros 100 días del nuevo mandato y en particular a la relación que actualmente une a la Argentina con el presidente Barack Obama. “Después de tantos años Estados Unidos decide desclasificar información con respecto a nuestra última dictadura. A varias de nosotras ya se nos pasó la vida en esta búsqueda y no sabemos nada de nuestros familiares”, comentó Avelina Lara Molina hermana del desaparecido Carlos Alberto Rizzo Molina y parte de la línea fundadora de Madres.

El sol se escondía entre las nubes cuando las cámaras y los oídos de todos los presentes comenzaron a escuchar el fiel canto: “30.000 compañeros desaparecidos… ¡Presente! Ahora y siempre”. Así comenzó el acto en manos de las familias de las víctimas del último régimen represor. Los primeros discursos se centraron en rememorar la historia, en la función de los medios de comunicación y en la violencia con la que actualmente actúan las fuerzas de seguridad. También hubo lugar para solicitar la renuncia del actual Ministro de Cultura Darío Lopérfido, en repudio a sus últimas declaraciones con respecto a la magnitud que tuvo el genocidio de la Junta Militar. Si bien en un principio la marcha no tenía una bandera política específica la frase “Vamos a volver” se hizo presente.
La ovación mayor llegó cuando Estela de Carlotto leyó parte del documento que se redactó junto a las agrupaciones convocantes. Señaló que EE.UU debe desclasificar “todos” los documentos secretos que prometió. Cuestionó las palabras de Obama y sostuvo que están teñidas de una doble moral. La principal representante de Abuelas tomó como ejemplo la actitud que lleva a cabo norte américa en las distintas regiones del mundo, principalmente en Medio Oriente y en la cárcel de Guantánamo.

“Estados Unidos debe desclasificar todos los documentos secretos que prometió”

Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

“Es obligación de todos los estados y gobiernos aportar a la memoria, la verdad y la justicia. Por eso esperamos que finalmente se cumpla con el anuncio y podamos acceder a toda la información que tiene un país que fue partícipe de los delitos de lesa humanidad cometidos en las últimas dictaduras de la región”, aclaró Carlotto. Finalmente, y para destacar la importancia de que no vuelva a repetirse hizo mención a los desaparecidos en democracia como Jorge Julio López y Luciano Arruga. Para cerrar el encuentro Taty Almeida, integrante de Madres, con fervor y algo de bronca recordó: “Sin derechos no hay democracia”.

Leave a Comment


Your email address will not be published.