La genialidad vandálica llegó a La Rural

El pabellón Frers del predio ruralista está tomado desde agosto por la exposición “Banksy, genius or vandal?”, que recorre la trayectoria artística del (¿el, la, lxs?) artista urbano anónimo más reconocido del mundo. Las 70 obras, que llegaron al país de la mano del productor Daniel Grinbank, se pueden visitar hasta el 27 de noviembre.


Banksy está sentado en una silla en medio del desorden de su estudio de arte, entre sus cuadros, aerosoles, pinturas y plantillas. Como si estuviera sacado del documental “Exit through the Gift Shop” (“Salida por la tienda de regalos”) que en parte trata de él y que él mismo dirigió en 2010, relaja sus codos sobre sus rodillas y hace coincidir unos con otros los dedos de ambas manos. Viste completamente de negro, zapatillas, jean y buzo. Tiene puesta la capucha, que oscurece la totalidad de su rostro. Este fragmento del film que es representado en la escena, forma parte de la exposición “BANKSY genius or vandal?” que actualmente se presenta en La Rural hasta el 29 de noviembre.

Lo único que se sabe con certeza de Banksy es que es  el grafitero más famoso del mundo y que nació en Bristol, Inglaterra, ciudad donde aparecen sus primeras huellas. Luego se extenderían por ciudades de  Francia, Austria, Israel, España, Estados Unidos y Australia. Se cree que nació en la década del ‘70 y que su primer graffiti apareció en los años ‘90. Sobre su nombre real e identidad nada se sabe, pero mucho se ha escrito. La investigación del periodista escocés Craig Williams publicada en 2016 asegura que Robert Del Naja, el cantante de la banda inglesa Massive Attack es también Banksy. Un estudio reciente de la Universidad Queen Mary de Londres lo identificó como Robin Gunningham, artista de 49 años nacido en Bristol.  Una hipótesis dice que Banksy en realidad es un grupo de artistas-activistas. 

Sin embargo, “BANKSY, genius or vandal?”, la exposición no autorizada que se exhibe en La Rural, no intenta desenmascarar al artista, sino mostrar su obra y servir toda información y análisis sobre ésta para que lxs visitantes formulen sus propias conclusiones sobre si Banksy es verdaderamente un maestro del arte ingenioso o una persona que comete acciones “destructivas” contra la propiedad privada.

 La infraestructura que necesitó la muestra constó de la instalación de paredes que simulan un museo de arte tradicional, donde las obras del grafitero cuelgan de las paredes. En ellas se puede apreciar como las intervenciones que realiza Banksy sobre cualquier superficie de la vía pública, son una crítica con un tono sarcástico al capitalismo, el consumismo, el racismo, la represión policial, la pobreza, el  poder político y la guerra. Sus pintadas cuestionan la moral e invitan a reflexionar, son vanguardistas, disruptivas y muchas de ellas extienden la cultura del hip-hop, que vio la luz durante la década de los ‘60 y su cuna fue el barrio South Bronx, ciudad de Nueva York. Su accionar vacila constantemente con la ilegalidad, que se convirtió en su marca registrada. El más claro ejemplo es el graffiti, pintadas artísticas en espacios urbanos que es considerado por la ley un delito y si la policía descubre a los autores en su realización, las consecuencias pueden llegar a ser la encarcelación. Otra de las hazañas ilegales, y de las primeras que protagonizó Banksy, fue que el 13 de marzo de 2005, cuando se infiltró con un tapado largo hasta los pies, un sombrero y barba postiza en cuatro museos neoyorkinos: el Metropolitan, el MoMa, el Americano de Historia Natural y el de Brooklyn para colgar sus obras en las paredes.

Los temas musicales de la banda británica Massive Attack musicalizan el recorrido de principio a fin. A este grupo se los conoce como los padres del trip hop, que es un  género de música electrónica y subgénero del downtempo y que comparte características con el hip-hop. Se originó a principios de la década de los ‘90 en Bristol.  La elección sonora no es al azar:  el líder de la banda también es graffitero y tanto Banksy como Massive Attack forman parte de la cultura underground. Los pisos y las paredes son enteramente de color negro, lo que genera un contraste con los colores brillantes de las obras que cuelgan de ellas, que encandilan a quien las mire. 

 La exhibición que recorrió el mundo, (se presentó en Nueva York, Las Vegas, Bruselas, Madrid, Barcelona, Milán, Lisboa, Tokio, Hong Kong, Osaka, Hiroshima, Moscú, y San Petersburgo) fue traída al país por la productora Argentina DG Experience. Su recorrido se compone de más de 70 obras acabadas en diferentes técnicas, óleo sobre lienzo, spray sobre lienzo y madera, serigrafías de edición limitada, esténciles sobre metal u hormigón, esculturas, maquetas en madera y objetos intervenidos, fotografías de sus grafitis y videos. Todas  las creaciones exhibidas son originales del grafitero, y fueron cedidas en exclusiva por colecciones privadas internacionales con su certificado de autenticidad (COA). La exposición también cuenta con una experiencia de tecnología inmersiva la cual muestra las primeras y más trascendentes apariciones e intervenciones del artista. 

¿Por qué Banksy? Lucia Miceli, encargada de la prensa y marketing de la exposición cuenta: “La decisión siempre la toma Dani (Daniel Grinbank, CEO de DG Entertainment). A él le hablaron de la muestra y conoce a los promotores. En diciembre del año pasado viajamos por cuestiones laborales a New York y sabíamos que allí se estaba presentando la muestra de Banksy. Decidimos ir a visitarla para ver si era posible traerla acá”.

Para finalizar, la exposición propone hacerlo de la mejor manera: ponerse las zapatillas de Banksy y caminar por las calles donde dejó su huella, viajando de una en una en subte, durante una experiencia de realidad virtual. Después de 15 minutos de inmersión digital en las principales ciudades en las que intervino con sus latas de aerosol, la visita cierra en la última sala, que es la tienda de recuerdos. 

¿Terminaste tu recorrido? Por favor, Exit through the Gift Shop.

Dejar comentario

Dejá tu comentario