La izquierda sale al cruce de Milei para canalizar el “voto bronca”

El Frente de Izquierda salió a disputar con fuerza el voto al precandidato a diputado nacional Javier Milei. Varias encuestas que se conocieron esta semana ubican al referente liberal con porcentajes que le permitirían acceder a la Cámara de Diputados, y sobre todo, con una alta intención de voto entre la juventud, un sector en el que la izquierda tradicionalmente sacaba una ventaja.


En un acto realizado el domingo pasado en el Parque Centenario, Gabriel Solano, precandidato a legislador porteño en las próximas PASO que se realizarán el domingo 12 de septiembre, explicó: “Hay una dificultad de los dos bloques principales para polarizar la elección como lo hicieron en el pasado. Esto vale para el Frente de Todos y para Juntos por el Cambio, y es la consecuencia del fracaso de ambos cuando gobernaron. Nuestro desafío es canalizar ese voto del descontento popular”. El dirigente del Partido Obrero y del Frente de Izquierda que busca renovar su mandato agregó: “Milei ve lo mismo y está buscando canalizarlo por derecha”.

La precandidata a diputada nacional Myriam Bregman fue más directa hacia el electorado sobre las consecuencias de la elección y apuntó: “El desafío es quién va a asumir en el Congreso de la Nación. Si una fuerza de ultraderecha como la de (Javier) Milei, como la de (José Luis) Espert, o si la izquierda va a tener un lugar. Creo que eso tiene que hacer pensar a muchos y a muchas el sentido de su voto”.

Si bien la izquierda tiene representantes en la legislatura porteña, desde hace 20 años no conquista un diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires. En aquella oportunidad, Luis Zamora, de Autodeterminación y Libertad, consiguió ingresar al Congreso impulsado por el gran descontento popular hacia los partidos políticos tradicionales y la crisis de representación que se expresó en las elecciones de octubre de 2001, y luego con más fuerza en las manifestaciones callejeras de diciembre de ese año que derivaron en la salida anticipada del expresidente Fernando de la Rúa.

“El sector de Milei y de Espert se integraría rápidamente a un bloque de derecha, o sea, de antisistema no tienen nada. Vienen a defender las ideas más rancias y más conservadoras”, dijo Bregman, quien encabeza la lista 1A, integrada por el Partido de los Trabajadores Socialistas, el Partido Obrero e Izquierda Socialista, que enfrentará a la lista presentada por el Movimiento Socialista de los Trabajadores que lleva como precandidata a diputada a Celeste Fierro en la interna que realizará el Frente de Izquierda.

Desde ese sector tratan de explicar el crecimiento de Javier Milei como parte del porcentaje de votos perdido por Juntos por el Cambio y por la radicalización del discurso de ese espacio político hacia la derecha. “Cuando vos girás la agenda tanto a la derecha, es lógico que te surja derecha”, señaló Myriam Bregman y agregó: “También es un fenómeno mundial donde las grandes corporaciones económicas y mediáticas ven que hay una crisis, que este sistema capitalista no tiene nada para ofrecer y le dan mucho impulso a este tipo de candidaturas. Yo apuesto a algo absolutamente contrario, como ha pasado en América Latina: que al calor de las movilizaciones se desarrollen sectores de izquierda. Pero hoy en Argentina, todavía, no estamos en esa situación”.

Spot contra Milei

Esta semana el Frente de Izquierda presentó a través de sus redes sociales un spot con el objetivo de golpear sobre el electorado que tienen en disputa con los liberales. Con una estética que parodia a la serie Los Simuladores, un joven busca la ayuda para convencer a sus amigos de que no voten al candidato liberal. El protagonista intuye que ese voto “está mal”, pero no tiene elementos suficientes para argumentarlo.

“Los Emuladores” le facilitarán expedientes con información sobre los grupos económicos que están detrás de la campaña de Milei. También sobre el rechazo del liberal a los derechos de las mujeres y diversidades, su oposición a la defensa del ambiente y su reivindicación de la última dictadura.